Noticias, Una Tercera Guerra Mundial…?

SOUSA SANTOS / ¿Una Tercera Guerra Mundial?

Publicado el 2/28/15 • en Contrainjerencia

blast

BOAVENTURA DE SOUSA SANTOS* – Todo indica que se está preparando una tercera guerra mundial, si entendemos por «mundial» una guerra que tiene su principal teatro de operaciones en Europa y repercute en diferentes partes del planeta. Es una guerra provocada unilateralmente por los Estados Unidos, con la complicidad activa de Europa. 
Su blanco principal es Rusia y, en forma indirecta, China. El pretexto es Ucrania. En un raro momento de consenso entre demócratas y republicanos, el Congreso estadounidense aprobó, el 4 de diciembre pasado, la Resolución 758, que autoriza al presidente a adoptar medidas más agresivas para sancionar y aislar a Rusia, a proporcionar armas y otro tipo de apoyo al gobierno de Ucrania y a fortalecer la presencia militar de EE.UU. en los países vecinos de Rusia. La escalada de provocaciones a Rusia tiene varios componentes que, en conjunto, constituyen una segunda Guerra Fría. A diferencia de la primera, en ésta Europa es un participante activo, aunque subordinado a EE.UU., y ahora se asume la posibilidad de una guerra total y, por lo tanto, nuclear. Varias agencias de seguridad ya están haciendo planes para el día después de un enfrentamiento nuclear.
La provocación occidental tiene tres componentes: sanciones para debilitar a Rusia, instalación de un gobierno satélite en Kiev y guerra de propaganda. Las sanciones son conocidas. La más insidiosa es la baja del precio del petróleo, que afecta de manera decisiva las exportaciones rusas, ya que el petróleo es una de las principales fuentes de financiación del país. El presupuesto de Rusia para 2015 fue elaborado previendo que el barril de petróleo iba a costar 100 dólares. La reducción del precio, combinada con otras sanciones y con la devaluación del rublo, agravará peligrosamente el déficit presupuestario. Además, esta reducción ocasionará graves problemas en otros países considerados hostiles (Venezuela, Irán y Ecuador). La reducción del precio del petróleo es posible gracias al pacto celebrado entre EE.UU. y Arabia Saudita, a través del cual EE.UU. protege a la familia real (odiada en la región) a cambio de que se mantenga la economía de los petrodólares (transacciones mundiales de petróleo en dólares), sin la cual el dólar colapsaría como reserva internacional y, con él, la economía de EE.UU., el país con la mayor y más obviamente impagable deuda del mundo.
El segundo componente de la provocación es el control total del gobierno de Ucrania, para transformar este país en un Estado satélite. El respetado periodista Robert Parry informa que la nueva ministra de Finanzas de Ucrania, Natalie Jaresko, es una ex funcionaria del Departamento de Estado, una ciudadana estadounidense que obtuvo la nacionalidad ucraniana días antes de asumir el cargo. Hasta ahora presidió varias empresas financiadas por el gobierno norteamericano, creadas para trabajar en Ucrania. Ahora se entiende mejor la explosión, en febrero pasado, de la secretaria de Estado norteamericana para Asuntos Europeos, Victoria Nulland: «A la mierda la Unión Europea». Lo que quería decir era: «¡Maldición! Ucrania es nuestra. Pagamos para eso». El tercer componente es la guerra de propaganda. Los grandes medios de comunicación y sus periodistas están siendo presionados para difundir todo lo que legitime la provocación occidental y para ocultar todo lo que la ponga en cuestión. Los mismos periodistas que, después de mantener reuniones en Washington y en las embajadas de Estados Unidos, llenaban las páginas de los diarios con la mentira de las armas de destrucción masiva de Saddam Hussein, ahora las llenan con la mentira de la agresión de Rusia contra Ucrania.
Pido a los lectores que imaginen el escándalo mediático que estallaría si se supiera que el presidente de Siria nombró ministro a un iraní al que días antes había concedido la nacionalidad siria. O que comparen el modo en que se informó sobre las protestas en Kiev en febrero pasado y sobre las protestas en Hong Kong en las últimas semanas. O que evalúen la relevancia que se le dio a la declaración de Henry Kissinger, para quien es temerario que se esté provocando a Rusia. Otro gran periodista, John Pilger, dijo recientemente que si los periodistas hubiesen resistido la guerra de propaganda, quizá se podría haber evitado la guerra de Irak, en la que ya murieron 1.455.590 iraquíes y 4801 soldados estadounidenses. ¿Cuántos ucranianos morirán en la guerra que se está preparando? ¿Y cuántos no ucranianos?
¿Estamos en democracia cuando el 67 por ciento de los estadounidenses está en contra de la entrega de armas a Ucrania y el 98 por ciento de sus representantes votó a favor? ¿Estamos en democracia cuando los países europeos en la OTAN son conducidos, a espaldas de los ciudadanos, hacia una guerra contra Rusia en beneficio de los Estados Unidos? ¿O cuando el Parlamento europeo sigue con sus cómodas rutinas mientras están preparando al continente para ser el próximo teatro de guerra y a Ucrania, la próxima Libia?
Las razones de la locura

Para entender lo que está pasando, es necesario tener en cuenta dos hechos: la declinación de Estados Unidos como país hegemónico y el negocio altamente rentable de la guerra. La declinación del poder económico-financiero de EE.UU. es cada vez más evidente. Después del 11 de septiembre de 2001, la CIA financió el llamado Proyecto Profecía, diseñado para prever posibles nuevos ataques contra EE.UU. a partir de movimientos financieros extraños y de gran envergadura. Con diferentes formas, ese proyecto ha continuado y uno de sus participantes prevé un próximo crash del sistema financiero a partir de las siguientes señales: Rusia y China, los mayores acreedores de EE.UU., han estado vendiendo los títulos del Tesoro estadounidense y, en cambio, han estado comprando enormes cantidades de oro; extrañamente, esos títulos vienen siendo adquiridos en grandes cantidades por misteriosos inversores belgas, y muy por encima de la capacidad de este pequeño país; tanto Rusia como China están utilizando cada vez más sus monedas y no los petrodólares en las transacciones de petróleo (todos recuerdan que Saddam y Khadafi intentaron utilizar el euro y el precio que pagaron por esa osadía); finalmente, el FMI se prepara para que el dólar deje de ser, en los próximos años, la moneda de reserva y sea sustituido por una moneda global, los SDR (derechos especiales de giro, por su sigla en inglés). Para los creadores del Proyecto Profecía, todo esto indica que un ataque contra EE.UU. está cerca y que, para defenderse, los norteamericanos deben mantener los petrodólares a toda costa, asegurándose un acceso privilegiado al petróleo y al gas, deben contener a China y debilitar a Rusia, para lo que lo ideal sería provocar su desintegración, al estilo de Yugoslavia. Curiosamente, los «expertos» que ven en la venta de deuda una actitud hostil por parte de potencias agresoras son los mismos que aconsejan a los inversores estadounidenses proceder de la misma manera, es decir, deshacerse de los títulos públicos, comprar oro e invertir en bienes sin los cuales los seres humanos no pueden vivir: tierra, agua, alimentos, recursos naturales, energía.
Transformar las obvias señales de declinación en previsiones de agresión busca justificar a la guerra como medio de defensa. Hoy la guerra es altamente rentable debido a la superioridad de EE.UU. en la conducción bélica, el suministro de equipamiento y los trabajos de reconstrucción. Y la verdad es que, como escribió Howard Zinn, EE.UU. ha estado constantemente en guerra desde su fundación. Además, a diferencia de Europa, la guerra nunca se libra en suelo estadounidense, salvo, claro, que se trate de una guerra nuclear. El 14 de octubre pasado, The New York Times difundió un informe de la CIA sobre el suministro clandestino e ilegal de armas y el financiamiento bélico en los últimos 67 años en muchos países, entre ellos Cuba, Angola y Nicaragua. Noam Chomsky dijo que ese documento sólo podía tener el siguiente título: «Sí, nos declaramos como el Estado terrorista más importante del mundo. Estamos orgullosos de eso».
Un país en declive tiende a volverse caótico y errático en su política internacional. Immanuel Wallerstein dice que los EE.UU. se transformaron en un cañón descontrolado, un poder cuyas acciones son imprevisibles, incontrolables y peligrosas para sí mismos y para los demás. La consecuencia más dramática es que esta irracionalidad repercute y se intensifica en la política de sus aliados. Al dejarse envolver en esta nueva Guerra Fría, Europa no sólo actúa contra sus propios intereses económicos, sino que pierde la relativa autonomía que había logrado construir en el plano internacional después de 1945. Europa tiene todo el interés en seguir intensificando sus relaciones comerciales con Rusia y en contarla como proveedora de petróleo y gas. Las sanciones contra Rusia pueden llegar a afectar más a Europa que a Rusia. Al alinearse con el militarismo de la OTAN, donde EE.UU. tiene total preponderancia, Europa pone su economía al servicio de la política geoestratégica norteamericana, se vuelve energéticamente más dependiente de EE.UU. y sus estados satélites, y pierde la oportunidad de ampliarse con la entrada de Turquía en la Unión Europea. Y lo más grave es que esta irracionalidad no es un mero error de evaluación sobre los intereses de los europeos. Es muy probablemente un acto de sabotaje por parte de las élites neoconservadoras europeas para volver a Europa más dependiente de EE.UU., tanto en el plano energético y económico como en el plano militar. Por eso, la profundización de la participación en la OTAN y el tratado de libre comercio entre la Unión Europea y EE.UU. (la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión) son las dos caras de la misma moneda.
Puede argumentarse que la nueva Guerra fría, tal como la anterior, no desembocará en un enfrentamiento total. Pero no olvidemos que, cuando comenzó, la Primera Guerra Mundial fue considerada una escaramuza que no duraría más que unos pocos meses. Duró cuatro años y costó entre 9 y 15 millones de muertes.
*Doctor en Sociología del Derecho. Catedrático internacional. 
Analista y escritor.

