Defendamos a Venezuela

SE ACERCA LA HORA DE LA VERDAD «SIGLO XXI» PARA TODA AMÉRICA LATINA. EL IMPERIO PREPARA SU CARNICERÍA, ¡QUE LOS HERMANOS SEAN  UNIDOS!.

El imperio pretende robarse el petróleo venezolano y para ello el criminal de lesa humanidad, el genocida Obama, anuncia la masacre. La orden ejecutiva emitida por Obama declara la situación en Venezuela como una «amenaza extraordinaria e inusual para la seguridad nacional y política exterior estadounidenses».

Durante su alocución, Maduro señaló que está agresión de Estados Unidos contra Venezuela no solo es contra la tierra de Bolívar, sino contra todos los movimientos revolucionarios, progresistas y socialistas en América Latina y el Caribe.
«O somos o no somos, o somos América Latina libre, soberana e independiente o no lo somos y volvemos a ser esclavos de una colonia, en este caso estadounidense», reflexionó el presidente Maduro.

Carta de Fidel a Maduro

Por: Fidel Castro Ruz
10 marzo 2015 |CUBADEBATE

Fidel y Maduro. Encuentro en La Habana el 27 de julio de 2013. Foto: Estudios Revolución

Fidel y Maduro. Encuentro en La Habana el 27 de julio de 2013. Foto: Estudios Revolución

Querido Nicolás Maduro
 Presidente de la República Bolivariana de Venezuela:
 Te felicito por tu brillante y valiente discurso frente a los brutales planes del Gobierno de Estados Unidos.
 Tus palabras pasarán a la historia como prueba de que la humanidad puede y debe conocer la verdad.
 Fraternalmente,

Fidel Castro Ruz 
Marzo 9 de 2015 
11 y 24 p.m.

Maduro advierte que Obama se hundirá en el foso de la historia por políticas contra Venezuela

Por: Agencia Venezolana de Noticias (AVN) | Martes, 10/03/2015 01:12 AM | Aporrea

Presidente Maduro fija posición de Venezuela ante arremetida imperial

Presidente Maduro fija posición de Venezuela ante arremetida imperial – Credito: AVN

Caracas, 10 Mar. AVN.- El presidente de la República, Nicolás Maduro, advirtió este lunes que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se hundirá en el foso de la historia por la política de ataque que su gobierno dirige contra Venezuela, tal como ocurrió con los expresidentes estadounidenses Richard Nixon y George W. Bush.

Nixon fue responsable del golpe de Estado y asesinato de Salvador Allende, en Chile, durante 1973, mientras que Bush lideró la invasión de Irak, en 2003, sucesos que marcaron la historia del mundo por las violaciones a la soberanía, las leyes y la estabilidad de cada una de esas naciones.

«El presidente Obama ha dado el paso más agresivo, injusto y nefasto que jamás se haya dado contra Venezuela, contra la tierra de (Simón) Bolívar», expresó Maduro en cadena nacional de radio y televisión desde el salón Sol de Perú del Palacio de Miraflores, en Caracas, donde dirige un Consejo Ministerial.

Maduro comentó que Obama decidió ser recordado como Nixon y Bush al meterse «en un callejón sin salida» para que «se le recuerde en el futuro por la agresión contra el pueblo de Venezuela, noble pueblo de paz».

«Se ha equivocado presidente Obama, creo que ya no vale hacer más llamados a la rectificación, usted decidió hundirse en el foso de la historia que lo recordará como Nixon y como Bush, así lo digo y así está decretado para todos los tiempos, que error tan garrafal, presidente Obama», subrayó Maduro.

«Usted no tiene derecho a agredirlo (al pueblo de Venezuela), ni a declarar que Venezuela es una amenaza contra el pueblo de Estados Unidos. Una amenaza son ustedes, que no defienden a los afroamericanos que asesinan todos los días en las calles (de ese país), ustedes son la amenaza que ha visto el crecimiento de la pobreza», señaló el presidente Maduro, al tiempo que sentenció que el Gobierno de Estados Unidos es el responsable del terrorismo del mundo.

