Tankar Rau-rau Amaru

Libros, la cárcel y la política

 Por Tankar Rau-Rau Amaru

www.tankaramaru.com

Vuelvo a la circulación (aunque restringida) después de una breve estadía en el penal de Lurigancho de Lima (casi tres meses) por el supuesto delito de disturbios durante el paro de mineros artesanales de marzo del 2012. Y vuelvo con el anuncio de la publicación de cuatro libros durante el 2014, entre ellos la novela Nina Wayra (Viento de fuego).

Se trata de una reflexión sobre la guerra interna ocurrida en nuestro país en las postrimerías del siglo pasado… Sí, pues, tuvimos una guerra absurda, en que nos matamos peruanos contra peruanos con emoción de enemigos… España y Estados Unidos tuvieron sus respectivas guerras civiles, con destrucción de las estructuras sociales, pero tanto españoles como estadounidenses superaron el trauma rápidamente y se restablecieron. Japón y Alemania quedaron totalmente destruidos después de la Segunda gran guerra, sin embargo la reconstrucción de esos países y su retorno a la categoría de potencia duraron algo así como veinte años. Pero… ¿nuestra Nación perderá todo un siglo colgada de un incidente histórico, inmovilizada por el odio y la venganza, mientras otras naciones pasan por encima de nosotros? ¿Cuántas generaciones de peruanos sacrificaremos analizando y condenando este terrible acontecimiento, sin sanar heridas y sin encontrar una verdadera reconciliación? Quizás ya sea tiempo de abrazarnos todos los peruanos después de una amnistía general, olvidarnos de nuestras parcelas y trabajar por el engrandecimiento de la Nación.

LA CARCEL

El penal de Lurigancho es un campo de concentración donde sobreviven más de nueve mil internos. La ley me hizo criminal, no por lo que hice, sino por mis ideas escritas, que son tambores que despiertan conciencias. Y Humala ordenó mi detención en Palacio de Gobierno, luego de una reunión con el ex premier Jiménez, y me echó a la cárcel con la idea de, primero, aislarme y finalmente destruirme. El fuego convierte a los espíritus de papel en ceniza. Los Chankas tenemos un espíritu de hierro, y con el fuego más bien nos convertimos en acero.

Pues bien: la cárcel es el costo de tener emoción social. El genial Sofocleto, con quien trabajé en el diario «La Mañana» de Lima, decía que en el Perú los brutos construyeron las cárceles para encerrar a los malos pero también a los inteligentes. Vaya, tenía razón. Vallejo fue encarcelado en 1920, y cuando murió en Francia, tenía aún en el Perú una orden de captura. Haya de la Torre en 1932. El tayta Arguedas en 1937. Acusado de subversión, Chocano fue encerrado a los veinte años. Por su actividad proselitista durante la revolución armada del Apra de 1932, Ciro Alegría fue torturado y encarcelado. Los brutos, como decía Sofocleto, pretenden combatir las ideas con la prisión. Pero, felizmente, las ideas cuyo tiempo ha llegado, ni pueden matarse ni encerrarse.

¿CANDIDATO?

Acabo de enterarme que simpatizantes pertenecientes a organizaciones campesinas del centro del país distribuyeron afiches en varias regiones con mi fotografía donde decía «Tankar, Presidente 2016». Es un gesto de reconocimiento que agradezco sobremanera. Hace algunos años, simpatizantes y amigos me propusieron dos veces para ser candidato al Congreso por Apurímac, y una vez para ser candidato a la presidencia del gobierno regional de Apurímac por el Movimiento de Integración Kechwa (MINKA), y en las tres oportunidades las rechacé. Al respecto, esta vez confieso que no estaría mal trabajar en una candidatura nacional sobre la base de un Proyecto Histórico, siempre y cuando sea desde las organizaciones sociales y desde los pueblos, porque considero que ya es tiempo de «democratizar» la democracia. Sin embargo, cualquier decisión sobre alguna candidatura la tomaré en su momento.

AGRADECIMIENTOS

Agradezco por su apoyo durante mi carcelería al Movimiento Inka, Gremio de Escritores del Perú, Colegio de Abogados de Lima, Frentes de Defensa de las Comunidades Campesinas, Sutep, Movimiento Sin Techo y, sobre todo, a las organizaciones de mineros artesanales de Puno, Cusco, Apurímac, Arequipa, Ayacucho, Madre de Dios, Lima, Huánuco, La Libertad, Ica y Ancash agrupadas en frentes y federaciones, y a nivel nacional en CONAMI PERU. Agradezco por su impecable defensa y por la resolución con la cual salí en libertad restringida a los abogados Edmundo Inga Garay, Paul Curay y Celso Fernández. Igualmente, por su apoyo y trabajo, a los abogados Percy Taipe, Hilda Bernal y Alan Sánchez… Y por su apoyo a los abogados Raúl Hinostroza, Eufemia Pérez, Justo Alvarez, Lincoln Espinoza, Fabio de la Cruz y José de la Cruz. Mis agradecimientos a familiares, dirigentes y amigos de todo el país que me visitaron en el penal.

¡Feliz 2014, en paz y prosperidad!

Lima, 20 de diciembre 2014

Deja un comentario