EL SISTEMA HAARP

Apuntes para una Reflexión: Luis Ayala Huamaní.

El HIGTH FRECUENCY AURORAL RESEARCH PROGRAM (HAARP), que algunos físicos denominan » Arpa del Diablo», están provocando la alarma entre los científicos. Es un conjunto de aparatos y técnicas que modifican el clima de la Tierra. ¿Será HAARP la causa principal de los desastres naturales y de los extraños cambios atmosféricos sufridos en distintas zonas del planeta durante los últimos años?

En el HAARP, la energía se emite como altas frecuencias, pero las muy bajas frecuencias. ELF (Estremely Low Frecuency), juegan un papel complementario fundamental. Aun cuando no haya intención de utilizarlo para los controles cerebrales de poblaciones, las bajas frecuencias (entre 3 y 30 Hz) reflejados en el «espejo» formado por las altas que se quieren utilizar para penetrar hasta varios kilómetros de profundidad en la corteza terrestre, son capaces de interactuar con los procesos cerebrales  con consecuencias imprevisibles.
Ha sido comprobado en animales salvajes y peces, que se ven obligados a alterar sus rutas de emigración hacia lugares inadecuados y perecen.
Las desorientaciones sufridas por un animal tan inteligente como el delfín han costado la vida a miles de ellos. Bernard J. Eastlund, el inventor del sistema básico norteamericano declaró que estas ondas de radio de alta frecuencia interaccionan con las partículas con carga eléctrica, induciendo el fenómeno magnético Cara de Espejo, que empuja hacia arriba la Ionósfera que nos engloba y condiciona, ya descubierta por Tesla, se estima en 7,83 Hz, lo que se llama también frecuencia de Schumann, aunque puede ser variable y esta cifra sería un promedio. Nuestros cuerpos están condicionados por esa frecuencia, que en cierto modo actúa como un diapasón regulador al que se sincronizan por resonancia muchos procesos fisiológicos. Si levantamos la Ionósfera, el rebote tardará más y esta frecuencia variará, haciéndose más lenta. Algunos dirán que es un cambio positivo, ya que los cerebros serán arrastrados hacia frecuencias Alfa bajas y Theta, más creativas, con una disminución del ritmo Beta, asociado, entre otras muchas actividades, a la agresividad; pero no sabemos lo que pueda ocurrir, más cuando la Naturaleza siempre es la sabia.

INTERFERENCIAS IRREPARABLES:

Otro temor de los que critican el programa HAARP es qque la Ionósfera que se pretende manipular es un continuum de varias capas muy delicadas y superpuestas como pompas de jabón. Si una de ellas se pincha o toca con un foco de calor, aunque sea minúsculo, estalla y desaparece, con consecuencias imprevisibles. Otros como David Yarrow, consideran que el foco HAARP actúa como un cuchillo de microondas, ya que al girar la tierra dentro de una Ionósfera fija y unos cinturones de Van Allen también quietos respecto a ella, abre una incisión irreperable. Otros comparan a la  ionósfera a una tela de araña; cuando en un extremo queda enganchada una presa, la ligerísima vibración alerta a la araña. Si se toca la tela con el dedo, la araña cree que se trata de una víctima. HAARP sería como un dedo de microondas que induce señales confusas. El efecto de estas interferencias con las sinfonías del Arpa geomagnética de gaia es desconocido.
Además de Nick Begich y Jeanne Maning, que le han dedicado un libro de 230 páginas con abundante bibliografía, otros como Elizabeth Rauscher, física experta en altas energías, está en esta línea: «Ustedes están bombeando una tremenda energía en una delicada configuración molecular que contiene múltiples capas y que llamamos Inósfera. Ella es susceptible de reacciones catalíticas: sí una pequeña parte se altera, puede inducir a un cambio mucho mayor en la totalidad».
El movimiento anti-HAARP está más vivo en Alaska, donde se ha instalado esta monstruosa antena. Una zona cercana al polo magnético desde la que la manipulación de las auroras boreales puede ser más efectiva. su coordinador es Clare Zickuhr. Esperamos que este movimiento, que cuenta con físicos de primera fila, sirva al menos para hacer reflexionar a algunos científicos en HAARP sin tener plena información de las consecuencias, y alertar a los Estados que pueden sufrir sus efectos perjudiciales, para que se unan en un frente capaz de frenar este peligro. El futuro de la humanidad está realmente en juego. El problema es que esta tecnología está en manos de multinacionales apátridas, sólo parcialmente sometidas a un control estatal y manejadas por una élite carente de escrúpulos, que creen que ellos viven en otro mundo, el mundo  de los benificios monetarios.

www.whatdoesitmean.com

Deja un comentario