Asimismo, el jefe de Estado refirió que la ley aprobada por Obama para declarar a Venezuela como una amenaza contra el pueblo de Estados Unidos, es «un monstruo que fueron mal componiendo» el Departamento de Estado, la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA, por sus siglas en inglés) y la derecha venezolana «con un mensaje esquizofrénico» que al final dice que desea las mejores relaciones con el Gobierno de Venezuela, demostrando que siguen con su doble discurso y «la diplomacia blanda» que los caracteriza.

Amenaza contra América Latina y el Caribe

Durante su alocución, Maduro señaló que está agresión de Estados Unidos contra Venezuela no solo es contra la tierra de Bolívar, sino contra todos los movimientos revolucionarios, progresistas y socialistas en América Latina y el Caribe.

«O somos o no somos, o somos América Latina libre, soberana e independiente o no lo somos y volvemos a ser esclavos de una colonia, en este caso estadounidense», reflexionó el presidente Maduro.

Asimismo, afirmó que las naciones de América Latina y el Caribe son «independientes, soberanas, fuertes, que se saben defender en lo diplomático, en lo político y en todas las dimensiones para defender el sueño» de la integración latinoamericana.

Maduro comentó lo irónico que es que Estados Unidos, una potencia, se declaré en emergencia por una supuesta amenaza que representa Venezuela, pero no lo hace para «enfrentar la pobreza, el racismo o las dificultades que tiene el pueblo de Estados Unidos».

Añadió que la medida es «totalmente desproporcional y un exabrupto, además de ilegal». «¿Creen ustedes que es viable un mundo donde un país se abrogue el derecho para gobernar otro país?», se preguntó, al tiempo que dijo que el mundo ha cambiado y que no cree que exista «un solo venezolano que no sienta indignación por la arrogancia estadounidense que pretende gobernar este país».

Evo Morales urge una reunión de emergencia de UNASUR y pide a la Celac «defender» a Venezuela

Publicado: 10 mar 2015 03:12 GMT | Última actualización: 10 mar 2015 03:34 GMT – RT
Morales urge una reunión de emergencia de UNASUR y pide a la Celac

REUTERS/Danilo Balderrama

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha urgido una reunión de emergencia de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) y ha pedido a la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe (Celac) asumir la defensa de Venezuela, informa el Ministerio de Comunicación de Bolivia. 

«He pedido a mi canciller (David Choquehuanca) consultar a la Celac y a la UNASUR para declararnos en estado de emergencia frente a la agresión de (Barack) Obama», ha anunciado el presidente boliviano Evo Morales, en respuesta a la declaración de la Casa Blanca en la que ha calificado a Venezuela como una «amenaza para la seguridad de EE.UU.», informa el Ministerio de Comunicación de Bolivia.
Asimismo, Morales asegura haber pedido a la región asumir, en unidad monolítica, la defensa de Venezuela. «He pedido organizar una reunión de emergencia de la Celac y de UNASUR para defender entre todos a América Latina y el Caribe, porque Venezuela es parte nuestra», ha anunciado el mandatario.
El presidente ha criticado la política de Washington de promover un quiebre institucional en Venezuela. «Condenamos, repudiamos, no aceptamos en el siglo XXI esta clase de intervención por EE.UU.», ha subrayado Morales, advirtiendo de que se trata de «una agresión» a la democracia de Venezuela y también a América Latina, el Caribe y a «la paz social» de la región.
Morales ha alertado que detrás de la declaración de EE.UU. se oculta, «en el fondo, la amenaza, por parte de Obama, de invadir Venezuela».

Ecuador rechaza un «ataque inaceptable» de EE.UU. contra Venezuela

Publicado: 10 mar 2015 05:05 GMT | Última actualización: 10 mar 2015 05:29 GMT – RT
Ecuador rechaza un

REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Ecuador ha manifestado su «profundo rechazo» a las sanciones contra Venezuela por ser un «ataque inaceptable» de EE.UU., reza el comunicado del Gobierno del país. 

