El silencio de García…

El silencio de García

César Lévano

César Lévano

Razón Socialcesar.levano@diariolaprimeraperu.com

Alan García es hombre de palabra fácil. Sin embargo, tras las graves denuncias por corrupción en casos de indulto a narcotraficantes y a delincuentes prontuariados, denuncias que lo muestran, entre otras cosas, como estimulador del negocio de la droga, guarda silencio sepulcral.
Descollante es el hecho de que el abogado aprista Manuel Huamán Montenegro, exintegrante de la banda de Los Norteños, que acopiaba, producía y exportaba cocaína México, fuera miembro de la Comisión de Gracias Presidenciales. Dicho personaje fue reclutado después que el entonces presidente García nombró a Miguel Facundo Chinguel, abogadoaprista, para la presidencia de la citada Comisión.

Chinguel llegó al cargo para cumplir órdenes a favor de miles de narcos y delincuentes comunes. Pero no solo esa ralea era privilegiada. Dos corruptos de la red de Fujimori y Montesinos fueron también beneficiados: el empresario Enrique Crousillat y el exdirector general de la Policía, general retirado Juan Fernando Dianderas Ottone, cuyo indulto fue manejado personalmente por el primer mandatario aprista.

En el 2007, Dianderas estaba preso por encontrarse procesado por diez delitos graves. Gracias a sus vínculos con empresarios y políticos logró que lo trasladaran a la Clínica San Felipe, bajo el pretexto de padecer un problema gástrico. Estuvo ahí varios meses, hasta que en varios medios de comunicación se inició una campaña para manifestar que estaba grave y que sería sometido a una operación cardíaca.

En esa etapa, se publicaron avisos pagados por organizaciones vinculadas a la Policía Nacional que solicitaban del presidente el indulto para Dianderas. El 28 de setiembre del 2007, la esposa de Dianderas presentó el pedido a Alan García. Apenas llegó el escrito a Palacio, García derivó el expediente a la entonces ministra de Justicia, doctora María Zavala Valladares. La ministra nombró una comisión presidida por el doctor Miguel Pizarro Guerrero.

Los comisionados visitaron a Dianderas en la clínica, consultaron con el médico de ésta que tenía a su cargo el paciente, así como a otros médicos especialistas y al Colegio Médico, y llegaron por unanimidad a una conclusión: Dianderas no calificaba para el otorgamiento de la gracia.

La doctora Zavala informó de ese dictamen a García. Semanas después fue cesada en el cargo. La reemplazó la abogada aprista Rosario Fernández. A pocas horas de su nombramiento, la flamante ministra, sin duda por pedido de García, pidió le informaran sobre el caso. Luego desmanteló a la comisión y nombró otra, totalmente nueva.

Facundo Chinguel fue designado presidente de la Comisión de Gracias. Más rápido que inmediatamente, el 31 de enero del 2008, el grupo de Chinguel recomendó, por unanimidad, la concesión del derecho de gracia a Dianderas. 

Como se sabe, Dianderas exhibe buena salud.

Carlincatura del 12-04-2013

García guarda silencio

García guarda silencio
El expresidente Alan García guardó un significativo silencio ante la contratación de un exrecluso condenado por tráfico de Drogas como consultor en la Comisión de Gracias Presidenciales de su segundo gobierno, mientras el dirigente y exdiputado aprista, Carlos Roca Cáceres demandó investigar exhaustivamente el espinoso asunto. 

Y aprista Carlos Roca pide investigación exhaustiva sobre el caso de exrecluso por narcotráfico que calificaba conmutaciones e indultos. «

 

ENCUESTA

Una reciente encuesta de Datum refiere que la mayoría de la población (58%) considera que el segundo gobierno aprista de Alan García manejó de manera «poco transparente» el tema de la conmutación de penas a alrededor de 5,500 internos, entre ellos narcotraficantes.

