Las carroñas en el poder.

Las carroñas en el poder. Jimmy Calla Colana

Socios y compinches el Panzón y Cara Cortada
José Antonio Chang Escobedo gusta de los trajes oscuros y las camisas negras, luce como si fuera a un entierro. Las marcas de su rostro han sido pinceladas por gestos que revelan un hombre autoritario, capaz de llegar a las cosas más sórdidas. Hay arrugas en su frente pero sus pupilas no tienen un débil mirar, a diferencia del valse de Pinglo. Su mirada es la de un ave de rapiña, pero no de un águila o un majestuoso cóndor. Es la mirada del buitre que espera que la muerte convierta en carroña un cadáver para asaltarlo y comerlo.
Tal vez Chang, como su socio-cómplice Alan García, son la misma muerte que a diferencia de Midas que convertía en oro lo que tocaba, éstos convierten en carroña todo lo que tocan. ¿No convirtieron en carroña el otrora emblemático Estadio Nacional?
Chang, utilizó el cargo de Ministro,
o de sus delitos? y luego Premier para que cuatro empresas (de la que presuntamente sería accionista o utilizaría testaferros) relacionadas con su entorno y que han mantenido un persistente vínculo contractual con la Universidad San Martín de Porres, logren contratos para la remodelación de los colegios emblemáticos, a pesar de no acreditar experiencia en la actividad y mínimos requisitos, esas empresas son:
1.    Corporación Ejecutora de Obras SAC (Cedosac),
2.    Pérgola,
3.    Building SAC
4.  Instituto de Vivienda, Urbanismos y Construcción (IVUC) -esta de la facultad de ingeniería y arquitectura de la USMP-.
Estas empresas lograron contratos para la remodelación de los colegios emblemáticos pese a que no cumplen con acreditar experiencia y requisitos en la actividad.
Una de esas cuatro empresas es la Building SAC, que se adjudicó la remodelación de dos colegios emblemáticos por un monto total de S/. 33 millones. El arquitecto proyectista Vicente Rojas Roselino, quien trabajó en dicha empresa desde octubre de 2000 y julio de 2008, y posteriormente en el 2010 y 2011, ha señalado en más de una oportunidad «haber participado en el diseño de diferentes obras al interior de la Universidad San Martín, en la remodelación del departamento del ingeniero Chang, donde los enchapados de oro, plata, vidrios y cristales es lo sobresaliente, también la casa de Alan García en La Molina, con características superfluas y muchos adornos barrocos, así como la casa de playa del exrector Raúl Bao,  la casa del exjefe de la Oficina General de Administración del Minedu Jorge Guevara Zapata en Chosica».¿Cuánto se ha pagado por toda estas edificaciones parafernálicas? ¿De dónde salió la plata? ¿Llegó sola?
Es evidente que el ex ministro Chang Escobedo está vinculado a esa empresa. Pero como para que no queden dudas, hay un detalle que todavía no se ha hecho público y que a continuación se consigna.
Que en el año 2004,
cuando la Universidad San Martín de Porres inició —irregularmente con ayuda del otro inefable, Burga— su participación en el torneo Descentralizado del fútbol peruano, luego de comprar ilegalmente la categoría al Sport Coopsol, con dinero en crudo contante y sonante, coimeando a los presidentes de ese desaparecido club. Tuvo comosponsor nada menos que a la empresa ¡Building SAC!
Esta empresa, que durante el gobierno aprista fue elegida a dedo para remodelar dos colegios emblemáticos, ya se había vinculado con Chang Escobedo a través del equipo de fútbol de la USMP. Building SAC también auspició a este equipo, -que no merece estar en el descentralizado-, durante toda la campaña del año 2005.
De la misma manera la nueva sede de la Universidad San Martín en Lambayeque, en Chiclayo, fue construida por Building SAC entre diciembre de 2005 y julio de 2006, estas son pruebas irrefutables que la justicia tiene que merituar y castigar ejemplarmente a los mafiosos, tipificado en el Código Penal, en asociación ilícita para delinquir.
Otra empresa que durante el gobierno aprista
se vio beneficiada fue Cosapi SA. Esta sospechosa empresa, también tuvo la suerte de firmar 11 contratos con el Estado por un monto total de S/. 84 millones 907 mil para remodelar cinco colegios emblemáticos.
Lo que no se sabía hasta ahora es que en enero de este año, cuando el equipo de fútbol de la Universidad San Martín realizó su habitual presentación de indumentaria deportiva, una empresa llamada Cosapi Data (¿?) —que se quiere ocultar—  apareció como uno de los auspiciadores. Pero la empresa Cosapi Data forma parte del Grupo Cosapi Organización Empresarial y lógicamente cuenta con el respaldo de Cosapi, empresa que actúa en los campos de ingeniería, gerencia de proyectos y construcción.
Si bien actualmente Cosapi Data es uno de los sponsors del equipo de la USMP, su vínculo como auspiciador se remonta a la temporada 2009. Curiosamente, a inicios de ese mismo año, Cosapi SA recibía la buena pro para remodelar cinco colegios emblemáticos.
El arquitecto Rosalino,
