El comentario de Oscar Felipe Ventura.

EL COMENTARIO DE LA FECHA: 13 – 06 – 2013

– Radio Diplomat de Trujillo, con audiencia internacional, vía internet – 8:10 am.-

(www.radiolibertadmundo.com//www.enfoquesperu.com)

Por: Oscar Felipe Ventura

Amables oyentes de Réplica: ¡Muy buenos días!. ¡Buenas tardes para los peruanos residentes en los países de Europa y de manera especial para los de Suecia!Va el comentario de hoy jueves 13 de abril del 2013

¡NUNCA MAS UNA DICTADURA MAFIOSA COMO LA DE FUJIMORI – MONTESINOS!

Con este enunciado, el Movimiento de Afirmación Social (MAS) de La Libertad emitió un pronunciamiento el día martes de esta semana, precisando que la decisión del presidente Ollanta Humala de negar el indulto humanitario al reo Alberto Fujimori es justa, porque no han sido comprobadas las causas y argumentos de tal solicitud. En efecto, Fujimori no padece de enfermedad terminal grave, incurable y degenerativa; tampoco sufre de transtornos mentales graves, insalvables e incurables. Por tanto, Fujimori debe seguir en prisión por los delitos por los que fue condenado a 25 años. Tales delitos son: homicidio calificado – asesinato, secuestro agravado y peculado doloso.

¿Qué hubiera pasado si el presidente indultaba a Fujimori?. Pues hubiera avalado la impunidad de los delitos por los que fue sentenciado el dictador, que son considerados como delitos de lesa humanidad, por los que no procede la amnistía ni el indulto, según la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Delitos de lesa humanidad son aquellos que se cometen en forma deliberada y sistemática. Por supuesto que los crímenes de los estudiantes y del profesor de la Cantuta, así como el de los Barrios Altos en Lima, fueron cometidos deliberadamente. También hubiera significado caer en colusión, es decir, complicidad con el delito.

¿Qué significa esta decisión del presidente Humala? Me preguntó telefónicamente el periodista Igor Ibañez del diario La República. Le respondí que esta decisión debe ser ejemplarizadora para que no se repitan en la historia nacional dictaduras mafiosas como fue la de Fujimori y otras que han ocurrido durante la vida republicana.

Debo precisar y reiterar lo que varias veces he sostenido en este espacio. He dicho que con Fujimori la corrupción llegó a su máxima expresión, debido a la enorme concentración del poder de personajes claves dispuestos a aprovecharse de su manejo decisional, en asociación con ciertos sectores empresariales. Así por ejemplo, las relaciones colusivas con el empresariado de los medios de comunicación de  masas se basó en un excesivo gasto estatal en publicidad, particularmente en elecciones, en una política exclusiva de intercambio de publicidad por deudas tributarias – que operó regularmente desde 1994 -, y en dinero sucio entregado personalmente a los medios de prensa por Montesinos en el local del SIN. En estas redes cayeron principalmente, las emisoras de televisión y la «prensa basura» (tabloides); pero también muchos diarios – por supuesto con excepciones como La República de la época de Gustavo Mohme Llona -. También estuvieron involucradas varias revistas. Este empresariado y muchos periodistas se convirtieron en los más corruptos entre aquellos que operaron en los márgenes de la legalidad, agudizándose una propensión a la venalidad (corrupción, inmoralidad, soborno) que ya estaba presente en el período anterior a Fujimori.

¿Cuál fue ese período anterior?. Pues el primer gobierno de Alan García (1985 – 1990), hace 28 años.

Amables oyentes: es importante que recordemos que esa mafia fue manejada por tres personajes claves: Vladimiro Montesinos, Jorge J. Camet y Fujimori. Sus operaciones se organizaron en torno a tres mafias: La mafia blanca, la mafia amarilla y la mafia verde; cada una con su esfera de acumulación y con su propia red social.

Ayer un periodista en un programa radial me preguntó: ¿Qué significa eso de las tres mafias?

La mafia blanca estuvo encabezada por Jorge Camet desde el Ministerio de Economía, con una telaraña que abarcó a instituciones del Estado, la sociedad civil y diversas empresas. Se incluye a instituciones como la SUNAT, la Superintendencia de Banca y Seguros, Cofide, el Banco de la Nación. Como una empresa de la sociedad civil se ubica a la CONFIEP; dentro de las empresas se señala a los Grupos Wiese, Romero, Picasso, a Telefónica del perú, estudios de abogados y auditores. Todo esto constituía la mafia blanca.

