El modelo neo-liberal, se consolida…

Imágenes integradas 1

Apuntes para una reflexión:  Manuel Guerra.

Con el vergonzoso retroceso respecto a la compra de Repsol por parte del gobierno, mucha gente proclive a vivir de ilusiones y a creerse sus deseos, ha vuelto a la realidad. Hasta hace pocos días había quiénes cifraban esperanzas que Ollanta Humala, desenterrando el programa de «La gran transformación»,  estaba dispuesto a romper palitos con esa derecha que lo respaldó en la segunda vuelta, que lo presionó para que enarbolara la «Hoja de ruta» y que ofició de garante de que el nuevo gobierno no se iba a salir de los carriles neoliberales.

A partir de una lectura unilateral de los resultados del referéndum limeño, o del hecho que Ollanta Humala decidiera respaldar el triunfo electoral de Nicolás Maduro, en exceso de optimismo se afirmó que la derecha peruana venía siendo derrotada en varios frentes.

Lo cierto es que el modelo neoliberal no solo se mantiene incólume, sino que está en proceso de profundización y consolidación, sin que hasta la fecha se haya articulado una fuerza capaz de detenerlo y derrotarlo.  Es una ingenuidad, políticamente dañina, esperar que los cambios provengan del gobierno de Ollanta Humala, que no tiene la voluntad, ni la convicción, ni la correlación de fuerzas para marchar en un rumbo distinto a los moldes que le ha impuesto la derecha neoliberal. El saqueo de los recursos naturales en beneficio del gran capital transnacional, la depredación de nuestro mar y Amazonía, las privatizaciones de empresas públicas, la transferencia de los fondos de pensiones al sector privado, via las AFPs, la privatización de la salud y la educación, la acelerada pérdida de los derechos ciudadanos, la impunidad con que los bancos,  empresas telefónicas, grifos y otros similares, esquilman los bolsillos de los peruanos; todo ello no solo permanece, sino que se acentúa, para lo cual el modelo necesita reforzar el rol subsidiario del Estado, consagrado por la Constitución fujimorista.

Y mientras estas tendencias se consolidan, el poder mediático de la derecha coloca la agenda política y distrae la atención de la opinión pública con minucias como la probable candidatura de Nadine Heredia, o que sea ella, y no Ollanta quién lleva los pantalones en Palacio. Hasta se afirma que Ollanta reina, pero la que gobierna es su cónyuge, desconociendo el hecho que el hombre fuerte del gobierno, quien detenta el poder real, es Luis Miguel Castilla, el todopoderoso Ministro de Economía, y que ese poder está sustentado en tanto representa los intereses de las grandes empresas transnacionales, que son a fin de cuentas las que dictan lo que se hace y no se hace en el país. Ollanta y Nadine son simples marionetas, personajes de paja, en este entramado que caracteriza la actual colonialidad del poder.

Salir de este círculo vicioso requiere entender a profundidad este complejo proceso. La izquierda no puede estar corriendo detrás del hueso que le arroja la derecha cavernaria, ni distraerse en cosas menudas, o, peor, arriesgar su posibilidad de unidad en función de temas estrictamente coyunturales. Solo abrazando un proyecto de país distinto a la barbarie que representa el capitalismo salvaje, y, en correspondencia con ello, asumiendo una nueva cultura política, es posible superar la fragmentación social y política existente, y convertirse en esa fuerza renovada y renovadora que el Perú necesita. A ello debemos consagrar nuestros mayores esfuerzos.

04.05.2013

http://www.pcdelp.patriaroja.org.pe/el-modelo-neoliberal-se-consolida/#.UYdf0aLtSpE

Deja un comentario