«Washington ha resucitado la amenaza de un ‘Armagedón’ nuclear»

Publicado: 26 feb 2015 09:33 GMT | Última actualización: 26 feb 2015 09:33 GMT – RT

pixabay

Washington con su ideología de hegemonía mundial ha roto la confianza entre las potencias nucleares y empuja al mundo a una guerra mundial, considera el economista y politólogo estadounidense Paul Craig Roberts. 

«¿Cómo el gobierno ruso puede confiar en Washington si EE.UU. no cumple con sus palabras, «lleva» la OTAN a Europa del Este y crea bases militares en la frontera con Rusia?», pregunta en su nuevo artículo el politólogo y economista Paul Craig Roberts. Según el experto, el país norteamericano ha destruido la confianza de Rusia al acusarla de la crisis ucraniana cuando es EE.UU. el que está detrás del conflicto.
Al mismo tiempo, Roberts critica la ideología de la hegemonia estadounidense según la cual hay que evitar la aparición de un nuevo rival en el territorio de la antigua Unión Soviética y otros lugares del mundo. »En un intento fallido de mantener a EE.UU. como una superpotencia única, capaz de imponer su voluntad al mundo, los neoconservadores han resucitado la amenaza de un ‘Armagedón’ nuclear», opina el politólogo.
En relación a la guerra en Ucrania, Roberts destaca que Washington con la ayuda de los medios occidentales ha tenido la posibilidad de controlar la información sobre los acontecimientos ucranianos, acusar a Vladímir Putin de la crisis y provocar las tensiones entre Europa y Rusia.
«La destrucción de la confianza entre las potencias nucleares por parte de Washington es un crimen del siglo», concluye el autor.

Político checo: «La UE, dirigida por EE.UU., conduce al mundo a una catástrofe»

Publicado: 27 feb 2015 09:19 GMT | Última actualización: 27 feb 2015 09:19 GMT – RT
Político checo:

AFP

Iván David, el exministro de Salud de la República Checa, considera que EE.UU. no ofrece nada bueno a Europa y que ésta corre el riesgo de convertirse nuevamente en un campo de batalla. 
«Si Europa quiere sobrevivir, tiene que seguir siendo socia de Rusia», declara Iván David, el exministro de Salud de la República Checa y miembro del Partido Socialdemócrata Checo (PSC), en su artículo en el diario ‘První Zprávy‘.
«Europa, cuya élite es dirigida por los poderes norteamericanos, conduce al mundo a una catástrofe», asegura David. El experto agrega que EE.UU. no ofrece nada bueno a la Unión Europea.
«A la élite europea le prometen que sobrevivirá si sirve fielmente en detrimento de sus propios pueblos», afirma David, subrayando que la UE no debe permitírselo a EE.UU.     
Asimismo, el político considera que «EE.UU quiere que Europa compre sus armas, obedezca sus dictados, y mande a sus soldados a las guerras y conflictos desatados por Washington». David teme que Europa se convierta nuevamente en un campo de batalla. 

Al igual que las provocaciones hitlerianas 

Video: Tropas de la OTAN desfilan a 300 metros de la frontera rusa
Publicado: 25 feb 2015 11:24 GMT | Última actualización: 25 feb 2015 13:20 GMT – RT
.

Reuters/Ints Kalnins

Estonia, un estado miembro de la OTAN y ‘amante’ de los desfiles de exsoldados de las SS, celebra un desfile militar en la ciudad de Narva, situada junto a la frontera con Rusia. 
En plena tensión internacional generada a raíz de la guerra civil en Ucrania, unos 1.400 efectivos de la OTAN y varios vehículos de combate desfilaron este martes a tan solo 300 metros de la frontera con Rusia. Máxime, la exhibición militar se produjo en la ciudad de Narva, cuya población es mayoritariamente rusoparlante.
http://youtu.be/scSQWkzRyiI

«Narva es parte de la OTAN, igual que Nueva York o Estambul, y la OTAN defiende cada metro cuadrado de su territorio», afirmó el primer ministro estonio Taavi Rõivas en un discurso en la capital, Tallin. Mientras el jefe del Gobierno hacía sus declaraciones algunos habitantes de Narva ‘saludaban’ a las tropas de la OTAN con banderas rusas, como puede verse claramente en el video.

Históricamente, Narva ha sido centro de confrontación entre Rusia y Suecia, cuando las dos naciones batallaban por el dominio de la región. La ciudad ha pasado de unas manos a otras en varias ocasiones y en 1704 terminó bajo control ruso, sirviendo como puesto militar durante siglos. Tras la revolución bolchevique del 1917, Estonia obtuvo la independencia por primera vez en su historia nacional.

                  ¿Porqué el ascenso del fascismo?

por John Pilger

El reciente 70o. aniversario de la liberación de Auschwitz fue un recordatorio del gran crimen del fascismo, cuya iconografía nazi está incrustada en nuestra conciencia. El fascismo se conserva como historia, como el parpadeo de imágenes de camisas negras a paso de ganso, su criminalidad terrible y clara. Sin embargo, en las mismas sociedades liberales, cuya élites belicistas nos instan a no olvidar nunca, se suprime el peligro acelerante de una especie moderna del fascismo:  porque es su fascismo.

«Iniciar una guerra de agresión …», dijeron los jueces del Tribunal de Nuremberg en 1946, «no es sólo un crimen internacional, es el crimen internacional supremo, que sólo difiere de otros crímenes de guerra en que contiene en sí el mal acumulado del todo «.

Si los nazis no hubieran invadido Europa, Auschwitz y el Holocausto no habrían sucedido. Si los Estados Unidos y sus satélites no hubieran  iniciado su guerra de agresión en Irak en 2003,  un millón de personas estarían vivas hoy en día; y el Estado islámico, o ISIS, no nos tendría esclavizados con su salvajismo. Ellos son la progenie del fascismo moderno, detestados por las bombas, baños de sangre y mentiras que son el teatro surrealista conocido como noticias.

Al igual que el fascismo de los años 1930 y 1940, grandes mentiras se entregan con la precisión de un metrónomo: gracias a unos omnipresentes, medios repetitivos y su censura virulenta por omisión. Tome la catástrofe en Libia.

En 2011, la OTAN lanzó 9700 «incursiones de ataque» contra Libia, de las cuales más de un tercio estaban dirigidas a objetivos civiles. Se utilizaron ojivas de uranio; las ciudades de Misurata y Sirte fueron atacadas con bombardeo de alfombra. La Cruz Roja identificó fosas comunes, y Unicef.informó que «la mayoría [de los niños asesinados] estaban bajo la edad de diez años».

La sodomización pública del presidente libio Muammar Gaddafi con una bayoneta «rebelde» fue recibida por la entonces secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, con gritos de alegría y las palabras: «Vinimos, vimos, murió.» Su asesinato, como la destrucción de su país, se justificó con una gran mentira familiar; que estaba planeando un «genocidio» contra su propio pueblo. «Sabíamos que … que si esperábamos un día más», dijo el presidente Obama «, Benghazi, una ciudad del tamaño de Charlotte, podría sufrir una masacre que hubiera resonado en toda la región y manchado la conciencia del mundo.»

Esta fue la fabricación de las milicias islamistas enfrentando su derrota por las fuerzas gubernamentales libias. Le dijeron a Reuters que sería «un verdadero baño de sangre, una masacre como la que vimos en Ruanda». Reportada el 14 de marzo de 2011, la mentira aportó la primera chispa para el infierno de la OTAN, descrito por David Cameron como una «intervención humanitaria».

Secretamente provistos y entrenados por la SAS de Gran Bretaña, muchos de los «rebeldes» se convertirían en ISIS, cuyo video ofrecido más recientemente muestra la decapitación de 21 trabajadores cristianos coptos capturados en Sirte, la ciudad destruida en su nombre por los bombarderos de la OTAN.

Para Obama, Cameron y Nicolas Sarkozy, el entonces presidente francés, el verdadero crimen de Gaddafi era la independencia económica de Libia y su declarada intención de dejar de vender las mayores reservas de petróleo de África en dólares estadounidenses. El petrodólar es un pilar del poder imperial estadounidense. Gaddafi audazmente planeaba suscribir una moneda africana común respaldada en oro, establecer un banco universal de África y promover la unión económica entre los países pobres con recursos preciados. Fuera o no que esto pasara, la idea misma era intolerable para los EE.UU., mientras se preparaba para «entrar» en África y sobornar a los gobiernos africanos con «asociaciones» militares.

Tras el ataque de la OTAN cubierto por una resolución del Consejo de Seguridad, Obama, escribió Garikai Chengu, fueron  »confiscó más de  $ 30 mil millones del Banco Central de Libia, que Gaddafi había destinado para la creación de un Banco Central Africano y la moneda dinar africano respaldada en oro».

La «guerra humanitaria» contra Libia se basó en un modelo cercano a los corazones liberales occidentales, especialmente en los medios de comunicación. En 1999, Bill Clinton y Tony Blair enviaron la OTAN para bombardear Serbia, porque, mintieron, los serbios estaban cometiendo «genocidio» contra los albaneses étnicos en la provincia secesionista de Kosovo. David Scheffer, embajador en misión especial para crímenes de guerra [sic], afirmó que tanto como «225.000 hombres de etnia albanesa de edades comprendidas entre 14 y 59» «podrían haber sido asesinados». Tanto Clinton como Blair evocaron el Holocausto y «el espíritu de la Segunda Guerra Mundial». Aliados heroicos de Occidente eran el Ejército de Liberación de Kosovo (ELK), cuyos antecedentes penales fueron dejados de lado. El ministro de Exteriores británico, Robin Cook, les dijo que lo podían llamar a cualquier hora a su teléfono móvil.