La mafia amarilla estuvo encabezada por Alberto Fujimori desde Palacio de Gobierno, que implicó al aparato estatal, a sus socios y familiares (su cuñado Aritomi, Joy Way, Yoshiyama, la Sra. Higaona). La Mafia verde fue encabezada por Vladimiro Montesinos con todo el aparato del SIN, las Fuerzas Armadas, la Policía Nacional, el Poder Judicial, Poder ejecutivo, ONPE. También la mayoría de los medios de prensa (televisión, «prensa chicha»); también, empresas de publicidad (Borobio), empresas de testaferros, etc.

Toda esta información ha sido entregada a los medios de prensa de la localidad, adjuntando un gráfico sobre las tres mafias.

Algunos se preguntarán, ¿Cuál es mi fuente de información?. Respondo: la fuente informativa está en la vida misma, porque nos ha tocado vivir toda esa época nefasta de la historia nacional. Además, hay diversos estudios y ensayos. El estudio de las «tres mafias» corresponde al sociólogo peruano Francisco Durand, profesor universitario en EE.UU., Esta información se encuentra en el libro: Riqueza Económica y pobreza política, del indicado intelectual peruano, publicado por el Fondo Editorial de la Universidad Católica, año 2003.

He tratado con amplitud este tema porque la mafiosa dictadura fujimontesinista ha hecho un tremendo daño al país; sus efectos perversos perduran hasta hoy pues el Estado y la Sociedad peruana actual tiene mucho de fujimorismo. Fujimori impuso autoritariamente el modelo neoliberal, que lo ha continuado Toledo, Alan García y ahora Ollanta Humala. Pero el neoliberalismo no es solo economía; significa también debilitamiento del rol del Estado, de las instituciones y de la democracia. Con el neoliberalismo se profundizó la corrupción y la crisis moral en la sociedad peruana; se acentuaron las condiciones de la violencia social. Con el neoliberalismo autoritario se impuso el estilo lumpen y mafioso de gobierno, usando el cinismo y la mentira como estilo de gobernar. Se devaluó la educación, la cultura y los valores morales.

Esto explica, lo que sucede hoy en la sociedad peruana. La corrupción, la impunidad y la colusión persisten, incluida la reciente fuga de cinco presos del penal de Lurigancho, ocurrida ayer.

Por eso, interpretando el sentir de los sectores sanos del pueblo peruano, digo: ¡NUNCA MAS UNA DICTADURA COMO LA DE FUJIMORI MONTESINOS!. Y ahora tenemos que exigir que los actos de corrupción de los gobiernos de Alan García y Alejandro Toledo deben ser investigador a profundidad y establecer las responsabilidades. Los actos de corrupción no deben quedar impunes.

¡MUCHAS GRACIAS! ¡MUY BUENOS DÍAS! ¡HASTA LA PRÓXIMA SEMANA!

Trujillo, 13 de junio del 2013

 

ofeven@hotmail.com

LA CORRUPCIÓN EN EL GOBIERNO DE FUJIMORI

LAS TRES MAFIAS: LIDERES, ASIENTOS INSTITUCIONALES Y REDES

Estado:

§  SUNAT

§  SBS

§  COFIDE

§  Banco de la Nación

 

Sociedad Civil:

§  IPE (Abusada y Du Bois)

§  CONFIEP (Woodman y otros)

Empresas:

§  Grupos Wiese,

Romero, Picasso.

§  Constructoras

§  Telefónica del Perú.

§  Estudios de Abogados y auditores.

 

Estado:

§  Presidencia

§  Popular y Porvenir (Miyabusuko)

 

 

Sociedad Civil:

§  Apenkai

 

Socios:

§  Aritomi (cuñado de AFF).

§  Joy Way

§  Vásquez.

§  Yoshiyama

§  Higaona

 

Empresas:

§  Exportadores asiáticos.

 

Estado:

§  Fuerzas Armadas

§  Policía Nacional

§  Bomberos

§  Poder Judicial

§  Poder Ejecutivo

§  Poder Electoral

(ONPE)

§  Caja de Pensiones Policía Militar

§  SUNAT y Tribunal Fiscal

 

Empresas y socios:

§  Prensa («chicha», TV, Sí, Expreso, Canal 2, 4, 5 y 9).

§  Empresas de publici-dad (Borobio).

§  Empresas de Testafe-rros (Pinchi, Venero, Silva Checa, Valencia y Duthorburu).

 

Fuente:   Riqueza Económica y pobreza política; Reflexiones sobre las elites del poder en un país inestable, Francisco Durand, PUCP Fondo Editorial 2003, Lima.

Deja un comentario