El Gobierno del Ecuador ha emitido un comunicado donde calificó las sanciones de EE.UU. contra Venezuela como un »ataque inaceptable contra la soberanía de la República Bolivariana de Venezuela y contra los funcionarios de su Gobierno».
«Las medidas unilaterales de sanciones ajenas al derecho internacional atentan contra los esfuerzos en pos del diálogo ypretenden alterar la institucionalidad del Estado venezolano de forma antidemocrática», dice el documento.
Al mismo tiempo, el comunicado destaca que la calificación de Venezuela como una «amenaza extraordinaria e inusual» a la seguridad y la política exterior de los EE.UU. »supone un riesgo grave contra la paz y la democracia en la región latinoamericana y caribeña», debido a los antecedentes «que resultaron en distintas formas de intervención, incluso militar, por parte de los EE.UU.».
El gobierno de Ecuador expresó su solidaridad ante «las acciones ilegítimas» y llamó a la comunidad internacional, y a los EE.UU. en particular, a »respetar la soberanía de Venezuela».

Diosdado Cabello: «Rechazamos cualquier intento de EE.UU. contra nuestra patria»

Publicado: 9 mar 2015 20:17 GMT | Última actualización: 9 mar 2015 23:55 GMT – RT
«Rechazamos cualquier intento de EE.UU. contra nuestra patria o funcionarios», anunció el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello. 
«Los halcones de Washington quieren acabar con la revolución, quieren acabar con los venezolanos», dijo Cabello, quien afirmó que «Venezuela no se mete con nadie, queremos vivir en paz».
Durante su intervención, el presidente de la Asamblea Nacional venezolana afirmó que »el terror que quieren imponer, tiene que ver con la necesidad de apropiarse de nuestro petróleo».
Además, Caracas ha convocado a consulta a su encargado de negocios en EE.UU., Maximilien Arveláiz, después de que  el presidente Obama declare a Venezuela como «amenaza a su seguridad».
Los anuncios llegan tras la firma por el presidente estadounidense, Barack Obama, de un decreto en el que se establecen sanciones contra siete militares venezolanos. La orden ejecutiva emitida por Obama declara la situación en Venezuela como una «amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y política exterior estadounidenses».

«La sanción a Venezuela es una arremetida contra Suramérica»

Publicado el 3/09/15 • en Contrainjerencia

babab

RT – Las sanciones contra Venezuela anunciadas este lunes por Washington forman parte de la estrategia de Estados Unidos para seguir dominando América Latina, señala el analista Luis Lira, que advierte que esta «arremetida» no va dirigida únicamente contra Caracas, sino contra toda la región latinoamericana.

«Venezuela tiene una posición muy clara debido a estas sanciones que, hoy por hoy, EE.UU. está tratando de imponer, porqueuna sanción contra Venezuela es una arremetida contra los países latinoamericanos que impulsan procesos de cambio, que impulsan procesos que no están alineados con la política directa de EE.UU.», manifestó Lira en declaraciones a RT.
«Evidentemente, EE.UU. pretende imponer su modelo, pretende imponer sus políticas intervencionistas y siempre ha pretendido buscar a Venezuela como un bastión, para así multiplicarse dentro de Suramérica», agregó el analista.
Estas declaraciones hacen referencia al decreto firmado este lunes por el presidente de EE.UU., Barack Obama, en el que se establecen sanciones contra siete militares venezolanos.
La orden ejecutiva emitida por Obama declara la situación en Venezuela de «amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y política exterior estadounidenses».
La acción ejecutiva ordena la suspensión de visados y la congelación de activos en territorio estadounidense de siete funcionarios militares y policiales venezolanos.

Patiño: «Unasur no permitirá la intervención extranjera en Venezuela»

Publicado: 9 mar 2015 22:23 GMT | Última actualización: 9 mar 2015 22:53 GMT – RT
Patiño:

REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

El ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, Ricardo Patiño, afirmó que el bloque regional Unasur no permitirá la «intervención extranjera» en Venezuela, ni un «golpe de Estado» contra el presidente Maduro. 
«No vamos a permitir la intervención extranjera, no vamos a permitir golpes de Estado», señaló en una conferencia de prensa Patiño, casi simultáneamente al anuncio de la introducción de sanciones por parte de EE.UU. contra Caracas.             

«En la medida en que Maduro sea el presidente de los venezolanos, elegido democrática, transparente y claramente, por supuesto que vamos a oponernos de forma radical, frontal, institucional, con toda nuestra fuerza, a cualquier intento de desestabilización», enfatizó el canciller venezolano.
Este lunes EE.UU. anunció sanciones contra siete militares venezolanos. Además, la orden ejecutiva firmada por Obama declara la situación en Venezuela como una «amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y política exterior» de EE.UU.