de la empresa Building SA, ha sido también de la empresa inmobiliaria Puerta de Tierra, que en el año 2009 le vendió un departamento a precio «huevo» —en realidad un regalo— a Chang Escobedo en la urbanización Club Golf de los Inkas 1033, departamento 101, en Surco.
A la empresa Cedosac, se le entregó la buena pro de la remodelación del colegio Mercedes Cabello de Carbonera, otorgándole 587 mil 127 soles para la elaboración del expediente técnico y 29 millones 356 mil 388 soles para la ejecución de dicha obra. Sin embargo, se determinó que el anteproyecto de la remodelación fue ejecutada por el Instituto de Vivienda, Urbanismos y Construcción de la Universidad San Martín, otra empresa ligada al mafioso Chang, ¿en qué quedamos?
Chang Escobedo jamás se desligó de la USMP, —Universidad de la que se apropió ilícitamente— de los 56 meses que se desempeñó como ministro de Educación, siguió percibiendo al mismo tiempo su sueldo como rector de la Universidad San Martín. Unos 30 mil dólares mensuales. ¡Cobró a doble cachete!
Si analizamos los estados financieros de la USMP,
constatamos la existencia de un incremento en el patrimonio neto de la USMP. En el periodo 2011 esta fue de 206 millones 552 mil soles, mientras que en el año 2010 esta cuenta contaba con 31 millones 27 mil soles. La diferencia es sumamente clara, pueden aducir muchos artificios pero las cifras están ahí expuestas. No se puede justificar lo injustificable, ni explicar lo inexplicable.
Con respecto a los cheques cobrados por exfuncionarios del Minedu y familiares directos de estos, debe investigárseles, sancionarse doblemente por ser servidores públicos, y ejemplarmente a Luis Huaylinos Maraví, en su calidad de exjefe de la Oficina de Infraestructura Educativa, por las transacciones que realizó en dos bancos nacionales que superarían los 150 mil dólares, en octubre de 2009. También a Pedro Morales Gonzales, —quien no ha podido borrar todas las pruebas de su predecesor— quien ocupó el mismo cargo de Huaylinos Maraví, por la transacción financiera de 234 mil 67 soles, así como a los familiares directos de Asabedo Fernández Carretero, ex Secretario General del Minedu, por la transacción superior a los 45 mil 500 dólares en junio de 2010.
El Minedude la gestión aprista comprometió presupuesto para los expedientes técnicos de cinco colegios que han obtenido el código del Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP). Sin embargo, fueron incluidos también como colegios emblemáticos, por lo que se ha ocasionado un perjuicio económico al erario nacional por 45 millones 922 mil 498 soles.
También hay perjuicio económico a las arcas
del erario nacional por 7 millones 659 mil 677 soles, tras haber cambiado e incrementado los términos de referencia para favorecer a las empresas contratistas. Por ello, los operadores políticos de Chang y exfuncionarios Jorge Luis Guevara Zapata, Asabedo Fernández Carretero, Luis Huaylinos Maraví, Pedro Morales y César Escate Flores han incurrido en los delitos de malversación de fondos y colusión.
Asimismo, hay responsabilidad en los delitos de colusión y omisión funcional en los exfuncionarios Asabedo Fernández, Jorge Guevara, Pedro Morales y Luis Huaylinos por no cautelar los intereses del Estado al efectuar el cálculo de las penalidades impuestas a las empresas constructoras en montos menores a los que correspondían. Se dejó de cobrar 2 millones 187 mil 942 soles, favoreciendo a los contratistas.
Y lo que sí es una burla a la opinión pública
es que el Instituto de Vivienda, Urbanidad y Construcción de la USMP realizó un proyecto para la reconstrucción de los colegios, con contratos de hasta diez millones de soles entre el Estado y la Universidad de Chang Escobedo o contratos entre Chang Escobedo y Chang Escobedo.
Es así que la asociación, el desbalance patrimonial, lavado de activos, la malversación de fondos existente, colusión, omisión de funciones y abuso de autoridad, tiene que ser sancionada con el peso de la ley. ¡Qué tal mafia! y el Procurador, el Ministerio Público, el Poder Judicial, la Policía,  ¡¿dónde están?! ¡Chapando pájaros fruteros!, por eso les dicen »lavadoras».
En conclusión se ha establecido que
la referida universidad tendría una estrecha relación con las constructoras Building SAC, Cedosac y Pérgola, y otras, las cuales habrían logrado contratar con el Ministerio de Educación por la intervención directa de José Antonio Chang Escobedo e incluso se presume que el sería o utilizaría a testaferros para ser accionista en más de una de las empresas favorecidas.
Además, esta universidad a través del Instituto de Vivienda, Urbanismo y Construcción se habría encargado de realizar los expedientes técnicos de las obras de remodelación que en total fueron 77 cuando inicialmente se estableció que serían 238 obras. Estas 77 obras constaron de hasta tres etapas con lo que algunas mismas empresas concentraron los contratos.
Esta universidad debe de ser investigada por la Unidad de Inteligencia de activos por presunto lavado de activos.
Más aún se habría producido el delito de colusión y abuso de autoridad.

Deja un comentario