Con el bombardeo de la OTAN sobre Serbia, gran parte de la infraestructura quedó  en ruinas, junto con las escuelas, los hospitales, monasterios y la estación de televisión nacional, los equipos forenses internacionales descendieron sobre Kosovo para exhumar evidencia del «holocausto». El FBI no encontró una sola fosa común y se fue a casa. El equipo forense español hizo lo mismo, su líder airadamente denunciando «una pirueta semántica por las máquinas de propaganda de guerra». Un año más tarde, un tribunal de las Naciones Unidas sobre Yugoslavia anunció el recuento final de los muertos en Kosovo: 2788. Esto incluyó combatientes de ambos bandos y serbios y gitanos asesinados por el ELK. No hubo genocidio. El «holocausto» era una mentira. La información sobre el ataque de la OTAN había sido fraudulenta.

Detrás de la mentira, no había propósito serio. Yugoslavia era una federación única independiente, multi-étnica que se había destacado como un puente político y económico en la Guerra Fría. La mayor parte de sus equipamientos y  fabricación era de propiedad pública. Esto no era aceptable para la Comunidad Europea en expansión, sobre todo recién unida Alemania, que había comenzado una marcha al este de capturar su «mercado natural» en las provincias yugoslavas de Croacia y Eslovenia. En el momento en que los europeos se reunieron en Maastricht en 1991 para plantear sus planes para la desastrosa zona euro, un acuerdo secreto había sido fraguado; Alemania reconocería a Croacia. Yugoslavia estaba condenada.

En Washington, los EE.UU. vio que a la batallante economía yugoslava le fueron negados préstamos del Banco Mundial. OTAN, entonces una reliquia de la Guerra Fría casi extinta, se reinventó como ejecutor imperial. En la conferencia de 1999  de Rambouillet, sobre Kosovo, celebrada en Francia, los serbios fueron sometidos a tácticas arteras del ejecutor. El acuerdo de Rambouillet incluye un Anexo B secreto, que la delegación de Estados Unidos insertó en el último día. Esto exigió la ocupación militar de la totalidad de Yugoslavia – un país con recuerdos amargos de la ocupación nazi – la puesta en práctica de una «economía de libre mercado» y la privatización de todos los activos del gobierno. Ningún estado soberano podría firmar esto.  El castigo siguió rápidamente; Bombas de la OTAN cayeron en un país indefenso. Fue el precursor de las catástrofes en Afganistán e Irak, Siria y Libia, y Ucrania.

Desde 1945, más de un tercio de los miembros de las Naciones Unidas – 69 países – han sufrido algo o todo de lo siguiente a manos del fascismo moderno de los Estados Unidos de América. Ellos han sido invadidos, sus gobiernos derrocados, sus movimientos populares reprimidos, sus elecciones subvertidas, sus pueblos bombardeados y sus economías despojadas de toda protección, sus sociedades sometidas a un asedio paralizante conocido como «sanciones». El historiador británico Mark Curtis estima el número de muertos en los millones. En todos los casos, una gran mentira fue previamente desplegada.

«Esta noche, por primera vez desde el 9/11, nuestra misión de combate en Afganistán ha terminado.» Estas eran  las palabras de Obama que abrían la conferencia de  2015  sobre el Estado de la Unión. Mientras unos 10.000 soldados y 20.000 contratistas militares (mercenarios) permanecen en Afganistán en una misión indefinida. «La guerra más larga en la historia de Estados Unidos está llegando a una conclusión responsable», dijo Obama. De hecho, más civiles murieron en Afganistán en 2014 que en cualquier año desde que la ONU tomó registros. La mayoría han sido asesinados – civiles y militares – en la época de Obama como presidente.

La tragedia de Afganistán rivaliza con el crimen épico cometido en Indochina. En su muy  citado libro ‘El Gran Tablero de Ajedrez: Primacía Americana y sus Imperativos geoestratégicos’, Zbigniew Brzezinski, el padrino de la política de Estados Unidos desde Afganistán hasta la actualidad, escribe que si Estados Unidos ha de controlar Eurasia y dominar el mundo, no puede sostener una democracia popular, ya que «la búsqueda del poder no es un objetivo que despierta la pasión popular … La democracia es enemiga de la movilización imperial.» Está en lo cierto. Como WikiLeaks y Edward Snowden han revelado, un estado de vigilancia policial está usurpando la democracia. En 1976, Brzezinski, entonces Consejero de Seguridad Nacional del presidente Carter, demostró el valor de su posición al asestar un golpe mortal a la primera y única democracia de Afganistán. ¿Quién conoce esta historia vital?

En la década de 1960, una revolución popular barrió Afganistán, el país más pobre en la tierra, para finalmente derrocar a los vestigios del régimen aristocrático en 1978. El Partido Democrático Popular de Afganistán (PDPA) formó un gobierno y declaró un programa de reformas que incluía la abolición del feudalismo, la libertad de todas las religiones, la igualdad de derechos para las mujeres y la justicia social para las minorías étnicas. Más de 13.000 presos políticos fueron liberados y los archivos de la policía quemados públicamente.


El nuevo gobierno introdujo la atención médica gratuita para los más pobres; se abolió el peonaje, se puso en marcha un programa de alfabetización masiva. Para las mujeres, las ganancias eran inauditas. A fines de 1980, la mitad de los estudiantes universitarios eran mujeres, y las mujeres representaban casi la mitad de los médicos de Afganistán, una tercera parte de los funcionarios públicos y la mayoría de los docentes. «Todas las niñas», recordó Saira Noorani, una mujer cirujano, «podían ir a la escuela secundaria y la universidad. Podíamos ir a donde queríamos y desechar  lo que nos gustaba. Solíamos ir a los cafés y al cine a ver la última película de la India en un viernes y escuchar la música más actual. Todo empezó a ir mal cuando los muyahidines comenzaron a ganar. Solían matar a maestros y quemar escuelas. Estábamos aterrorizados. Fue sorprendente y triste comprender que  estas eran las personas que Occidente apoyaba. «

El gobierno del PDPA estaba respaldado por la Unión Soviética, a pesar de que, como más tarde admitió el ex secretario de Estado Cyrus Vance, «no había evidencia de cualquier complicidad soviética [en la revolución]». Alarmados por la creciente confianza de los movimientos de liberación en todo el mundo, Brzezinski decidió que si Afganistán  tenía éxito en el marco del PDPA, su independencia y el progreso se presentaban como «la amenaza de un ejemplo promisorio».

El 3 de julio de 1979, la Casa Blanca en secreto autorizó $ 500 millones en armas y logística para apoyar a los grupos tribales «fundamentalistas» conocidos como los muyahidines. El objetivo era el derrocamiento del primer gobierno secular, reformista de Afganistán. En agosto de 1979, la embajada de Estados Unidos en Kabul informó que «los intereses más grandes de los Estados Unidos … se concentraban en el objetivo de la desaparición de [el gobierno PDPA], a pesar de cualquier contratiempo que esto podría significar para las futuras reformas sociales y económicas en Afganistán». Las cursivas son mías.

Los muyahidines fueron los precursores de al-Qaeda y el Estado islámico. Incluido Gulbuddin Hekmatyar, que recibió decenas de millones de dólares en efectivo de la CIA. La especialidad de Hekmatyar fue el tráfico de opio y arrojar ácido en los rostros de las mujeres que se negaban a llevar el velo. Invitado a Londres, fue alabado por la primera ministra Thatcher como un «luchador por la libertad».

Tales fanáticos podrían haber permanecido en su mundo tribal si Brzezinski no hubiera lanzado un movimiento internacional para promover el fundamentalismo islámico en Asia Central y así socavar la liberación política secular y «desestabilizar» a la Unión Soviética, con la creación, como escribió en su autobiografía, de «unos pocos focos de agitación entre los musulmanes «. Su gran plan coincidió con las ambiciones del dictador paquistaní, el general Zia ul-Haq, de dominar la región. En 1986, la CIA y la agencia de inteligencia de Pakistán, el ISI, comenzaron a reclutar a personas de todo el mundo a unirse a la yihad afgana. El multimillonario saudí Osama bin Laden era uno de ellos. Los operarios que eventualmente habían de unirse a los talibanes y al-Qaeda, fueron reclutados en una universidad islámica en Brooklyn, Nueva York, y se les dio entrenamiento paramilitar en un campamento de la CIA en Virginia. Esto se llamó «Operación Ciclón». Su éxito se celebró en 1996, cuando el último presidente PDPA de Afganistán, Mohammed Najibullah – que había ido antes a la Asamblea General de la ONU para pedir ayuda – fue colgado de una farola por los talibanes.

El «retroceso» de la Operación Ciclón y sus  escasos » musulmanes alborotados»  fue el 11 de septiembre de 2001. Operación Ciclón se convirtió en la «guerra contra el terror», en el que innumerables hombres, mujeres y niños perderían sus vidas en todo el mundo musulmán, desde Afganistán a Irak, Yemen, Somalia y Siria. El mensaje del ejecutor era y sigue siendo: «Tú estás con nosotros o contra nosotros».