«La sanción a Venezuela es una arremetida contra los países de Suramérica que impulsan el cambio»

Publicado: 9 mar 2015 18:33 GMT | Última actualización: 9 mar 2015 19:22 GMT – RT

Wikimedia / RT

Las sanciones contra Venezuela anunciadas este lunes por Washington forman parte de la estrategia de Estados Unidos para seguir dominando América Latina, señala el analista Luis Lira, que advierte que esta «arremetida» no va dirigida únicamente contra Caracas, sino contra toda la región latinoamericana. 
«Venezuela tiene una posición muy clara debido a estas sanciones que, hoy por hoy, EE.UU. está tratando de imponer, porqueuna sanción contra Venezuela es una arremetida contra los países latinoamericanos que impulsan procesos de cambio, que impulsan procesos que no están alineados con la política directa de EE.UU.», manifestó Lira en declaraciones a RT.
«Evidentemente, EE.UU. pretende imponer su modelo, pretende imponer sus políticas intervencionistas y siempre ha pretendido buscar a Venezuela como un bastión, para así multiplicarse dentro de Suramérica», agregó el analista.
Estas declaraciones hacen referencia al decreto firmado este lunes por el presidente de EE.UU., Barack Obama, en el que se establecen sanciones contra siete militares venezolanos.
La orden ejecutiva emitida por Obama declara la situación en Venezuela de «amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y política exterior estadounidenses».
La acción ejecutiva ordena la suspensión de visados y la congelación de activos en territorio estadounidense de siete funcionarios militares y policiales venezolanos.

22 febrero 2015: Las sanciones estadounidenses contra Venezuela han sido rechazadas por la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). Incuso la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó una resolución en solidaridad con Venezuela durante las violentas protestas antigubernamentales en el país el año pasado.

«América Latina se une contra EE.UU. para defender a Venezuela»

Publicado: 22 feb 2015 02:24 GMT | Última actualización: 22 feb 2015 02:36 GMT -RT
¿Por qué América Latina rechazó la hostilidad de EE.UU. hacia Venezuela?

AFP

La Gobiernos latinoamericanos se han mostrado unidos en rechazar los esfuerzos de Estados Unidos para realizar un golpe de Estado en Venezuela y crear una imagen distorsionada sobre los derechos humanos en el país. 

Las sanciones estadounidenses contra Venezuela han sido rechazadas por la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). Incuso la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó una resolución en solidaridad con Venezuela durante las violentas protestas antigubernamentales en el país el año pasado.
Una de las razones para esta unidad de postura entre los países latinoamericanos es que las declaraciones de EE.UU. sobre los derechos humanos en Venezuela son falsas, y Caracas muestra más tolerancia ante protestas que el propio EE.UU., según escribió Joe Emersberger para Telesur.  
El autor recordó la reciente expulsión de activistas de Code Pink de una audiencia en el Congreso, a los que el senador John McCain tildó de «escoria de submundo» por pedir el arresto del exsecretario de Estado, Henry Kissinger.
«Imagínense si los líderes de Code Pink escribieran artículos de opinión para los principales periódicos estadounidenses, aparecieran de manera regular en las redes principales de televisión siendo tratados con respeto y si sus jefes fueran gobernadores, legisladores y alcaldes», escribe Emersberger.
«Imagínense que las tácticas de Code Pink también incluyeran grave vandalismo, asesinatos de policías y trampas mortales para motoristas. Uno solo puede estremecerse pensando en la extrema violencia que aprobarían los políticos de EE.UU. contra los que son tachados unánimemente de «escoria del submundo», en particular si personas de raza negra estuvieran implicadas», agregó. 
El rechazo de la posición de EE.UU. evidencia también la pérdida de influencia económica en la región latinoamericana por Washington, en particular en lo que se refiere al Fondo Monetario Internacional. 
Asimismo, muchos gobiernos entienden que fácilmente podrían ser sometidos a una campaña semejante de difamación, distorsiones y mentira orquestada por EE.UU. 

