Tupaq Amaru y Micaela Bastidas Puyukawa, Revolución anticolonial y antifeudal de 1780

TÚPAC AMARU Y MICAELA BASTIDAS LA REVOLUCIÓN ANTICOLONIAL Y ANTIFEUDAL DE 1780

La gran revolución antifeudal y anticolonial de Tupac Amaru y Tupac Katari 

Por Sumac Sonqo

«Solamente a mí me matan, volveré y seré millones….» -Tupak Katari antes de ser descuartizado-

Uno de los acontecimientos más extraordinarios, grandiosos y ejemplares de la lucha por la dignidad humana, fue sin duda, la rebelión de los pueblos quechua-aymara liderados por los Tupac Amaru y los Catari. Rebelión en contra de la opresión perversa, la explotación cruel, el despojo inmisericorde y la política de exterminio macabro que los invasores españoles habían impuesto es sus colonias de la América.

Desde el arribo de Colón y sus bárbaros en 1492, los pueblos originarios de la América experimentaron oleadas de terror, saqueo, destrucción, desalojo de sus tierras y muertes. Bajo la espada y el arcabuz, los españoles obligaban a los indígenas a trabajar como bestias de carga, sin pago y sin horario. Explotados en las encomiendas, obrajes, en las tierras invadidas llamadas haciendas o en las minas. En el Perú y Bolivia millones de pobladores originarios forzados al trabajo gratuito murieron sin misericordia lejos de sus familias, sin alimento ni ropa ni beneficio. Bajo el régimen despiadado hasta las mujeres y los niños estaban obligados a la marchar al trabajo dentro de las minas del que casi nunca volvían.

El propio Marx, hace ya más de un siglo, en el Capital calificó la conquista de la América como genocidio del naciente capitalismo industrial europeo. Fue, según Marx, una ‘cruzada de exterminio, esclavización y sepultamiento de la población aborigen en las minas.(..) y sentenció: «Los actos de barbarie y desalmada crueldad cometidos por las razas que se llaman cristianas contra todas las religiones y todos los pueblos del orbe que pudieron subyugar, no encuentran precedentes en ninguna época de la historia universal ni en ninguna raza, por salvaje e inculta, por despiadada y cínica que ella sea’.

¡Entonces! La invasión de los 8 siglos de los árabes en España fue una pelea callejera de muchachos comparada con la invasión europea a la América.

LA GRAN GUERRA POR LA INDEPENDENCIA INDIGENA

Entre 1780-1783 los Tupac Amaru y los Catari encabezaron la lucha por la liberación de los pueblos indígenas del Sur del Perú y Bolivia. Cansados de abusos, saqueos, esclavización y la usurpación de sus tierras por los invasores españoles, la masa indígena(los runas) hombres, mujeres y niños, pelearon con coraje por su derecho a existir, por su dignidad y su libertad. Los diversos pueblos indígenas armados de piedras, palos, picos, rejones y sus banderas de arco iris en alto se enfrentaron al ejército colonial más poderoso del mundo.

Dieron la guerra final de vencer o morir en su intento de desalojar a los invasores de sus tierras y liberarse del yugo español.

Tupac Amaru II al ser interrogado por el visitador español Areche, de quien o quienes eran los cómplices de su rebelión, Amaru le respondió: «los dos somos culpables tu por oprimir a mi pueblo y yo por querer libertarlo».

Al final de la gran guerra de liberación indígena todos los líderes de la insurrección acabaron descuartizados y por caminos, barrancos y quebradas yacían regados miles y miles de cadáveres de indígenas de toda condición y de todas las edades, en su lucha de alcanzar su libertad.

¿Cómo hubiera actuado la población inglesa o española cuando hubiera sido invadido y esclavizado por gentes extranjeras? ¿Hubieran luchado por su derecho a vivir en libertad y con dignidad?. ¡De seguro que sí!

VOLVERE Y SERE MILLONES……

Era 1750 nació Julián Apaza Nina, quedando huérfano a los 7 años. Un sacerdote español recogió a Julián, era un niño muy inteligente y sensible. Pequeño todavía se daba cuenta de los maltratos y abusos crueles que sufría el pueblo Aymara. 

Comprendió con espanto que la vida de un Indígena no valía nada para el criminal español, y comparó la cultura europea española de odio y crimen con su cultura indígena que era solidaria y armónica. Observó que los indios eran obligados a entregar la mayoría de sus productos como un tributo a los españoles. Y como muchos no tenían dinero eran obligados a dejar a sus familias para ir a las minas y haciendas. Entonces eran apresados y maltratados, los convertían en esclavos a ellos y a sus familias y les quitaban sus tierras.

Así Julián Apaza creció y se dedicó al comercio de la bayeta y de la coca. Viajó por diferentes comunidades y haciendas, viendo como sus hermanos de raza eran maltratados y asesinados por los españoles, los curas católicos y los mestizos.

En 1780 cuando estalló la lucha de rebelión de los pueblos indígenas, Julián Apaza se unió a la causa. Gracias a su inteligencia y valentía rápidamente llegó a convertirse en jefe de la insurrección en el frente Aymara. Y de manera estratégica cambió el nombre de Tupac Catari para simbolizar la unión de la extirpe noble quechua-aymara.

Tupac Amaru pedía la abolición del tributo, la mita y el reparto, además de la distribución justa de la tierra. Luchó también por reivindicaciones de los mestizos pobres y contra la esclavitud de los negros. En cambio Tupac Catari reclamaba la restitución de las tierras usurpadas, el restablecimiento de la sociedad de ayllus y la restauración de la autonomía del mundo indígena.

Derrotado y traicionado por su propia gente, el 14 de noviembre de 1781, Tupac Katari es conducido al centro de la plaza de Peñas mientras el pregonero repite: «…Julián Apasa (alias) Tupacatari….infame, aleve, traidor, sedicioso, asesino y hombre feroz, monstruo de la humanidad en sus inclinaciones y costumbres abominables y horrible…» Ni al Rey, ni al estado conviene, quede semilla, o raza de este y de todo Tupaj Amaru y Tupaj Katari por el mucho ruido e impresión que este maldito nombre ha hecho en los naturales….Porque de lo contrario quedaría un fermento perpetuo…. ¡Ahora después de siglos los pueblos indígenas se van dando cuenta quienes eran los malditos!

Catari es amarrado de las cuatro extremidades a las sinchas de 4 caballos, y antes de ser descuartizado lanza un grito que retumba hasta hoy!:Solamente a mí me matan, volveré y seré millones…!! 

(Un hecho más grandioso que «corazón valiente» William Wallace héroe escocés).

El 5 de septiembre de 1782 la comandante jefa de la rebelión Bartolina Sisa (esposa de Tupac Katari) y la lugarteniente de los rebeldes Gregoria Apaza (hermana Tupac Katari) son llevadas desnudas a las calles de Chuquiago ( La Paz ) ambas son torturadas y atadas a la cola de un caballo con una soga al cuello y una corona de espinas. Para callar los gemidos de Bartolina los españoles le arrancan la lengua, le cortan los pechos y la arrastran por la plaza. ¡Que »valientes» fueron estos cristianos españoles!

Luego de morir Bartolina Sisa en la horca, es descuartizada y su cabeza clavada en un palo y llevada a los ayllus y caminos testigos de su lucha, hasta dejarla en Jayujayu-Marka, hoy provincia Aroma del departamento de La Paz. No conformes con ello, sus enemigos envían sus extremidades a Tinta-Marka, una comunidad situada en la actual república del Perú. ¡Que gran acto de barbarie y desalmada crueldad!

Deja un comentario