El hilo común en el fascismo, el pasado y el presente, es un asesinato en masa. La invasión estadounidense de Vietnam tuvo sus «zonas de fuego libre», «conteo de cuerpos» y «daños colaterales». En la provincia de Quang Ngai, donde informé de muchos miles de civiles («gooks») fueron asesinados por los EE.UU.; sin embargo, sólo una masacre, la de My Lai, es recordada. En Laos y Camboya, el mayor bombardeo aéreo en la historia produjo una época de terror marcado hoy por el espectáculo de cráteres de bombas unidas que, desde el aire, parecen collares monstruosos. El bombardeo dio Camboya su propio Estado Islámico(ISIS), liderado por Pol Pot.

Hoy en día, la más grande campaña  del mundo de terror exige la inmolación de familias enteras, invitados a las bodas,  dolientes de los funerales…Estos son las víctimas de Obama. Según el New York Times, Obama hace su selección a partir de una «lista de asesinatos» de la CIA que se le presenta todos los martes en la Sala de Situación de la Casa Blanca. Decide entonces, sin una pizca de justificación legal, quién vivirá y quién morirá. Su arma de ejecución es el misil Hellfire lanzado por un avión no tripulado conocido como dron; estos calcinan a sus víctimas y adornan la zona con sus restos. Cada «éxito» está registrado en una pantalla de la consola lejana como «BugSplat».

«Para los de paso de gallina», escribió el historiador Norman Pollock, «sustituyen la militarización aparentemente más inocua de la cultura total. Y para el líder grandilocuente, tenemos el reformador, alegremente en el trabajo, la planificación y ejecución del asesinato, sonriendo todo el rato «.

Unir el fascismo viejo y el nuevo es el culto a la superioridad. «Creo en el excepcionalismo americano con cada fibra de mi ser», dijo Obama, evocando las declaraciones de fetichismo nacional desde la década de 1930. Como el historiador Alfred W. McCoy ha señalado, era el devoto de Hitler, Carl Schmitt, quien dijo: «El soberano es el que decide la excepción.» Esto resume el americanismo, la ideología dominante en el mundo. Que no se ha reconocido como una ideología depredadora es el logro de un lavado de cerebro igualmente no reconocido. Insidioso, no declarado, presentado ingeniosamente como la iluminación en la marcha, su vanidad insinúa la cultura occidental. Crecí en una dieta cinematográfica de la gloria americana, casi toda ella una distorsión. No tenía ni idea de que era el Ejército Rojo que había destruido la mayor parte de la maquinaria de guerra nazi, a un costo de hasta 13 millones de soldados. Por el contrario, las pérdidas estadounidenses, incluyendo en el Pacífico, fueron 400.000. Hollywood invirtió las cifras.

La diferencia ahora es que se invita a los espectadores en las salas a experimentar  la «tragedia» de los psicópatas estadounidenses que tienen que matar a personas en lugares distantes – al igual que el propio Presidente los mata. La forma de realización de la violencia de Hollywood, se puede concretar en el actor y director Clint Eastwood, que fue nominado a un Oscar este año por su película, ‘American Sniper’, que es sobre un asesino con licencia y chiflado. El New York Times lo describió como una «película patriótica, pro-familia, que rompió todos los récords de asistencia en sus días de apertura».

No hay películas heroicas sobre el abrazo de Estados Unidos con el fascismo. Durante la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos (y Gran Bretaña) fueron a la guerra contra los griegos que habían luchado heroicamente contra el nazismo y se resistían  al avance del fascismo griego. En 1967, la CIA ayudó a llevar al poder a una junta militar fascista en Atenas – como lo hizo en Brasil y la mayor parte de América Latina. Alemanes y europeos del este que habían actuado en connivencia con la agresión nazi y los crímenes contra la humanidad se les dio refugio en los EE.UU.; muchos fueron mimados y sus talentos recompensados. Wernher von Braun fue el «padre», tanto de la bomba de terror V-2 nazi como del programa espacial de Estados Unidos.

En la década de 1990, como las ex repúblicas soviéticas, Europa del Este y los Balcanes se convirtieron en puestos militares de la OTAN; a  los herederos de un movimiento nazi en Ucrania se les dio su oportunidad. Responsables de la muerte de miles de judíos, polacos y rusos durante la invasión nazi de la Unión Soviética, el fascismo ucraniano fue rehabilitado y su «nueva ola» aclamada por el ejecutor como «nacionalistas».

Esto llegó a su apogeo en 2014, cuando el gobierno de Obama gastó $ 5000 millones en un golpe de Estado contra el gobierno electo. Las tropas de choque eran neonazis conocidos como el sector derecho y Svoboda. Sus líderes son Oleh Tyahnybok, quien ha pedido una purga de la «mafia de judíos de Moscú» y «otra escoria», como son los gays, las feministas y los de la izquierda política.

Estos fascistas están ahora integrados en el gobierno golpista Kiev. El primer vicepresidente del Parlamento de Ucrania, Andriy Parubiy, líder del partido de gobierno, es co-fundador de Svoboda. El 14 de febrero, Parubiy anunció que estaba volando a Washington conseguir «que EE.UU. nos dé armas modernas de alta precisión». Si tiene éxito, será visto como un acto de guerra por parte de Rusia.

Ningún líder occidental ha hablado sobre el resurgimiento del fascismo en el corazón de Europa – con la excepción de Vladimir Putin, cuyo pueblo perdió 22 millones de personas con la invasión nazi que llegó a través de la frontera de Ucrania. En la reciente Conferencia de Seguridad de Munich, la Subsecretaria de Obama de Estado de Asuntos Europeos y de Eurasia, Victoria Nuland, despotricó sobre los líderes europeos por oponerse al armamento estadounidense del régimen de Kiev. Se refirió a la ministra de Defensa alemán como «el ministro de derrotismo». Fue Nuland que planeó el golpe de Estado en Kiev. La esposa de Robert D. Kagan, una líder «neocon» luminaria y co-fundadora del Proyecto de extrema derecha para un Nuevo Siglo Americano, fue asesora de política exterior de Dick Cheney.

El golpe de Nuland no fue solo planear. Pero a la OTAN se le impidió apoderarse de la base rusa histórica, legítima, de aguas cálidas  la Base Naval de Crimea. La población mayoritariamente rusa de Crimea – anexada ilegalmente a Ucrania por Nikita Kruschev en 1954 – votó abrumadoramente el volver a Rusia, como lo habían hecho en la década de 1990. El referéndum fue voluntario, popular y observado a nivel internacional. No hubo invasión.

Al mismo tiempo, el régimen de Kiev se volvió contra la población de etnia rusa en el este con la ferocidad de la limpieza étnica. Desplegando las milicias neonazis a la manera de las Waffen-SS, bombardearon y sometieron  a las ciudades y pueblos al asedio. Utilizaron una hambruna masiva como arma, cortando la electricidad, congelaron las cuentas bancarias, paralizaron la seguridad social y las pensiones. Más de un millón de refugiados huyeron a través de la frontera con Rusia. En los medios de comunicación occidentales, se convirtieron en un pueblo que trata de escapar a  »la violencia» causada por la «invasión rusa». El comandante de la OTAN, el general Breedlove – cuyo nombre y las acciones podrían haber sido inspirado por Stanley Kubrick Dr. Strangelove – anunció que 40.000 soldados rusos se fueron «concentrando». En la era de la evidencia a través de los satélites, no se ofreció prueba alguna.

Estas personas de habla rusa y bilingües de Ucrania – un tercio de la población – han buscado durante mucho tiempo una federación que refleje la diversidad étnica del país y es a la vez autónoma e independiente de Moscú. La mayoría no son «separatistas», sino ciudadanos que quieren vivir con seguridad en su patria y se oponen a la toma de poder en Kiev. Su rebelión y el establecimiento de «estados» autónomos son una reacción a los ataques de Kiev contra ellos. Poco de esto se ha explicado al público occidental.

El 2 de mayo de 2014, en Odessa, 41 rusos étnicos fueron quemados vivos en la sede sindical con la policía en espera. El líder del Sector Derecho Dmytro Yarosh elogió la masacre como «otro día brillante de nuestra historia nacional». En los medios de comunicación estadounidenses y británicos, esto fue reportado como una «tragedia turbia» resultante de «enfrentamientos» entre «nacionalistas» (neo-nazis) y «separatistas» (la gente  que iba a recoger firmas para un referéndum sobre una Ucrania federal).

The New York Times ha enterrado la historia, después de haber despedido como avisos de propaganda rusos sobre las políticas fascistas y antisemitas de los nuevos clientes de Washington. The Wall Street Journal condenó a las víctimas – «Fuego mortal en Ucrania probablemente desatado por los rebeldes, dice el Gobierno». Obama felicitó a la Junta por su «moderación».

Si Putin puede ser provocado para que viniera en su ayuda, su papel «paria» pre-ordenado en Occidente justificará la mentira de que Rusia está invadiendo Ucrania. El 29 de enero, el máximo comandante militar de Ucrania, el general Viktor Muzhemko, casi sin darse cuenta desestimó la propia base argumental de los Estados Unidos y las sanciones de la UE sobre Rusia cuando dijo en una conferencia de prensa enfáticamente: «El ejército ucraniano no está luchando con las unidades regulares del Ejército ruso» . Había «ciudadanos» que eran miembros de «grupos armados ilegales», pero no hubo invasión rusa. Esto no fue noticia. Vadym Prystaiko, viceministro de Relaciones Exteriores de Kiev, ha llamado a la «guerra a gran escala» con una Rusia poseedora de armas nucleares.