«EE.UU. prepara una agresión militar contra Venezuela»

Publicado: 10 mar 2015 01:46 GMT | Última actualización: 10 mar 2015 01:46 GMT – RT

RT / WIKIPEDIA / freeimages

El reciente decreto de Obama donde dice que Venezuela es una «amenaza extraordinaria e inusual» para EE.UU. es nada más que otra «maniobra» para crear condiciones que justifiquen una agresión militar contra el país bolivariano, opina el escritor y politólogo argentino Atilio Borón. 

La orden ejecutiva emitida por Obama declara la situación en Venezuela como una «amenaza extraordinaria e inusual para la seguridad nacional y política exterior estadounidenses».
«Este tipo de declaraciones suelen preceder a agresiones militares», señala Borón, explicando que pueden ser efectuadas «por mano propia» o «puede también ser el prólogo para operaciones militares donde Estados Unidos actúa de consumo con sus lacayos europeos, nucleados en la OTAN, y las teocracias petroleras de la región».
En este contexto el analista recuerda casi todos los episodios de injerencia de EE.UU. en los países soberanos. «Casos más recientes son los de Siria y, sobre todo Ucrania, donde el ansiado «cambio de régimen» (eufemismo para evitar hablar de «golpe de Estado») que Washington persigue sin pausa para rediseñar el mundo -y sobre todo América Latina y el Caribe- a su imagen y semejanza se logró gracias a la invalorable cooperación de la Unión Europea y la OTAN, y cuyo resultado ha sido el baño de sangre que continúa en Ucrania hasta el día de hoy», subrayó.
Por eso Borón llama a tomar «muy en serio» el hecho de que EE.UU. «profiera una amenaza». «Especialmente si se recuerda la vigencia de una vieja tradición política norteamericana consistente en realizar autoatentados que sirvan de pretexto para justificar su inmediata respuesta bélica», prosigue.
También el analista recuerda que «Washington prohijó el golpe de Estado del 2002 en Venezuela, tal vez porque quería asegurarse el suministro de petróleo antes de atacar a Irak. Ahora está lanzando una guerra en dos frentes: Siria/Estado Islámico y Rusia, y también quiere tener una retaguardia energética segura».
«Nadie podría sorprenderse si en las próximas horas o días Obama autoriza una operación secreta de la CIA o de algunos de los servicios de inteligencia o las propias Fuerzas Armadas en contra de algún objetivo sensible de Estados Unidos en Venezuela. Por ejemplo, la embajada en Caracas», concluye Borón.

«Al clasificar a Venezuela como una amenaza, EE.UU. busca dominarla»

Publicado: 9 mar 2015 21:22 GMT | Última actualización: 9 mar 2015 21:22 GMT – RT

REUTERS/Jorge Silva

Con respecto a la clasificación de Venezuela como una amenaza a la seguridad de EE.UU. por parte del país norteamericano, el analista Juan José Gutiérrez opina que las agresiones a Caracas son parte de la estrategia de EE.UU. para continuar dominando a América Latina. 
En respuesta a la declaración de EE.UU. de que Venezuela representa una «amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y la política exterior estadounidenses», el analista internacional Juan José Gutiérrez ha tachado tal clasificación de «gravísima».
«Cuando EE.UU. habla de que cualquier nación o grupo de individuos le representan una amenaza a su seguridad nacional quiere decir que se siente con la autoridad y la obligación de eliminar esa amenaza nacional», ha explicado el experto.
Asimismo, Gutiérrez ha añadido que una situación similar ya se ha podido observar »en la supuesta guerra contra el terrorismo que EE.UU. y otros países occidentales e Israel han estado promoviendo principalmente en el Medio Oriente, pero también en otras partes del mundo».
De ese modo, «la clasificación de Venezuela como una amenaza a la seguridad nacional debe ser interpretada como una amenaza directa al Gobierno de la nación venezolana», lo cual es «peligrosísimo», ha advertido el analista, puesto que «ya se está hablando de que todas las herramientas a disposición del Estado norteamericano están siendo movilizadas desde hace tiempo para eliminar al Gobierno venezolano».
Con respecto a este tema, el presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Diosdado Cabello, ha anunciado que rechazan «cualquier intento de EE.UU. contra nuestra patria o funcionarios», añadiendo que «los halcones de Washington quieren acabar con la revolución, quieren acabar con los venezolanos».