 

García se abstuvo de hablar con la prensa tras varios días de profusas declaraciones, por lo que no ha respondido a la grave denuncia, agravada por el hecho que el consultor, Manuel Huamán, era militante aprista. 

La Sala Nacional AntiDrogas condenó, en agosto del 2000, a Huamán a ocho años de prisión, por tráfico deDrogas en relación con los traficantes Jorge López Paredes, Fernando Zevallos y Herless Díaz Díaz en un juicio por 3,5 toneladas de cocaína que incautó la Dirandro en 1995. 

Pese a tales antecedentes, Huamán fue contratado en setiembre de 2009 como «consultor para estudios de dispositivos legales sobre la problemática de los internos que buscan obtener gracias» de la Comisión de Gracias Presidenciales, que encabezó, de enero del 2008 a marzo del 2010, Miguel Facundo Chinguel, en la gestión de los ministros apristas de Justicia Rosario Fernández y Aurelio Pastor.

En declaraciones a LA PRIMERA, Carlos Roca dijo esperar que las investigaciones se desarrollen con toda objetividad y transparencia, al tiempo de indicar que si existiese alguna responsabilidad, «pues que sea sancionado, en el caso que sea necesario».

«Creo que este tema es muy delicado que debe ser debidamente investigado y esclarecido, por el bien del partido aprista. Ahora bien, puede haber algún aprista, o algún amigo de aprista, que haya cometido delito. Bueno, pues, que sean investigados, juzgados y castigados ejemplarmente», subrayó. 

«He tenido información, a través de los medios, de estos lamentables acontecimientos. Y tengo entendido que el compañero Miguel Facundo Chinguel ha declarado pedir la suspensión de su militancia partidaria, para poder someterse a las investigaciones que sean necesarias. Y que hoy día iba a presentarse ante la Megacomisión parlamentaria para dar las explicaciones necesarias», sostuvo.

Roca estimó que «pueden haber habido algunos apristas que hayan cometido faltas y errores, pero que se pueda involucrar al partido, como institución, no creo. Nosotros somos ajenos a todo tipo de actividad que tenga alguna vinculación con la delincuencia».

Javier Soto
Redacción





Abril 12, 2013




Política | Abril 12, 2013

Otros dos promotores apristas cobraron 800 soles para indultar a narcotraficantes






Fuentes de la Presidencia del Consejo de Ministros señalaron a diario16 que descubrieron que el aprista Manuel Huamán Montenegro, había sido sentenciado por narcotráfico cuando éste ya había renunciado al cargo de promotor de la Comisión de Gracias Presidenciales, al que fue designado durante el gobierno de Alan García.

Pero el origen de las indagaciones se dio cuando el entonces ministro de Justicia y ahora primer ministro, Juan Jiménez, se enteró de que un reo denunció que había pagado S/.800 a dos promotores de la Comisión de Gracias para que le tramiten favorablemente una conmutación, lo cual no se cumplió.

Entonces, las sospechas en torno a los cobros a reos por estas gracias en el segundo gobierno aprista dejaron de ser simples rumores.

Ante este hecho, el 28 de junio de 2012, tres representantes de la Secretaría Técnica de la comisión entrevistaron al reo Carlos Alberto Coba Rodríguez, en el penal de Lurigancho, quien confirmó que en 2011 su esposa le entregó S/.800 a los promotores Renato Dávila Asín y Alfredo Lizárraga Garay. Al igual que Huamán, ambos son militantes apristas. La esposa de Coba vendió un televisor y otros enseres para pagar dicha suma.

LLAMADA QUE ES PRUEBA

Según se refiere en la denuncia que después interpuso la Procuraduría Anticorrupción contra Dávila y Lizárraga, Coba no quiso firmar el acta con su declaración porque decía, entre lágrimas, que si lo hacía no le devolverían su dinero. Él aseguraba que el día anterior había hablado con los dos promotores apristas y estos se habían comprometido a devolverle el dinero el 3 de julio.

En ese mismo momento, y para probar que era verdad lo que decía, llamó al celular de Dávila -cuyo número tenía- desde el teléfono de uno de los asistentes. No contestó, pero finalmente fue ubicado en su oficina. Coba le pidió el número de Dávila, pero Lizárraga dijo que no lo tenía.

«Quiero llamarlo para que me devuelva mi plata; quiero que me devuelvan mi plata», indicó Coba, ante lo que el promotor aprista respondió: «No, no, no sé. Más tarde, más tarde; llama más tarde». De este modo, Lizárraga confirmaba la versión de Coba.

Todo esto forma parte de la denuncia de la Procuraduría contra Dávila, Lizárraga y quienes resulten responsables, presentada el 6 de julio de 2012 ante la Fiscalía Provincial Especializada en Delitos de Corrupción, por la presunta comisión del delito contra la administración pública en su modalidad de cohecho pasivo impropio en agravio del Estado.

INVITADOS A RENUNCIAR

El caso Coba motivó que el en- tonces ministro de Justicia Juan Jiménez ordenara una reorganización de la Comisión de Gracias, lo cual obligó a su vez la renuncia de Huamán, quien seguramente advirtió que sería echado tarde o temprano.

Fuentes del sector Justicia señalaron a diario16 que una vez dada esta disposición, se invitó a renunciar al personal aprista remanente en la Comisión de Gracias. Algunos lo hicieron pronto, pero todo el proceso recién culminó en setiembre de 2012.

Este portafolio también está recogiendo información detallada para entregarla a las autoridades pertinentes para determinar responsabilidades, tipos de ilícitos penales que se configuran, si fuera el caso, y los presuntos responsables de los mismos.

LO DENUNCIARON POR FALSA DECLARACIÓN

Manuel Huamán Montenegro asegura que el 4 de julio de 2012 renunció a su cargo de promotor de indultos y conmutaciones, de la Comisión de Gracias Presidenciales, por razones estrictamente personales.

No obstante, todo hace pensar que el verdadero motivo de su renuncia fue la Resolución Ministerial 173-2012-Justicia que, un día antes emitió el entonces ministro del sector, Juan Jiménez, ordenando la reorganización de la Secretaría Técnica de la Comisión de Gracias y la evaluación de su personal.

El temor de Huamán era fundado. En la evaluación dispuesta por Jiménez se confirmaría lo que ya se venía diciendo en el ámbito de esa comisión, de que el aprista había sido condenado por narcotráfico y que no había informado de esto al ser contratado.

El 24 de julio de 2012 la Procuraduría Especializada en Tráfico Ilícito de Drogas le confirmó al Ministerio de Justicia que Huamán efectivamente había sido condenado a ocho años por ese delito en 2000, aunque salió libre en 2004, con lo cual se comprobó que este abogado aprista le mintió al Estado.

Por ello, el 27 de agosto de ese año la Procuraduría del sector Justicia lo denunció por la presunta comisión de los delitos de falsa declaración en procedimiento administrativo (contra la administración de justicia) y falsedad genérica (contra la fe pública).

Según la denuncia, este delito se configuró cuando Huamán presentó ante el área de personal de Justicia, en setiembre de 2009, una declaración jurada en la que asegura «no haber sido sancionado penalmente por delito doloso en agravio del Estado o terceros», cuando sí había recibido pena.

La declaración jurada, al igual que otros documentos, son exigidos a todos los que postulan a un puesto en la administración pública. En su defensa, Huamán dijo que él no mintió porque en 2009 sus antecedentes penales ya habían sido anulados.

EL DATO

Según fuentes del Ejecutivo, al Ministerio de Justicia le preocupa que estos hechos signifiquen que haya existido en el Estado una organización criminal organizada que buscaba lucrar con indultos, beneficiar criminales y distorsionar la administración de justicia en favor de oscuros intereses.

LUIS GARCÍA ROJAS

lgarcia@diario16.com.pe

Deja un comentario