El 21 de febrero, el senador estadounidense James Inhofe, republicano de Oklahoma, presentó un proyecto de ley que autorizaría el envío de las armas americanas para el régimen de Kiev. En su presentación del Senado, Inhofe utiliza fotografías que alegaba eran de las tropas rusas que cruzan a Ucrania, que durante mucho tiempo han sido expuestas como falsos. Era una reminiscencia de cuadros falsos de Ronald Reagan de una instalación soviética en Nicaragua, y pruebas falsas de Colin Powell ante la ONU de armas de destrucción masiva en Irak.

La intensidad de la campaña de desprestigio en contra de Rusia y la representación de su presidente como la pantomima de un villano es diferente a todo lo que he conocido como reportero. Robert Parry, uno de los periodistas de investigación más destacados de Estados Unidos, que reveló el escándalo Irán-Contras, escribió recientemente: «Ningún gobierno europeo, salvo la Alemania de Adolf Hitler, ha tenido a bien enviar tropas de asalto nazis para hacer la guerra a una población nacional, pero sí el régimen de Kiev y lo ha hecho a sabiendas. Sin embargo, a través de medios de comunicación / espectro político de Occidente, ha habido un estudiado esfuerzo para encubrir esta realidad hasta el punto de ignorar los hechos que han sido bien establecidos … Si usted se pregunta cómo el mundo podría tropezar y caer en la tercera guerra mundial – tanto como lo hizo en la primera guerra mundial hace un siglo – todo lo que necesita hacer es mirar a la locura sobre Ucrania que ha demostrado ser impermeable a los hechos o la razón «.

En 1946, dijo el fiscal del Tribunal de Nuremberg a los medios alemanes:. «El uso de los conspiradores nazis de la guerra psicológica es bien conocida Antes de cada gran agresión, con algunas pocas excepciones basadas en la conveniencia, iniciaron una campaña de prensa calculada para debilitar a sus víctimas y preparar al pueblo alemán psicológicamente para el ataque … En el sistema de propaganda de Hitler el estado en que estaba la prensa diaria y la radio que eran las armas más importantes «. En The Guardian el 2 de febrero, Timothy Garton-Ash llama, en efecto, a una guerra mundial. «Putin debe ser detenido», dijo el titular. «Y a veces sólo las armas pueden detener las armas.» Reconoció que la amenaza de la guerra podría «nutrir una paranoia rusa de cerco»; pero que estaba bien. Comprobó el equipo militar necesario para el trabajo y aconsejó a sus lectores que «Estados Unidos tiene el mejor kit».

En 2003, Garton-Ash, profesor de Oxford, repite la propaganda que llevó a la masacre en Irak. Saddam Hussein, escribió, «como [Colin] Powell ha documentado, ha almacenado grandes cantidades de horribles armas químicas y biológicas, y está ocultando lo que queda de ellas. Él todavía está tratando de conseguir las nucleares.» Alabó a Blair como «intervencionista liberal cristiano gladstoniano». En 2006, escribió: «Ahora nos enfrentamos a la próxima gran prueba de Occidente después de Irak: Irán.»

Los estallidos – o como prefiere Garton-Ash, su «ambivalencia de liberal torturado» – no son las típicas de los de la élite liberal transatlántica que han llegado a un acuerdo fáustico. El criminal de guerra Blair es su líder perdido. The Guardian, en el que la pieza de Garton-Ash apareció, publicó un anuncio de página completa de un bombardero americano sigiloso. En una imagen amenazadora del monstruo de Lockheed Martin pusieron las palabras: «El F-35 GRANDE Para Gran Bretaña.». Este «kit» americano costará a los contribuyentes británicos £ 1,3 mil millones, sus predecesores modelo F han depredado en todo el mundo. En sintonía con su publicista, un editorial de The Guardian ha exigido un aumento en el gasto militar.

Una vez más, hay un propósito serio. Los gobernantes del mundo quieren Ucrania no sólo como una base de misiles; quieren su economía. El nuevo ministro de Finanzas de Kiev, Nataliwe Jaresko, es un ex alto funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos a cargo de la «inversión» en el extranjero. Se le dio a toda prisa la ciudadanía ucraniana. Quieren a Ucrania por su abundante gas; El hijo del vicepresidente Joe Biden está en la junta directiva de la mayor compañía de petróleo, gas y fracking de Ucrania. Los fabricantes de semillas transgénicas, empresas como el infame Monsanto, quieren el rico suelo agrícola de Ucrania.

Por encima de todo, quieren al poderoso vecino de Ucrania: Rusia. Quieren balcanizar o desmembrar Rusia y explotar la mayor fuente de gas natural en la tierra. A medida de que se derrite el hielo del Ártico, quieren el control del Océano Ártico y sus riquezas energéticas y la larga frontera terrestre ártica de Rusia. Su hombre en Moscú solía ser Boris Yeltsin, un borracho, que entregó la economía de su país a Occidente. Su sucesor, Putin, ha reestablecido a Rusia como nación soberana: este es su crimen.

La responsabilidad del resto de nosotros es clara. Consiste en identificar y exponer las mentiras imprudentes de los belicistas y nunca en connivencia con ellos. Hay que volver a despertar a los grandes movimientos populares que provocaron escisiones  en  los estados imperiales modernos. Lo más importante, es evitar que nos conquisten: nuestra mente, nuestra humanidad, nuestro amor propio. Si permanecemos en silencio, ellos van a ganar la batalla. Y un holocausto nos hace señas.

John_Pilger.jpeg

Traducción de Ricardo Ferré

John Pilger
Publicado por Ricardo Ferré en Federación de Bases

Libro «La CIA contra América Latina» denuncia conspiración permanente

Publicado el 2/27/15 • en Ontrainjerencia

cubadebate_ageePhilip Agee (1935-2008).

 

ANDES – El libro presentado en la ciudad de Guayaquil titulado «La CIA contra América Latina. Caso especial: Ecuador», del escritor ecuatoriano Jaime Galarza y el periodista Francisco Herrera Arauz, revela la permanente intromisión de ese órgano de inteligencia estadounidense y su injerencia en partidos políticos y sindicatos de este país en la década de los años 60 del siglo pasado.
Este nuevo texto se basa en entrevistas a Philip Agee (1935-2008), quien fuera identificado como un exoficial de operaciones de ese órgano estadounidense durante 12 años y el autor del libro «Inside the Company: CIA Diary», de 1975, donde relata sus experiencias en la CIA.
Galarza dijo en entrevista con el diario ecuatoriano El Telégrafo  que «La nómina de agentes ecuatorianos de la CIA era de alrededor de 200 personas, que ocupaban en esa época (la década de los años 60 pasados) funciones diversas en el Estado: en las Fuerzas Armadas, en la Policía, en los partidos políticos del país, del centro, izquierda y derecha, en las universidades, en la  FEUE (Federación de Estudiantes Universitarios), en el movimiento sindical, entre otros».
El escritor ecuatoriano apuntó que aunque han pasado los años, la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos es cada vez más fuerte, porque a pesar de las revelaciones sobre el intervencionismo en todas partes, las necesidades de EE.UU de sustentar políticas de agresión como las de Libia, Iraq y Afganistán (…) hace que ese país, lejos de eliminar a la agencia, la haya fortalecido.
Afirmó que los métodos sobre los cuales habla Philip Agee son los mismos que actualmente emplea la CIA, lo mismo en Ecuador que en Venezuela, en todos estos procesos de desestabilización de gobiernos progresistas.
Por su parte, el periodista Herrera Arauz valoró la importancia de que esa situación sea denunciada por aquello de que podría volver a ocurrir y sugirió que su país debería pensar seriamente en enfrentar este tema con una demanda aún cuando hayan pasado 50 años, porque las violaciones a los derechos humanos no prescriben.
«(…) Destruyeron la democracia, Ecuador había tenido un período estable de democracia que fue destruido por maniobras de la CIA, como se evidencia, según cuenta Agee; luego vendrían los WikiLeaks (cables revelados por ese portal liderado por Julian Assange), en donde uno se entera de estas cosas en forma parecida y esto también es parte crítica», afirmó.
Según dijo, es posible que hasta sean los mismos personajes, y hasta puede que el 99% de quienes estuvieron vinculados estén muertos, pero dejaron un pasado histórico que sigue repitiéndose.
Entre los hechos ocurridos en esa época en Ecuador y que hacen sospechar a los autores de la presencia en el país del órgano de inteligencia norteamericano, citaron la muerte del expresidente Jaime Roldós, en 1981, las protestas y muertes estudiantiles durante el mandato del socialiscritiano Camilo Ponce Enríquez (1956-1960) y los escenarios que debió enfrentar el expresidente Carlos Julio Arosemena (1961-1963), derrocado tras el establecimiento de las relaciones con la entonces Unión Soviética.