Afirma Maduro que Obama pretende derrocar al gobierno venezolano

Por Reuters y Afp lun, 09 mar 2015 20:30 La Jornada

maduro.eu.JPG

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, en la cadena nacional de radio y televisión este lunes. Foto Reuters
Caracas. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acusó su homólogo estadounidense, Barack Obama, de buscar derrocarlo a través de sanciones a siete funcionarios de la nación caribeña, mediante un decreto emitido el lunes que considera al país miembro de la OPEP como una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos.
«El presidente Barack Obama, representando a la élite imperialista de los Estados Unidos, ha decidido pasar personalmente a cumplir la tarea de derrocar mi Gobierno e intervenir Venezuela para controlarla. (…) Por eso han dado este paso el día de hoy», dijo Maduro en una cadena de radio y televisión desde el palacio presidencial.
Maduro calificó la decisión de Obama como un paso «injusto, agresivo y nefasto» contra Venezuela.
Amenaza de invasión, dice Morales
 Por su parte, el presidente de Bolivia, Evo Morales, estimó que detrás de la declaración de Obama se esconde la amenaza de una invasión a Venezuela. «Condenamos, repudiamos, no aceptamos en el siglo XXI, esta clase de intervención por Estados Unidos», sostuvo el mandatario boliviano, de acuerdo con la agencia oficial ABI.
Además, Morales urgió a convocar a reuniones de emergencia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y El Caribe y la Unión de Naciones Sudamericanas «frente a la agresión» del presidente Obama.
Horas antes, el secretario general de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza, de visita en La Paz, calificó de «bastante dura» la declaración del presidente Obama.
Sin embargo, «más que una acusación de alguna actividad en concreto, creo que es una categorización de Venezuela de una manera bastante dura», consideró Insulza tras sostener una entrevista con Morales en el presidencial Palacio Quemado de La Paz.

Amplía Obama sanciones contra Venezuela (+ Infografía)

9 marzo 2015 |Cubadebate

Barack Obama habla de una "situación de emergencia nacional". Foto: EFE.

Barack Obama habla de una «situación de emergencia nacional». Foto: EFE.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, emitió el lunes un decreto que declara a Venezuela una amenaza a la seguridad nacional, impuso sanciones a siete personas y expresó su «preocupación por el trato que da Caracas a sus opositores».
Las sanciones colocan a Venezuela como el primer adversario ideológico de Estados Unidos en el continente.
«Funcionarios de Venezuela que ahora y antes han violado los derechos humanos de ciudadanos venezolanos y se han involucrado en actos de
corrupción no serán bienvenidos acá», dijo el portavoz de la Casa Blanca Josh Earnest. «Y ahora tenemos herramientas para bloquear sus activos y el
uso que hacen del sistema financiero de Estados Unidos».
Declarar a un país como amenaza a la seguridad nacional es el primer paso para iniciar un régimen de sanciones. El mismo proceso se siguió para países como Irán y Siria, dijeron funcionarios estadounidenses.
Aunque el Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela había programado una rueda de prensa el lunes para profundizar sobre sanciones recientes contra funcionarios estadounidenses en el país, la canciller Delcy Rodríguez se limitó a decir que «pronto» responderán a las acciones de la Casa Blanca.
Más tarde, Rodríguez anunció que llamaron a consulta «inmediata» a su funcionario de mayor rango en Estados Unidos, el encargado de negocios
Maximilien Sánchez.
Los intereses o propiedades que tengan en Estados Unidos las personas mencionadas en la orden serán bloqueados o congelados y se les negará el ingreso al país. A los ciudadanos estadounidenses también se les prohibirá hacer negocios con esos individuos.
Entre los funcionarios en la lista destacan el director del servicio de inteligencia, Sebin, Gustavo González; el director de la Policía Nacional, Manuel Pérez; y el presidente del conglomerado estatal de industrias básicas, Justo Noguera.
Las relaciones comerciales entre Venezuela y Estados Unidos, sin embargo, se mantendrían sin reparos, dijo un funcionario estadounidense.
A pesar de la aclaratoria, el precio del crudo Brent caía el lunes cerca de los 58 dólares por barril ante la incertidumbre del mercado por las
nuevas sanciones.
Venezuela ha diversificado sus mercados en los últimos años, privilegiando a China en detrimento de Estados Unidos, pero aún la nación norteamericana sigue siendo el principal destino de sus despachos de crudo.
Sanciones

(Con información de Reuters)

«EE.UU. no tiene jurisdicción para aplicar leyes contra Venezuela»

Publicado: 8 mar 2015 20:40 GMT | Última actualización: 8 mar 2015 20:40 GMT – RT

REUTERS / Tomas Bravo

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) venezolano ha declarado que EE.UU. «no tiene jurisdicción para sancionar y promulgar leyes contra Venezuela». 

