EL CUENTO DE LA INVERSIûN EXTRANJERA:

                                                         Fundamentos para una Economía Nacionalista:

   Uno de los argumentos más esgrimidos dentro del modelo económico establecido ha sido  con mucha propaganda, el gran cuento de la inversión extranjera. Bajo el argumento de que la inversión extranjera produce fuentes de trabajo, se ha querido justificar el saqueo del país por los agresores inversionistas extranjeros.

   Pero la verdad es todo lo contrario de dicha prédica. Lo que ha demostrado es que en el Perú la inversión extranjera produce desocupación y miseria y que por lo tanto no crea ningún puesto de trabajo. Veamos como ha sido esto con un ejemplo:

   Con la privatización de ELECTROLIMA, comprado por capitales chilenos, se produjo la expulsión del 50% del personal. Al poco tiempo de establecida Edelnor, la empresa organizó un almuerzo bailable para todo el personal con el cuento de una reunión de fraternización. Al terminar el almuerzo el locutor que dirigía el evento informó que la empresa había organizado la reunión para estrechar lazos con su personal y que en la puerta de salida estaban pegadas las listas de todos aquellos trabajadores de la empresa que a partir del día siguiente ya no pertenecían a la empresa. Los trabajadores se abalanzaron a ver las listas que contenían sientos de nombres ( más de mil).

   Padres y madres de familia con años de trabajo y con carga familiar se encontraron en condición de desocupados absolutos de la noche a la mañana. Muchos vomitaron en el acto el almuerzo, otros lloraron ente el cuadro de miseria de sus hijos y familares, que se abalanzaba sobre ellos. Esta monstruosidad fue realizada con la complicidad de Fujimori y Montesinos que previamente habían negociado dicho despido con la empresa chilena.

   Esto mismo se repitió con Sol Gas, también comprado por capitales chilenos, Con la Compañía de Teléfonos,comprada con capital español, La teléfonica.  La Compañía Peruana de Vapores, también comprada por capitales chilenos, con Aeroperú y que terminó en quiebra y estafa y eso ha pasado con la totalidad de empresas privatizadas y adquiridas por la inversión extranjera.

   Esto demuestra que la inversión extranjera no sólo no crea puesto de trabajo sino que produce desocupación y corrupción. Lo que queda demostrado.

   El capitalismo ha presentado tres grandes crisis de superproducción en el siglo XX; las dos primeras se resolvieron con la primera y segunda Guerra Mundial. La tercera gran crisis de superproducción se presentó a fines del siglo XX, que dura y se ha agudizado al comienzo del presente siglo XXi. Y ya se sabe que tiene que resolverse con una Tercera Guerra Mundial, previo a esto ya vemos, la invasión a Afganistán, la invasión a Irak.

   Esta tercera gran crisis de superproducción es mucho peor que las dos anteriores ya que las dos primeras, incluían a los EE.UU. Europa Occidental y el Japón. Nos encontramos ante una eminente conflagración nuclear, la guerra de los fundamentalismos, y la resistencia nacionalista en bloque de países de los llamados del tercer mundo.

Deja un comentario