Punto y seguido

por Nazanín Armanian

Obama castiga a Al Sisi desde la trampa de la Libia «liberada»

27 feb 2015

La Casa Blanca ha reprobado el ataque de la aviación egipcia el 16 de febrero, al parecer, sobre las posiciones de los grupos islamistas en la ciudad libia de Derna por vengar la decapitación de 21 trabajadores coptos egipcios atribuidos al Estado Islámico (EI). El Cairo, irritado, no dudó en revelar que la sorpresa de Washington por los ataques era fingida y el Pentágono sí tenía conocimiento previo de los mismos. Y más sorpresa: EEUU no ha denunciado al agresor ante el Consejo de Seguridad por carecer de la autorización de la ONU, y ha rechazado su petición para intervenir militarmente en Libia contra los islamistas armados. Pero, ¿no habría que luchar contra los yihadistas? ¿Por qué considera que el ataque de Egipto es diferente de la coalición anti-EI que dirige en Irak y Siria? ¿Protege Obama al EI? ¿Cómo se explica el avance relámpago del grupo terrorista desde el Irak ocupado por EEUU a Siria y luego a Libia y otros países africanos?
Wesley Clark, el excomandante de la OTAN acaba de confirmar el secreto a voces: que el Estado Islámico fue creado por los (aliados de) EEUU. ¿Se refiere al Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico (CCG) que agrupa a los jeques oligarcas? Pues, junto con EEUU y Turquía ha puesto el grito en el cielo por el atrevimiento de Al Sisi. Qatar incluso ha retirado a su embajador de El Cairo.
Ahora bien. Surgen dos preguntas que requieren respuestas:
1. ¿Qué oculta la agresión egipcia a Libia?
2. ¿Por qué EEUU está tratando mal a Egipto, su aliado estratégico?
Los objetivos del generalísimo Al Sisi
Casi dos años después del golpe de Estado encabezado por el mariscal Abdelfatah Al Sisi y financiado por los wahabitas de Arabia Saudi y los Emiratos Árabes Unidos contra el presidente Mohamad Morsi de Hermanos Musulmanes (HM), organización islamista apreciada por Obama, la tensión social aumenta paralela a la dura represión contra las voces críticas de una población cansada de esperar reformas económicas y sociales prometidas que no llegan. Por si fuera poco para la mafia militar gobernante, propietaria del 40% de las fortunas del país, crece de forma espectacular la amenaza de los grupos armados, desde la frontera occidental y en la península del Sinaí, que pretenden desestabilizar al país árabe más poblado del mundo.
Hay gestos de Al Sisi que hacen poco creíble su pena por el asesinato de sus compatriotas en Libia, y no solo porque ni intentó negociar con los secuestradores o que su voluntad de «proteger a los egipcios» lanzando bombas sobre sus posiciones pondría en mayor peligro la vida de cerca de 250.000 trabajadores emigrados a Libia, sino también porque:
. No ha tenido la misma contundencia ante el asesinato de otros 10 egipcios el año pasado en Libia; ni ante el crimen cometido contra decenas de coptos en su propio país, o la  reciente muerte de unos 30 hinchas de fútbol en El Cairo por la policía.
. Sigue  manteniendo las medidas  discriminatorias contras los cristianos, como registrar la religión en los carné de identidad o la ley de «difamación religiosa», o las que impiden la adhesión de las minorías religiosas a las fuerzas de seguridad.
Por lo que los objetivos reales pueden ser otros:
1. En casa:
. Exportar la profunda crisis social y correr una cortina de humo sobre su incapacidad en resolver los graves problemas del país, desviando las atenciones hacia el «enemigo extranjero». Un hábil Al Sisi ha conseguido el apoyo de algunos sectores nacionalistas con el síndrome de Estocolmo, a pesar de que son críticos con sus políticas domésticas.
. Atemorizar a los opositores internos, exhibiendo su mano de hierro: no dudará en emplear armas contra sus adversarios.
2. En la región:
. Parar la estrategia desestabilizadora de la OTAN, y sin querer, desmontar el resultado de la «misión humanitaria» de la Alianza, que iba a salvar a los libios de un feroz dictador: algunos miles mueren por las bandas armadas patrocinadas por la coalición que derrocó a Gadafi y otros miles empujados por el instinto de supervivencia se lanzan a un Mediterráneo convertido en cementerio de aquella gente desesperada. El diario oficial Al Ahram ha acusado directamente a EEUU, Turquía y Qatar de financiar a los yihadistas de Libia.
. Fortalecer las posiciones de su doble libio, el general retirado  Khalifa Belqasim Haftar, ciudadano estadounidense, que ha declarado la guerra a los demás grupos rebeldes.  Al Sisi pretende obtener el apoyo de los occidentales para él con el fin de verle en el poder en Trípoli. De este modo, además de conseguir estabilidad en su larga frontera, podrá participar en el botín de las riquezas naturales de la Libia desahuciada.
. Extender su ofensiva contra los HM desde dentro hacia fuera del país, presentándose el héroe salvador de las poblaciones azotadas por el islamismo y liderar la lucha contra el EI, ahora que Obama muestra su falta de voluntad en derrotarlo. Además, si EEUU puede atacar a los «terroristas» de otros países ¿por qué no puede hacerlo él?
Pulso entre Obama y Al Sisi
Desde el golpe militar del 2013 y el cambio en la geopolítica de Egipto, el general intenta reducir la dependencia político-militar del país a EEUU, ya que Obama sigue apoyando a los grupos islamitas en toda la región. Al Sisi, que señala al Islam como fuente ideológica del terrorismo, choca con un Obama que —al igual que Bush— insiste en que sus guerras de conquista de los países «musulmanes» con grandes recursos naturales no va contra el Islam. Y Obama en este caso no miente.
La gota que ha colmado el vaso de Washington fueron las negociaciones y acuerdos realizados entre Al Sisi y Vladimir Putin, de visita oficial al país de los faraones,  el 10 de febrero de 2015. Este encuentro fue un mensaje de ambos presidentes a Washington avisando de que no sólo no puede aislar a una potencia como Rusia, sino que Putin puede intentar convertir a Egipto en un socio estratégico clave, y que El Cairo, a pesar de los países del CCGP y Occidente, tampoco se quedará solo. Entre los acuerdos de Putin, que es el primer jefe de una gran potencia que visita al golpista Al Sisi, y su homólogo africano, está nada menos que excluir el dólar en sus transacciones y usar las monedas nacionales y aumentar su nivel de comercio que ya en 2014 experimentó una subida del 50% respecto al 2013 —ya operan en Egipto unas 400 empresas rusas—. Rusia, que ha ofrecido a Egipto integrarse en la Unión Económica Euroasiática, invertirá en las industrias del transporte, petroquímicas, turística y nuclear egipcias, y ¿cómo no? va a venderle armas por el valor de 3,5 millones de dólares. De hecho, su regalo al general fue un Kaláshnikov, cuando este país necesita viviendas, agua, luz, trabajo y pan, y no ser un almacén de armas de distintos países: Al Sisi ha comprado armas a China y ha ultimado la compra de 24 aviones Rafale a Francia por el valor de 5,2 mil millones de euros.
Ahora bien, Egipto está atado de pies y manos al Pentágono: la dependencia político-militar del régimen egipcio a EEUU está tan garantizada que Obama le sigue otorgando hasta 1.3 mil millones de dólares anuales en ayuda militar.
«Roma no paga a traidores»
La política de Washington respecto a este país forma parte de su programa en marcha para toda la región: rediseñar el mapa político-geográfico de Oriente Próximo y de África, y es posible que el mariscal haya caído en una trampa mortal: la grabación y emisión masiva de la quema del piloto jordano así como los coptos por EI (cuya misión no es instalar ningún califato ni Estado, sino provocar caos  y borrar fronteras establecidas en la II Guerra Mundial), sin duda es una provocación para empujar a Jordania y Egipto a entrar militarmente en un conflicto que se dirige desde la OTAN. Si no fuera por un premio más suculento que este, no se entendería que Obama sacrificara la estabilidad  de países como Egipto o Irak ante los pies del EI.  Por cierto, un Egipto débil, dependiente,  pobre y en guerra contra «los países musulmanes» también tranquiliza a su vecino israelí.
¿Fracasó el  timo de la «misión humanitaria»?
En absoluto. No solo EEUU, sino los mismos gobiernos europeos que hoy se quejan por la oleada de refugiados libios o por los yihadistas han aterrizado a las puertas del continente, al atacar a Libia durante su falsa «primavera» tenían la santa intención de recolonizarla: por eso votaron  la Resolución 1973 de 2011 del Consejo de Seguridad que les pedía «tomar las medidas necesarias para proteger a los civiles» y durante siete meses lanzaron toneladas de bombas sobre su población.
Destruir el Estado Libio, y provocar anarquía en Sahel -desde Malí, Nigeria hasta Camerún-, a través de los criminales de guerra, guardianes de los intereses de la bancas y las empresas privadas de recursos naturales, forma parte de  la «Operación Nueva Normalidad» de EEUU en África y su nuevo reparto. Que pretenda alargar los conflictos que va abriendo en el  »teatro de guerras simultáneas»  para luego ocupar militarmente aquellos territorios de interés, explotados por enemigos y rivales como China, Rusia, Francia, Italia y España.
Libia-Egipto: el Irak-Siria de África
El caso en Libia y una mayor tensión en la región puede afectar al suministro del 85% del petróleo libio que llega a Europa, agravando el desplome de la producción que en 2010 fue de 1,6 millones de barriles por día y hoy es de 300.000. Es más, podrá paralizar el flujo del gas que corre por el Gasoducto Greenstream que une Libia a Italia.
124279_3
Mientras Libia cae a pedazos y Gadafi al igual que Saddam, puede convertirse en la memoria futura de los libios de verdugo a héroe y a mártir,  el dúo Libia-Egipto va camino de convertirse en el Irak-Siria de África.
La expresión del arrepentimiento de Obama en agosto de 2014 por no haber enviado fuerzas de ocupación terrestre a Libia plantea una pregunta: ¿prepara una invasión sigilosa terrestre a éste país como lo está haciendo en Irak?

VENEZUELA

Maduro: CNN era encargado de difundir video que activaría plan golpista

Publicado el 3/04/15 • en Contrainjerencia

 conspiracion11

El presidente de la República, Nicolás Maduro, señaló este martes que la grabación de un reducido grupo de militares golpistas de la Fuerza Aérea, con el fin de poner en marcha el plan golpista, iba a ser presentado en Venezuela por el canal de televisión Televen, y en el extranjero por la cadena CNN.
Indicó que el texto que iba a ser leído por los golpistas en el video fue dictado por «un político de la IV República que desde Nueva York dicta, por Skype, el documento a un oficial patriota cooperante, que ellos creían que habían captado; y que iba a ser leído por los encapuchados».
«Este señor dice que la televisora nacional que iba a transmitir el video era Televen, eso está en investigación» y a nivel internacional a través de la cadena CNN, informó este martes el jefe de Estado durante la emisión de su programa En Contacto con Maduro, en el cual presentó un audio donde se escucha la voz de un hombre identificado como Carlos Osuna Saraco, alias «Guillermo» y alias «Miguel», quien se encuentra en la ciudad de Nueva York y ha sido acusado como uno de los financistas de la intentona golpista, dictando el discurso que sería leído por militares insurrectos en el video que sería emitido durante los ataques a objetivos estratégicos en Caracas.
Adicionalmente, Osuna Saraco está relacionado mediante varias llamadas telefónica con el exalcalde metropolitano, Antonio Ledezma, quien se encuentra detenido por su participación en el plan golpista.
Afirmó que el documento fue entregado en Venezuela por una funcionaria de la Embajada de Estados Unidos a uno de los insurrectos. «Desde Miami es fácil llenar de odio a Venezuela, manipulando sentimientos y buscando violencia», expresó Maduro.
El mandatario nacional manifestó que «un grupo de conjurados, porque graben un video y se aprendan cuatro lugares comunes de un guión preestablecido y posicionado por la campaña de los noticieros de las televisoras y toda la media internacional de la oligarquía no está por encima de lo Constitución, que es el gran poder de nuestra Patria».
Calificó a los sectores golpistas como «una visión fascista que desconoce la realidad» del país, la legitimidad del gobierno Bolivariano y el respaldo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.
Asimismo dio a conocer que presentará las pruebas del plan golpista ante la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y otras organizaciones internacionales.
Hoy Venezuela

Video: Escuche el discurso que habrían leído los militares tras su golpe de Estado en Venezuela
Publicado: 4 mar 2015 19:38 GMT | Última actualización: 4 mar 2015 21:27 GMT- RT
Carlos Osuna Saraco alias ‘Guillermo’, uno de los financiadores del golpe de Estado recientemente desarticulado en Venezuela, dictó por Skype el discurso que habría sido leído por un grupo de militares para exigir al mandatario venezolano Nicolás Maduro la entrega del poder. 
«Los militares que integramos este movimiento queremos dejar claro ante los venezolanos y ante el mundo que no tenemos vocación de hacer gobierno. Actuamos hoy en defensa estricta de nuestra soberanía y en auxilio de una población maltratada en la herida que nos lo reclama» comienza Carlos Osuna Saraco en una grabación de una conversación vía Skype desde Nueva York (EE.UU.). «Invocando la protección de Dios» y en base a unos artículos de Constitución, ‘Guillermo’ añade: «Desconocemos al régimen espurio e ilegal encabezado por el señor Nicolás Maduro», a quien insta a hacer entrega del poder. Seguidamente, Osuna afirma que su objetivo es constituir un gobierno de transición integrado por civiles.
Según Telesur, este discurso, grabado el pasado 7 de enero, pretendía ser transmitido el 12 de febrero de 2015 a través de medios nacionales e internacionales. Asimimo, en paralelo a la transmisión del video, dos aviones tucanes se habrían dispuesto a bombardear los objetivos estratégicos del plan golpista incluidos la sede de Gobierno venezolano, la Cancillería, la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y la cadena Telesur entre otros.

El pasado 12 de febrero Maduro reveló que habían «desarticulado y desmantelado» (…) «un atentado golpista contra la democracia, contra la estabilidad de nuestra Patria». El presidente venezolano aseguró que se trató «de un intento de utilizar a un grupo de oficiales de la aviación militar para provocar un atentado, un coletazo del golpe de Estado».

Implicación de Carlos Osuna Saraco en plan golpista en #Venezuela

http://youtu.be/C9Q2LYTwmyw

El único «derecho» que no tiene la oposición venezolana es a dar un golpe

Publicado: 26 feb 2015 18:03 GMT | Última actualización: 26 feb 2015 18:40 GMT – RT
.

por Karen Méndez

La oposición venezolana, que agrupa a los sectores más adinerados del país, tiene todos sus derechos políticos garantizados: si quieren marchar, marchan; si quieren denunciar por los medios de comunicación nacionales e internacionales cualquier cosa, así sea mentira y no tengan pruebas, lo denuncian; si quieren votar, votan; si quieren postularse a cargos de elección popular se postulan y si son electos se les reconoce; si quieren reunirse, se reúnen; si quieren hablar con el Presidente, hablan con el Presidente; si quieren que venga un funcionario del Vaticano para que sea garante del diálogo, viene un enviado del Vaticano; si se quieren levantar de la mesa y congelar el diálogo con el Presidente, se levantan, lo congelan y no pasa nada; si quieren hacer una gira internacional para denunciar por el mundo «los abusos» del Gobierno con total libertad hacen la gira; si quieren ser visitados por cuestionados ex presidentes, son visitados; y hasta si quieren recibir financiamiento del exterior, lo reciben violando libremente las leyes, tal como lo ha evidenciado el Gobierno de Barack Obama al autorizar para el año 2015 unos 5.5 millones de dólares para apoyar a la oposición venezolana.
La oposición de Venezuela lo tiene todo. El único «derecho» que no tiene es a dar un golpe de estado y con ello provocar una guerra civil en el país.
Nunca antes en la historia de Venezuela una oposición había tenido tantos derechos garantizados, una realidad que nadie puede negar. Sólo basta con revisar la historia y confirmar que durante los 40 años que gobernaron (1958-1998), desaparecieron y asesinaron a más de 3 mil venezolanos opositores de entonces, y encarcelaron y torturaron a otros cientos de estudiantes, trabajadores, sindicalistas e incluso ilegalizaron por cuatro décadas al Partido Comunista de Venezuela. 
Sin embargo, si se lee lo que divulgan las grandes corporaciones mediáticas sobre Venezuela o lo que dicen los partidos de la derecha mundial, se podría llegar a pensar que esta «democrática, sacrificada, noble y recién nacida oposición» esta condenada a ser encarcelada tan sólo por pensar distinto y querer un cambio en el país.
Recientemente hemos visto que distintos personajes alrededor del mundo, encabezados por el propio Presidente Barack Obama, han pedido la libertad de Leopoldo López, condenado el encarcelamiento del Alcalde Metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, implicado por los propios militares convictos y confesos en planes de golpes de estado, y han rechazado el procedimiento legal que se sigue contra María Corina Machado por generar violencia con sus llamados a «la salida» y luego pedir una intervención extranjera.
A estos 3 dirigentes los presentan como las víctimas de un «régimen opresor». Pero ninguno dice que estos 3 dirigentes son reincidentes en sus acciones antidemocráticas.
Todos fueron protagonistas del golpe de estado de abril de 2002 contra el Presidente Hugo Chávez provocando 19 muertos, que derogaron todos los poderes públicos y suspendieron todas las garantías constitucionales durante las 48 horas en las que fueron gobierno en 2002, que todos  participaron en el golpe petrolero de 2002-2003, que luego de perder el referéndum revocatorio de 2004 llamaron a acciones violentas de calle, que son aliados de los sectores más guerreristas de EEUU, del sionismo israelí y de Álvaro Uribe Vélez. No dicen que en 2009, esta oposición a través del apoyo del terrorista internacional Luis Posada Carriles (cubano formado por la CIA que ejecutó los peores ataques terroristas en la región como la voladura del avión de Cubana de Aviación en 1976) intentó provocar acciones terroristas comandadas por el también terrorista Francisco Chávez Abarca, hoy condenado a 30 años de prisión en Cuba tras haber confesado su participación en cientos de atentados terroristas.
Estos que hoy levantan la voz en apoyo a la oposición, no dicen que en 2013 estos personajes se burlaron de la muerte del Presidente Chávez hasta casi provocar la ira del pueblo chavista y generar un enfrentamiento entre hermanos, y que el 14 de abril de 2013 tras no asumir una nueva derrota electoral llamaron a todos sus grupos violentos a salir a las calles a «drenar la arrechera», lo que provocó el asesinato de 11 chavistas. Todas estos personajes, que  fueron perdonadas por el Presidente Chávez el 31 de diciembre de 2007 a través de una amnistía, siguen apostando por los caminos violentos y anticonstitucionales. Son ellos los que se han negado al diálogo y a la paz.
El pasado 12 de febrero de 2014 llamaron a toda su militancia a salir a las calles para derrocar al Presidente Maduro, un llamado que incluyó innumerables acciones violentas de calle, infiltración del paramilitarismo colombiano y que provocó el asesinato de 43 personas, la quema de universidades, hospitales, espacios públicos y privados generando pérdidas para la nación calculadas en unos 10 mil millones de dólares, según cifras oficiales.
Las corporaciones mediáticas que hoy hablan todos los días de Venezuela, callaron cuando en este país los gobiernos amigos de EEUU cometieron las más horrendas masacres, como la de Cantaura, Yumare, El Amparo o la del Caracazo, tan sólo en esta última asesinaron a unos 3 mil venezolanos opositores entre el 27 de febrero y el 3 marzo de 1989, y a muchos los sepultaron en fosas comunes. Ahora, sin ningún tipo de vergüenza, arman escándalos internacionales supuestamente indignados porque el Gobierno no respeta los derechos humanos y encarcela a los que «piensan distinto» cuando saben que no hay un solo asesinado, desaparecido, torturado o preso político, porque lo que hay son políticos presos por delitos cometidos. Son estas corporaciones mediáticas las que han creado campaña de satanización y desprestigio contra Venezuela calificando al Presidente Nicolás Maduro como un tirano, déspota y autoritario, tan sólo porque no se deja dar un golpe y permite que la justicia actúe y encarcele a todas aquellas personas vinculadas con acciones violentas, antidemocráticas y anticonstitucionales.
¿Y qué pretendían? ¿Que como Presidente Maduro se cruce de brazos, se siente en un sofá y permita que dirigentes como Leopoldo López, María Corina Machado, Antonio Ledezma y Julio Borges concreten sus planes golpistas y provoquen guerra civil? ¿Debe Maduro permitir que ellos, en complicidad con EEUU, tal como lo han revelado los militares detenidos, bombardeen Telesur, el Ministerio de la Defensa, el Palacio de Gobierno, el Consejo Nacional Electoral y la Asamblea Nacional? ¿Qué haría cualquier Presidente del mundo ante una insurrección de este tipo? ¿Deben los venezolanos complacer los caprichos de una minoría adinerada que quiere borrar del mapa a los más pobres, a los chavistas? No, la oposición tiene todos sus derechos garantizados, lo que no tienen es derecho a asesinar, bombardear, violar la Constitución, pasar por encima de la voluntad popular y provocar una guerra civil.
Ahora sale Estados Unidos, Álvaro Uribe Vélez y los personajes más oscuros del Partido Popular español, todos responsables de miles de muertos alrededor del mundo, a decir que se encuentran horrorizados, perturbados y perplejos porque el pasado 24 de febrero de 2015 un funcionario policial en el Estado Táchira asesinó a un joven inocente de apenas 14 años, hecho repudiado y condenado por toda la sociedad y el Gobierno Bolivariano en pleno. Pero ¿cómo creer que Obama, Uribe, Aznar y sus cómplices, quienes han provocado guerras, invasiones y han masacrado a sus propios pueblos, ahora sientan dolor y pena por la muerte de un joven venezolano?, ¿Cómo entender que el Gobierno de Estados Unidos se sienta preocupado por la muerte de este joven, cuyo asesino ya está preso, imputado y el jefe de la policía de ese estado destituido, y no sientan preocupación por los policías blancos de su país que han asesinado indiscriminadamente a varios jóvenes afroamericanos, y que además están libres y protegidos? ¿Hasta dónde llega la doble moral de estos asesinos?
Es evidente que estos personajes utilizan el tema de los derechos humanos y su defensa a los derechos civiles y políticos como una herramienta para invadir países o instalar Gobiernos títeres, tal como ya lo hicieron con Irak, Afganistán, Libia, Ucrania y Siria, entre otros.
El problema de Estados Unidos contra Venezuela no es con Maduro ni lo fue con Chávez, porque no es un problema de personajes, es un problema de intereses. Estados Unidos, que tiene el 5% de la población mundial consume 20% de la producción petrolera de todo el planeta, necesitan 20 millones de barriles de petróleo diarios para sostener su hegemonía, pero apenas logran producir 9.6 millones de barriles al día, cifra que incluye el petróleo de esquisto que han logrado extraer en estos últimos años a través del método fracking, que tantos daños ha provocado en los seres humanos y en el planeta tierra.
Mientras tanto, Venezuela, país que no controlan desde 1998, tiene las mayores reservas petrolíferas del mundo, aproximadamente 513 mil millones de barriles de petróleo extraíbles, más que cualquier otro país de la OPEP. Se estima que en los próximos 50 años, Venezuela será el único país del hemisferio occidental que podrá exportar petróleo.
Ya después de conocer estas cifras, cualquiera puede comprender «la preocupación» creciente de Estados Unidos por Venezuela, por qué ha emitido más de 50 declaraciones en lo que va de año, por qué sostiene que el Gobierno Bolivariano va en una mala dirección y aseguran que aplicarán sanciones o tomarán cualquier medida para encausarlo. Ya se puede comprender por qué López, Ledezma y Machado en el «Acuerdo de Transición» que firmaron y divulgaron el pasado 11 de febrero de 2015 como señal para activar el golpe de estado, confiesan en ese plan de gobierno que lo primero que harán al tomar el poder es pedir financiamiento al Fondo Monetario Internacional y cambiar la Directiva de PDVSA, la tercera empresa petrolífera más importante del mundo. Dos medidas necesarias para que Estados Unidos recupere el control de Venezuela.
Teniendo la oposición venezolana mecanismos inéditos en su historia y en la historia mundial para cambiar constitucionalmente un Gobierno, como convocar un referéndum revocatorio a la mitad del período presidencial, que en este caso sería a partir de abril 2016 ¿por qué tanto desespero y utilizan los atajos y las salidas violentas, no democráticas?
La guerra del Gobierno de Estados Unidos contra Venezuela está declarada. Sólo basta seguir la ruta del petróleo para saber la ruta de la guerra.

