«YEGUA DE TROYA»

Matices: César Hildebrandt.

La doctora Hildebrandt estudió gratis en San Marcos. Se lo merecía por su talento privilegiado. venía de un colegio particular, sin embargo.

Ahora, 60 años después, la doctora Hildebrandt propone que los que vengan de un colegio particular pierdan la gratuidad de la enseñanza universitaria estatal. ¿Por qué no hizo esa propuesta durante el gobierno de su jefe político, Alberto Fujimori?

Porque Fujimori la habría mandado callar de un sopapo… se lo propone entonces al APRA, que está en plan de felipe González, como si este fuera el vecindario de Francia y Alemania y no el de Bolivia y Ecuador. ¿es que la docotora Hildebrandt no sabe que hay colegios particulares muy discretos y cómodos en sus pensiones, colegios a los que acude gente modesta porque muchas veces los colegios nacionales no tienen cupoi o porque los parrioquiales sólo conciernen al vencindario que los rodea?

Claro que lo sabe. lo que pasa es que la doctora hildebrandt quiere ser la «yegua de troya», la caja china de las trampas del chino. Si el APRA se atreve a hacer lo que Fujimori ni siquiera tocó, entonces tendremos, entre las clases D y E, la nostalgia rabiosa y con mocos por Fujimori, el jefazo de la doctora Hildebrandt.

los chicos de Perú 21, que privatezarían todo como si fuera su propia ropa interior, están de acuerdo, claro. ¡Una CEPRI para San Fernando, de una vez! gritan los neoliberales que sirvieron en varias cepris y hubies, servido en varias comandancias del «General Victorioso» (a) Hermoza Ríos.

Y hasta el ministro de Educación aprista tentado de subirse a todos los coches que estén de moda, duda para pronunciarse.

Una cosa es que las universidades estatales se libren de los «estudiantes crónicos» y otra es que el dinero siga siendo también en la educación superior la barrera infranqueable de la legítima ambición. Una cosa es que los dirigentes senderistas sean barridos por la democracia en acción de los propios estudiantes y otra es que cavemos más el abismo que separa a ricos y pobres.

¿Sabe la docotra Hildebrandt cuántos alumnos del Markham, el Roosvelt, el Peruano-británico, el newton, el Franco-Peruano, el Humboldt o el San Silvestre terminan ingresando a universidades estatales?.

Claro que lo sabe, sabe que son muy pocos, poquísimos. La inmensa mayoría de los estudiantes de los colegios ricos estudian luego en universidades de paga, que son salvajemente caras y esclusivas. Y los que estudian en universidades estatales viniendo de colegios privados caros lo hacen porque la educación superior privada no atiende áreas como la ingeniería agrícola o porque sus familias han caído en desgracia económica y no pueden pagar tarifas tan discriminatorias.

El presupuesto para la educación en el perú es el 3% del presupuesto total; uno de los más bajos de América Latina incluyendo en la comparación a Bolivia y a Ecuador. La doctora hildebrandt desea que ese presupuesto baje aún más y que los requerimientos de la universidad pública sean «CUBIERTOS POR SUS ALUMNOS».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *