PRESENTACIûN:

Fundamentos para una Economía Nacionalista.
 Los pueblos en su tarea por crear y recrear sus condiciones materiales de existencia y constituirse en sujetos de transformación histórica, luchan por la producción, por la experimentación científica y participan en la transformación social.

Toda sociedad para obtener su condición de civilizada lo logra através del trabajo, este es el motor que permite su funcionamiento. El resultado del proceso productivo es el conjunto de bienes materiales y culturales que permiten satisfacer las necesidades del hombre.

SOCIEDAD QUE NO PRODUCE Y REPRODUCE SE DESINTEGRA Y COLAPSA, está condenada a morir.

El gran reto para los pueblos del mundo en la actualidad es constituir y mantener la capacidad suficiente de valerse por sus propias fuerzas, contando para ello con el racional y eficiente uso de sus recursos humanos, naturales, culturales y económicos.

El Capitalismo Imperialista ha creado el mito de la “DEPENDENCIA SALVADORA” con el cual someten a los países coloniales, también conocidos como países del tercer mundo, al espejismo de que sin inversión extranjera, sin sistema financiero internacional, sin exportaciones, sin importaciones, sin asistencia técnica, sin ayuda alimentaria, es imposible su existencia y viabilidad.

La historia nos enseña que en el TAWANTINSUYO se alcanzó un desarrollo: AUTûNOMO, AUTOSOSTENIDO, AUTOCENTRADO, AUTOABASTECIDO.

Dicha sociedad tiene una rica y profunda raíz histórica cultural y que ella es de las más extraordinarias y singulares del mundo que en comparación con la del imperio español que nos invadió y avasalló en el siglo XVI, la nuestra es más digna de orgullo porque fue el resultado del TRABAJO COLECTIVO de nuestros antepasados, de su creatividad e inteligencia y que frente a la realidad compleja en que vivían tuvieron que organizarse comunitariamente y relacionarse armónicamente con la naturaleza, proceso que permitió que se constituyera en una de las más grandes civilizaciones de todos los tiempos.

Bajo el dominio colonial estadounidense las estructuras latinamaericanas permanecen, reducidas y reconfiguradas, para implementar la política colonial adoptada en el seno de la Comisión del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA). La legislatura Americana, Poderes Ejecutivos y Judiciales quedan reducidos a debatir los métodos, marchas y aplicación dictada por ALCA-EE.UU. Como en todos los sistemas coloniales, estructuras verticales autoritarias son sobrepuestas sobre las instituciones electorales.

La explotación imperialista significa mayor africanización de las masas populares, destrucción de la pequeña y mediana empresa por la invasión de PRODUCTOS IMPORTADOS SUBSIDIADOS Y A PRECIOS DUMPING, destrucción de la agricultura para el consumo nacional por la invasión de PRODUCTOS TRANSGÉNICOS dañinos para la salud producidos por las empresas transnacionales que también monopolizan las semillas, agroquímicos y tienen el control de la industria farmacéutica.

El imperialismo en sus colonias latinoamericanas tienen el control económico, político, militar, ideológico, científico, tecnológico, frente a ello los pueblos deben unirse y organizarse para luchar contra él en todos los planos.

Por tanto una de las tareas fundamentales en la lucha por nuestra soberanía y liberación nacional es la organización de la producción y de los productores, de los consumidores, de la educación, la ciencia y tecnología en función de un proyecto autónomo para impulsar el DESARROLLO NACIONAL CON IDENTIDAD, JUSTICIA SOCIAL Y CON PERSPECTIVA COMUNITARIA, de lo contrario los planes de exterminio del imperialismo serán más agresivos por lo tanto nos urge avanzar en esa tarea.

El presente trabajo, nos esclarece de que sólo una Economía Nacionalista nos permitirá planificar, organizar y desarrollar la producción en función de las necesidades de las mayorías populares. Seguros que en tal sentido su lectura contribuirá a elevar la conciencia política del pueblo peruano nos complace felicitar tan meritoria labor y nos aunamos a esta causa.

Ricardo González.

Deja un comentario