EL CAMPO:

                  Fundamentos para una Economía Nacionalista:

   Se debe de prohibir la importación de alimentos. El Perú debe de producir toda su comida, es una desgracia que un país cualquiera dependa para comer del extranjero.

   Es estratégico conseguir el autoabastecimiento de comida. Durante el Tawantinsuyo para una población calculada por algunos historiadores en 25 millones, cuando llegaron los bestias occidentales había en los tambos del estado comida, vestidos vituallas, para 90 años. Todo lo cual fue saqueado por la bestia española.

   Sí con la tecnología de ese entonces se logró el éxito productivo alimentario, ¿porqué ahora con mejores tecnologías no podemos hacerlo de nuevo e incluso mejor? Paralelamente a la producción particular de alimentos de existir grandes granjas del estado para cubrir la déficit alimentaria y orientar la producción agrícola, influenciando de esta forma en los precios y en la producción.

   La tierra solo puede ser propiedad de peruanos. En otros países como Alemania, por poner un ejemplo, para comprar tierras se debe ser nacional. Los extranjeros no pueden adquirir tierras. Nuestro país es tan grande, que con una política de este tipo, la comida será abundante, no hay motivo para el hambre, si nos fijamos bien, es un esquema similar al empleado por los inkas.

   La producción agrícola no puede ser anárquica ni dejada al criterio o iniciativa de particulares, para que no pase lo que siempre pasa: Como los camotes se venden bien, en la próxima siembre todos siembran camotes y por consiguiente los precios se derrumban.

   O lo que pasó en el gobierno de Toledo, cuando los arroceros exigieron que les compraran la cosecha de arróz oponiéndose a la importación. Cuando el gobierno accedió a ello, resulta que la cosecha no llegaba ni al 30% de la que exigían que les compraran. Esa es una forma chapucera y anárquica de practicar la agricultura.

   La producción agrícola debe ser diversificada, el gobierno debe planificar la agricultura teniendo en cuenta las necesidades de la población. Lo que ocurre en la actualidad, es que se produce no para la satisfacción de las necesidades, sino para el comercio exterior, que es muy vulnerable dentro del esquema de la globalización, como pasó con el algodón hace un par de años en que los precios internacionales se derrumbaron y los productores de algodón en el Perú se arruinaron. Eso es consecuencia de no tener una política nacional de producción agrícola y que no es una agricultura dirigida a las necesidades de la población con una producción por cuotas y mercado nacional asegurado.

   Solo los exedentes deben ser exportados.

   Se require la creación de las unidades de producción integral, entendiéndose por tal, un programa de colonización interna, que gracias a la enormidad de nuestro territorio, se dene establecer comunas autogestionarias, en las cuales no solo se produzcan los alimentos que necesitan, sino que deben contar que sus colegios, institutos superiores, universidades, centros de salud, talleres de producción, etc, que atiendan todas sus necesidades básicas de autosostenerse.

Deja un comentario