Trabajadores desarrollan modelo de gestión en empresas recuperadas

Credito: Archivo

Por: Agencia Venezolana de Noticias (AVN) | Martes, 03/03/2015 08:23 AM | Aporrea
03 Mar. 2015.- La Ofensiva Obrera Productiva Hugo Chávez Frías impulsará el modelo de gestión socialista, dijo este martes Juan Bautista Arias, presidente del Comando del Sistema de Empresas Ocupadas.

«Este plan lo hicieron los trabajadores de las empresas ocupadas, recuperadas y otras que fueron creadas. Sigue siendo un plan de elaboración en tanto que cada una de esas unidades productivas debe definir cuáles son sus metas productivas. Al principio eran alrededor de 150 empresas, hoy vamos ya por más de 400 empresas», destacó el economista durante su participación en el programa El Desayuno, transmitido por Venezolana de Televisión.

El pasado mes de noviembre, el presidente de la República, Nicolás Maduro, solicitó a la clase obrera del país presentar, en un lapso de 10 días, un plan de crecimiento y expansión económica para empresas recuperadas por el Estado, dirigido al fortalecimiento de la economía en el año 2015.

«Con este plan queremos lograr una mejor articulación de las empresas, que sea un verdadero sistema y logremos derrotar la cultura de la importación; y que se desarrolle un modelo de gestión verdaderamente socialista donde las empresas se articulen con las comunidades vecinas», puntualizó Arias.

La reactivación de empresas recuperadas por el Gobierno Nacional, renovación del compromiso para enfrentar la guerra económica y garantizar la producción de alimentos para el pueblo venezolano fueron algunos de los principales objetivos planteados por más de 350 voceros de 55 sindicatos de trabajadores del sector alimentos que participaron en el Congreso de Trabajadores de esta área el pasado 4 de octubre.

El Plan de Ofensiva Obrera persigue elevar la moral de los trabajadores. En este sentido, Arias anunció la creación de las Brigadas Productivas Bolivarianas, conformadas por un voluntariado nacional de profesionales y técnicos. En los próximos días se abrirá un portal para las inscripciones de quienes quieran integrar estas brigadas.

Además, el próximo 16 de marzo se activará un Plan de Formación y Capacitación para los Trabajadores en el que se trabajará en conjunto con el Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (Inces), la Universidad Bolivariana de los Trabajadores Jesús Rivero (UBT), y la Universidad Simón Rodríguez.

«Esto permitirá fortalecer las capacidades de los trabajadores para el repunte económico que tendremos a finales de año, porque el 2016 será de reimpulso productivo», señaló Arias.

Agregó: «Es necesario privilegiar la producción nacional, esto tiene que ser una política de Estado».

Comunicado Oficial: Escritoras y escritores venezolanos manifestamos nuestro apoyo al Presidente Maduro

 Por: Prensa SVEC | Domingo, 01/03/2015 09:25 PM | Aporrea
Ante el intento de golpe de Estado y la sistemática agresión de la derecha nacional e imperial contra el gobierno que los venezolanos libremente elegimos, nosotros y nosotras, escritores y escritoras de todo el país, manifestamos nuestro irrestricto apoyo al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro.
La perversa campaña mediática y las violentas acciones desestabilizadoras que desde hace 15 años se han emprendido para generar situaciones que conduzcan a la intervención extranjera y al derrocamiento del gobierno bolivariano, han causado en su grotesca vesania incontables muertos y heridos y graves daños a bienes y espacios públicos, entorpeciendo la vida ciudadana y creando un permanente estado de provocaciones y zozobra. Poderosos medios de comunicación afiliados a la más desvergonzada y cínica derecha nacional e internacional, puntas de lanza dirigidas a neutralizar la opinión pública ante los ataques arteros perpetrados contra el proceso revolucionario desde sus inicios, distorsionan nuestra realidad o silencian sus positivos logros en su afán de deponer los poderes legítimos que nuestro pueblo se ha dado en dieciocho procesos electorales.
Las históricas luchas de los pueblos del mundo por hacer de la tierra lugar para la felicidad y la justicia social son presentadas como categorías deleznables, mientras acreditados organismos internacionales como la FAO dan cuenta de la progresiva derrota de la miseria y los logros sociales y culturales alcanzados en nuestra revolución. Como trabajadores de la literatura nos sentimos actores en la sensibilidad, la igualdad, el amor, la belleza y la inteligencia de un pueblo que se reconoce en su diversidad cultural y en su tradición libertadora desde que Simón Bolívar y Hugo Chávez, antes y ahora, fundaron y refun

[Mensaje cortado]  Ver mensaje completo

Área de archivos adjuntos
Vista previa del video de YouTube Tropas de la OTAN desfilan a 300 metros de la frontera rusa

Tropas de la OTAN desfilan a 300 metros de la frontera rusa

Vista previa del video de YouTube Implicación de Carlos Osuna Saraco en plan golpista en #Venezuela

Implicación de Carlos Osuna Saraco en plan golpista en #Venezuela

Deja un comentario