La invalidez del Tratado de Ancón.

La invalidez del Tratado de Ancón
Capitán: Eloy Villacrez, Presidente de la Asociación Patriótica por la Recuperación de Arica y Tarapacá- ASPRATA
Referencia: Artículo publicado por el Ex Canciller Rafael Roncagiolo, «La Republica», 26 oct 2013
En forma sistemática,  »La Republica» aborda el tema de la relación del Perú y Chile con diferentes ópticas, jurídicas, empresariales, diplomáticas, hasta castrenses, con el objetivo de sembrar en la mente de nuestros ciudadanos que no hay problemas pendientes con Chile y olvidemos el pasado. Esto al parecer es muy cercano al «olvido «chileno y que aceptemos que la «voluntad del vencedor se impone al vencido».
Desde el mismo momento que terminó la guerra de 1879-1883 y fue mutilado  nuestro territorio, se inició una política chilena de acercamiento con las altas clases sociales del Perú, para evitar reclamaciones, aplicaron diferentes métodos, sensuales, prebendas, asilos políticos, matrimonios, negocios y canonjías, para que nadie reclame; con suerte para el Perù, no pudieron llegar al pueblo de a pie, que es el que hoy exige la aplicación de la nueva jurisprudencia internacional de Naciones Unidas y es vinculante para todos los países miembros, basada en la Resolución 1514: donde indica en el punto 6 «Todo intento encaminado a quebrantar total o parcialmente la unidad nacional y la integridad territorial de un país es incompatible con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas» y la Resolución 2625: Recordando el deber de los Estados de abstenerse en sus relaciones internacionales de ejercer coerción militar, política, económica o de cualquier otra índole contra la independencia política o la integridad territorial de cualquier Estado, o en cualquier otra forma incompatible con los propósitos de las Naciones Unidas.
Con este sustento España formuló la reclamación territorial sobre Gibraltar, recordemos que en 1703, (hace mas de 300 años) fue invadida por Inglaterra aliada con Holanda, bajo ocupación militar obligó a España a ceder a perpetuidad Inglaterra el Peñón de Gibraltar, mediante el Tratado Ultrech (1713).En diciembre del 2012, la reclamación española sobre su soberanía fue aceptada y NN UU instó a las partes a ponerse de acuerdo. Haciendo un paralelismo, el 1879, Chile que no era fronterizo con el Perú nos declarara una guerra de conquista, ocupa militarmente todo el territorio peruano, durante 4 años, destruyendo el país y dejando nuestra tierra en la ruina, en esa condición nos obliga a firmar el Tratado de Ancón, cediéndole a perpetuidad Tarapacá, queda en prenda territorial Tacna y Arica, por 10 años, para asegurarse el cumplimiento del tratado impuesto, tiempo que sin mayor justificación lo prolongaron basado solo en la coerción militar.
Con esas consideraciones debemos repensar nuestra relaciones con Chile, por ello preocupa que una persona como el Ex Canciller Rafael Roncagliolo, olvidándose que una vez formó parte de gobierno de Velasco que visualizó recuperar las provincias cautivas, bajo la consigna «por la fuerza nos quitaron por la fuerza volverán», hoy da a conocer una parte de la verdad al decir que en 1999 quedaron zanjados los temas del Tratado de 1929 que fue la partición de Tacna para el Perú y Arica para Chile, en ningún momento cuestiona la validez del Tratado de Ancón, bajo la óptica de la jurisprudencia internacional actual de NN UU, donde reconoce que ningún tratado que vulnere la integridad territorial  puede tener validez cuando fue impuesto por la fuerza y con ocupación militar. Me permito recordar que la peor mentira es decir una media verdad..

Deja un comentario