VALLE RIESTRA Y FUJIMORI

Opinión: César Hildebrandt, periodista.

A mí no me extraña que Javier Valle Riestra, a quien le tengo estima traicionándome, esté hecho una furia por la condena merecidísima de quien fue durante dos meses, su presidente y superior.

Y digo no me extraña porque de don Javier es posible esperar hasta la sinceridad. Y en esto de Fujimori, don Javier se ha presentado en ropas menores para expresar su ira de ex primer ministro y su desprecio de jurisconsulto no consultado («la condena es putrefacta», ha dicho desde el aroma de jazmines que lo envuelve).

El mismo día de la condena, alabada por el Colegio de Abogados que don Javier integra casi patriarcalmente, el tribuno preferido de «La Razón» pretendió rectificar a la sala presidida por César Sa Martín con un punto de vista de lo más provocador y punzante.

Ese punto de vista es el siguiente: si la pregunta básica de los criminalistas es «Â¿A quién beneficia el crímen?», ¿Cómo es posible pensar -argumenta Valle Riestra -que Alberto Fujimori se benefició de algún modo con la «ejecución de esos actos de barbarie inútiles?»

Pero el crimen estrictamente utilitario está reservado a los mortales comunes y corrientes: el marido que se beneficiará con una póliza, el legatario que apura los funerales del testador, el hombre que mata a un testigo que lo sorprendió y así por el estilo.

En los crímenes de índole política, esas ventajas mezquinas se consideran de otra manera.

¿Era importante para el aparato exterminador creado por Fujimori sembrar el terror donde pudiera ser sembrado y dejarlo flotando como una respuesta de Estado frente al terror que desataron Sendero y el MRTA?

Claro que lo era. Y en la concepción que de la autoridad tenía -y tiene Fujimori, inspirar miedo era vital y demostrar que el Estado podía burlar el cerco de la ley y matar tan salvajemente como el terrorismo, era imprescindible..

De modo, que hasta en la lógica de Valle Riestra se pregunta peertinentemente: «Si el objetivo era intimidar, ¿por qué se ocultó entonces los cuerpos?».

Precisamente, don Javier: para intimidar pregúnteles a la madres de la Plaza de Mayo que es más terrorífico: un hijo exterminado pero de cuerpo presente o un hijo desaparecido.

Y, al fin y al cabo, como bien sabe el erudito doctor Valle Riestra, sin cadáver no hay crimen y sin crimen no hay investigación y sin cadaver ni crimen ni investigación tampoco hay culpables. Con lo que todo resulta más temible aún: Un estado plagado de criminales que puede borrar huellas, negar detenciones o quemar esqueletos que se entierran dos veces en distintos lugares. O, como en el caso de Barrios Altos, dejar los cadáveres como escarmentadora exhibición.

¿Se benefició Stalin mandando matar a Trotsky después de matar a casi todo el politburó leninista de la Rusia soviética? A la larga no, pero no en el plazo breve de su biografía miserable, por su puesto que sí. La mano larga de su red demostró hasta dónde podía llegar el internacionalismo del sicariato comunista. Stalin sólo se cencebía produciendo terror.

¿Se benefició Pinochet dándole carta libre a las hienas que mataron a patadas y balazos al cantante Víctor Jara? desde luego que sí. Pinochet necesitaba paralizar de miedo.

Si la pregunta de valle Riestra fuese del siglo, el infame Adolfo Hitler podría haber dicho algo parecido, en relación al holocausto de judíos, homosexuales, comunistas y gitanos. ¿Qué provecho podía obtener el Tercer Reich, que aspirba a conquistar a Europa y que tenía la simpatía de la plutocracia de medio continente, matando inocentes por miles y dándole la razón a Winston Churchill? Pues el provecho del terror.

¿Qué provecho podía obtener Videla permitiendo que en la Escuela Mecánica de la Armada las vaginas de las interrogadas fueran escarbadas por ratas vivas rabiosas? El de convertirse en la pesadilla maligna que llegó a ser.

Y el recientemente condenadoa cadena perpetua coronel Theoneste Bagosora, oficial ruandés que dio el primer paso hacia la masacre de Tusis en la Ruanda de 1994, ¿qué provecho sacó llamando al exterminio de «las cucarachas» y exigiendo a sus tropas que no respetaran colegios ni embajadas ni orfelinatos? Ahora que está condenado, da la impresión de que no obtuvo nada de esa matazón. Pero cuando la instigó, su poder se hizo insdiscutible.

Los crímenes de lesa humanidad no pueden medirse desde la criminalística vulgar. Son crímenes que parten de doctrinas degenaradas, de locuras que aspiran a ser ideológicas, de crueldades imbéciles e intolerancias sin sentido.

Cuando Martín Rivas le disparó en la cabeza a un niño de ocho años en Barrios Altos, ¡actuaba por su cuenta o interpretaba aquel marco ideológico y doctrinario creado por Fujimori y su entorno?

Y en la hipótesis de que hubiese actuado por su cuenta -dado que, según Valle Riestra no hay órdenes escritas ni verbales en el expediente, ¿entonces por qué Rivas fue después felicitado, ascendido, encubierto por Martha Chávez y el congreso fujimorista y, más tarde, dos veces amnistiado por el mismo Fujimori?

La solución para valle Riestra es, ahora, la amnistía o el indulto. El Derecho Internacional prohíbe esas «salidas» para los crímenes por los que ha sido sentenciado Fujimori. Valle Riestra sostiene que hasta la amnistía para el grupo Colina «fue convalidada por sentencia del Tribunal Constitucional (1977)». Es que Valle Riestra quisiera ver a Rivas y a su banda caminando por el barrio?

Todo es posible en un tribuno tan amplio y generoso como don Javier, quien justifica aun los secuestros de Gorriti y Dyer llamándolos «arrestos por horas» y diciendo «que se produjeron en estado de suspensión de garantías legítimo».

Yo no puedo olvidar que el 11 de noviembre del 2008, en uno de sus flambeados escritos en defensa de Fujimori, Valle Riestra llegó a decir que fue timorata la actitud de quienes no incluyeron en la amnistía de 1945 a Carlos Steer Lafont. Steer Lafont, según Valle Riestra «fue protagonista de un asesinato cruel…pero político».

Para mis lectores jóvenes que deben ser pocos pero son, habré de aclarar que Steer Lafont fue el fanático aprista que mató a balazos, en plena plaza San Martín a don Antonio Miró Quesada, director de «El Comercio», y a su esposa María Laos de Miró Quesada.

Era mayo de 1935 y la primera declaración de Steer Lafont ante la policía fue que «había decidido, desde hace muchos meses, al señor Miró Quesada porque con los editoriales de su periodico incitaba a matarse entre peruanos…» (Dictamen del agente fiscal de Lima, 22 de julio de 1935).

Cuabndo le preguntaron porqué había matado también a María Laos de Miró Quesada dijo que la señora le golpeó con su bolso de mano y que, luego de ver a su marido en el piso, la que sería su segunda víctima intentó abrir ese mismo bolso que él (Steer lafont) sospechó que María laos podía estar tratando de sacar un arma y que, ante la sospecha, disparó a quemarropa y en el pecho.

‘Un asesinato cruel…pero político? ¿Una amnistía que debió darse?

¿A qué barbarie nos quieren regresar con tal de defender a Fujimori?

¿Por qué Javier Valle riestra ha decidido huir de la posteridad benévola que parecía estar esperándolo? ¿Por qué un hombre de su inteligencia parece ahora el segundo de a bordo del Estudio Nakasaki? ¿Qué provecho puede obtener de tan extravagante crímen?

Deja un comentario