Según cita la cadena Telesur la sentencia del TSJ, las medidas injerencistas tomadas por EE.UU. contra Venezuela «no solo vulneran los derechos internacionales, principios, costumbres, tratados y otros instrumentos internacionales, sino que atenta contra los más emblemáticos criterios jurídicos y éticos de la humanidad».
La presidenta del TSJ, Gladys Gutiérrez, por su parte, ha señalado en una reunión con el secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, y sus cancilleres integrantes celebrada este viernes que en Venezuela hay «plena autonomía e independencia de los poderes del Estado» y «se garantiza el Estado de derecho y el respeto a los derechos humanos».
«El Poder Judicial garantiza al pueblo venezolano sus derechos y actuamos apegados estrictamente a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y leyes venezolanas», ratificó la presidenta del alto juzgado.

Venezuela convoca a consulta a su encargado de negocios en EE.UU.

Publicado: 9 mar 2015 20:02 GMT | Última actualización: 9 mar 2015 21:25 GMT – RT

.

Brendan Smialowski/Getty Images/AFP

Caracas ha convocado a consulta a su encargado de negocios en EE.UU., Maximilien Arveláiz, después de que el presidente Obama declare a Venezuela como «amenaza a su seguridad». 

Así lo anunció en su cuenta de Twitter la canciller de la República Bolivariana de Venezuela, Delcy Rodríguez.

El anuncio llega tras la firma por el presidente estadounidense, Barack Obama, de un decreto en el que se establecen sanciones contra siete militares venezolanos. La orden ejecutiva emitida por Obama declara la situación en Venezuela como una «amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y política exterior estadounidenses».
«Los halcones de Washington quieren acabar con la revolución, quieren acabar con los venezolanos», dijo al respecto el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello. 

Maduro: «Obama ha dado el paso más agresivo, injusto y nefasto contra Venezuela»

Publicado: 10 mar 2015 01:55 GMT | Última actualización: 10 mar 2015 02:56 GMT – RT
Maduro:

REUTERS/Andrea De Silva

Ante la incapacidad de la oposición, el presidente de EE.UU. ha tomado posición para derrocar al Gobierno de Venezuela, afirmó el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. 

Comentando la reciente decisión de Obama de firmar un decreto en el que se establecen sanciones contra siete militares venezolanos y declara a Venezuela como una amenaza, Maduro dijo que »hoy Obama ha dado el paso más injusto y nefasto contra Venezuela».
En este contexto, Maduro prosiguió diciendo que »Obama será recordado como un presidente nefasto para América Latina».
«Yo lo anuncié al mundo, estamos bajo un ataque, bajo un intento de golpe de Estado en Venezuela», alertó el mandatario venezolano y agregó que »el presidente Obama ha decidido meterse en un callejón sin salida, no tiene derecho a agredir a Venezuela».
«Estamos ante una agresión y una amenaza del gobierno imperialista a la paz de nuestra patria», enfatizó el líder venezolano, y agregó que «a Venezuela se la respeta y hago un llamado a los gobiernos de América Latina y el Caribe». «O somos América Latina libre e independiente o no lo somos», recalcó.
Durante su intervención, el presidente bolivariano anunció el nombramiento del mayor General González López, como nuevo ministro de Interior, Justicia y Paz. Además, la almiranta Carmen Meléndez se desempeñará en el Ministerio del Poder Popular para la Secretaria de la Presidencia y Seguimiento de Gestión.

