La guerra civil en Venezuela.

Raúl Wiener: La guerra civil en Venezuela

 El resorte que lleva a la derecha venezolana al enfrentamiento, no es la crisis económica o la inseguridad ciudadana, que son realmente los grandes problemas de la situación actual y los siente toda la población, o porque quisieran defender el derecho a manifestarse, sino la certeza de que la vía electoral para derrotar al chavismo que asumieron después del fracaso del golpe de 2002 y del abstencionismo de los años siguientes, no les da para alcanzar sus objetivos.
 En todo caso el tema divide a sus dirigentes y ha empujado al sector más duro a forzar el choque y buscar capturar la cabeza de la oposición. Por el momento se puede decir que ya lograron que los reflectores internacionales se centren en Leopoldo López y diluyan la figura de Capriles que se ha mantenido en una posición incierta en medio de la última crisis. Los peruanos, por ejemplo, que hemos sido saturados de Venezuela en estos días al punto que cualquiera creería que nos hemos convertido en una provincia llanera, no teníamos mayor referencia del líder del que ahora se habla a cada hora.
En el plano interno, la DBA venezolana ha puesto en movimiento a estudiantes de universidades privadas y grupos organizados para la batalla. Pero no puede llegar a la otra parte de la población descontenta no derechista, que votó contra el gobierno en abril del año pasado y produjo un resultado ajustado que derivó en fuertes tensiones políticas. Lo que se vio entonces es que después de empujar la pelea y pretender desconocer el cómputo oficial porque la diferencia era pequeña (lo que más bien confirmaba su veracidad), Capriles y Cía., midieron que no podrían prolongar la resistencia y se replegaron para otro momento.
López expresa, desde esta perspectiva, la olla de agua hirviendo que es la derecha venezolana, que imagina cosas como que este es el momento del golpe porque a la vista no hay elecciones, que la crisis económica y la inseguridad van a desesperar a la gente y que en el exterior Estados Unidos, Europa y la Alianza del Pacífico, así como todo el sistema empresarial de prensa de América Latina y España van a apabullar con una misma versión a las poblaciones. Lo estamos viendo, al extremo de haberse empezado a hablar de una próxima «primavera venezolana», que si nos atenemos a lo que han terminado siendo las «primaveras» del norte del África y el Medio Oriente, lo que podemos tener en el futuro es la primera sociedad latinoamericana colapsada y en guerra civil permanente. Tal vez no sea ninguna casualidad que tal escenario se intente trasladar a nuestro subcontinente en su principal potencia petrolera.
Lo que está otra vez en el centro de la crisis es si la democracia electoral de nuestros países permite que todas las opciones político-sociales puedan ejercer el poder o sólo vale democracia con neoliberalismo. Como Chile en 1973.
20.02.15

Deja un comentario