Videla y Fujimori, dos asesinos, diferente conducta…

— El mar, 21/5/13, Eloy Villacrez <comandante47@yahoo.com> escribió

                          VIDELA Y FUJIMORI

Capitán: Eloy Villacrez

 

 

Falleció el General Jorge Rafael Videla, Presidente de Facto de Argentina (1976-81),  en la Cárcel de Marcos de presos comunes de la Provincia de Buenos Aires, estaba recluido en la celda 62 como cualquier delincuente, a pesar de la gravedad del cáncer que padecía.

 En fecha anterior cumpliendo las leyes argentinas, se dio la ley de amnistía para todos los involucrados en la guerra subversiva, militares y guerrilleros. Salió en libertad y no busco escapar o adoptar la nacionalidad española que le podría corresponder, sabiendo que la amnistía no abarcaba el secuestro de menores, hijos de guerrilleros.

 Luego de estar en libertad 3 años, fue encausado y condenado a cadena perpetua por ese delito, recibiendo reclusión domiciliaria. Hace 4 años, la justicia argentina dispuso que el secuestro y rapto de niños durante su gobierno, sin ser el autor directo ni material, era aberrante, el tribunal falló que no merecía el arresto domiciliario, sino una cárcel común. Fue recluido en la prisión de Marcos. Aquí, hay un aparte horroroso, acallado por la prensa, hace unos meses el gobierno de OHT secuestró a niños que eran supuestos hijos de senderistas de la selva central, participando activamente en ese acto la Primera Dama. Eso es algo pendiente que por dignidad debemos aclarar.

En términos generales el delito de Videla fue, ser un presidente ilegal y pretender salvar el sistema occidental y cristiano como forma de gobierno en Argentina, utilizando métodos aberrantes de lesa humanidad. Murió con el valor de un soldado cumplía su pena en una cárcel común sin pedir indulto.

En el Perú, Fujimori es el responsable de la barbarie y de crímenes de lesa humanidad durante su mandato, siendo un presidente ilegal, sus actos fueron motivados por restaurar en su integridad el sistema privado de producción con preeminencia del capital extranjero sobre el nacional, procediendo a lotizar y vender a precio de coima, lo poco bueno que habíamos construido en décadas anteriores,  minimizando los derechos adquiridos de los trabajadores, utilizando métodos de guerra que incluía delitos de lesa humanidad, aparte de ello se dedicó al robo, asesinato, narcotráfico y saqueo del erario público.

 Por esos motivos fue condenado a 25 años de prisión y pasa sus días en una «prisión» personal, buscando por todos los medios mercantiles le otorguen un indulto, se sabe al respecto que habrían llegado a un acuerdo monetario para alcanzar ese fin, el tema en discrepancia estaría en la forma de entrega, puesto que nadie confía en nadie, aquí no hay honor ni decencia, es el trato de delincuentes, como sucedió con Croussillat, se comprometió a dar una suma de dinero por su indulto, dio un anticipo, cuando estuvo libre «se olvidó» del resto, creía que estaba blindado,  no contó que el otro sujeto seguía siendo presidente y contra toda norma anuló el indulto.

Las conductas de dos asesinos y corruptos como son  Videla y Fujimori, hasta en el umbral de la muerte son distintas, mientras el soldado comprende que hay formas de morir con valor, el otro corrupto «chino vivo, japonés» hasta el último de sus días trata de  sorprender y engañar, para ese efecto tiene una corte de áulicos, minusválidos morales y una prensa servil.

Cuando un país pierde la esencia de su doctrina moral, es necesario volver hacer una revolución que debe comenzar por la conciencia nacional, para que no se siga vanagloriando al vivo al decir «roba pero hace obra», «la plata llega sola»  »que me prueben» y tantas frases que oímos todos los días y que forma parte de nuestra manera de vivir aunque sea canallesca.

Compatriotas, ubiquemos nuestra moral en el incanato, Ama Sua, Ama Llulla y Ama quella, resume con más exactitud lo que fuimos y lo que debemos volver a ser, ahí está todo lo que nuestro Perú necesita para alcanzar a ser grande, desarrollado y fuerte, ese día sin disparar una bala, en los territorios que nos fueron amputados, Arica y Tarapacá, volverá a ondear nuestra bandera bicolor.

 

¡Viva el Perú!

 

Deja un comentario