Preparando la agresión militar a Venezuela

Por: Atilio Borón
9 marzo 2015 |CUBADEBATE

injerencia-eeuu-venezuela

Barack Obama, una figura decorativa en la Casa Blanca que no pudo impedir que un energúmeno como Benjamin Netanyhau se dirigiera a ambas cámaras del Congreso para sabotear las conversaciones con Irán en relación al programa nuclear de este país, ha recibido una orden terminante del complejo «militar-industrial-financiero»: debe crear las condiciones que justifiquen una agresión militar a la República Bolivariana de Venezuela.
La orden presidencial emitida hace pocas horas y difundida por la oficina de prensa de la Casa Blanca establece que el país de Bolívar y Chávez «constituye una infrecuente y extraordinaria amenaza a la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos», razón por la cual «declaro la emergencia nacional para tratar con esa amenaza.»
Este tipo de declaraciones suelen preceder agresiones militares, sea por mano propia, como la cruenta invasión a Panamá para derrocar a Manuel Noriega, en 1989, o la emitida en relación al Sudeste Asiático y que culminó con la Guerra en Indochina, especialmente en Vietnam, a partir de 1964. Pero puede también ser el prólogo a operaciones militares de otro tipo, en donde Estados Unidos actúa de consumo con sus lacayos europeos, nucleados en la OTAN, y las teocracias petroleras de la región. Ejemplos: la Primera Guerra del Golfo, en 1991; o la Guerra de Irak, 2003-2011, con la entusiasta colaboración de la Gran Bretaña de Tony Blair y la España del impresentable José María Aznar; o el caso de Libia, en 2011, montado sobre la farsa escenificada en Benghazi donde supuestos «combatientes de la libertad» – que luego se probó eran mercenarios reclutados por Washington, Londres y París- fueron contratados para derrocar a Gadaffi y transferir el control de las riquezas petroleras de ese país a sus amos. Casos más recientes son los de Siria y, sobre todo Ucrania, donde el ansiado «cambio de régimen» (eufemismo para evitar hablar de «golpe de estado») que Washington persigue sin pausa para rediseñar el mundo -y sobre todo América Latina y el Caribe- a su imagen y semejanza se logró gracias a la invalorable cooperación de la Unión Europea y la OTAN, y cuyo resultado ha sido el baño de sangre que continúa en Ucrania hasta el día de hoy.
La señora Victoria Nuland, Secretaria de Estado Adjunta para Asuntos Euroasiáticos, fue enviada por el insólito Premio Nobel de la Paz de 2009 a la Plaza Maidan de Kiev para expresar su solidaridad con los manifestantes, incluidos las bandas de neonazis que luego tomarían el poder por asalto a sangre y fuego, y a los cuales la bondadosa funcionaria le entregaba panecillos y botellitas de agua para apagar su sed para demostrar, con ese gesto tan cariñoso, que Washington estaba, como siempre, del lado de la libertad, los derechos humanos y la democracia.
Cuando un «estado canalla» como Estados Unidos, que lo es por su sistemática violación de la legalidad internacional, profiere una amenaza como la que estamos comentando hay que tomarla muy en serio. Especialmente si se recuerda la vigencia de una vieja tradición política norteamericana consistente en realizar autoatentados que sirvan de pretexto para justificar su inmediata respuesta bélica. Lo hizo en 1898, cuando en la Bahía de La Habana hizo estallar el crucero estadounidense Maine, enviando a la tumba a las dos terceras partes de su tripulación y provocando la indignación de la opinión pública norteamericana que impulsó a Washington a declararle la guerra a España. Lo volvió a hacer en Pearl Harbor, en Diciembre de 1941, sacrificando en esa infame maniobra 2,403 marineros norteamericanos e hiriendo a otros 1,178. Reincidió cuando urdió el incidente del Golfo de Tonkin para «vender» su guerra en Indonesia: la supuesta agresión de Vietnam del Norte a dos cruceros norteamericanos -luego desenmascarada como una operación de la CIA- hizo que el presidente Lyndon B. Johnson declarara la emergencia nacional y poco después, la Guerra a Vietnam del Norte. Maurice Bishop, en la pequeña isla de Granada, fue considerado también él como una amenaza a la seguridad nacional norteamericana en 1983, y derrocado y liquidado por una invasión de Marines. ¿Y el sospechoso atentado del 11-S para lanzar la «guerra contra el terrorismo»? La historia podría extenderse indefinidamente.
Conclusión: nadie podría sorprenderse si en las próximas horas o días Obama autoriza una operación secreta de la CIA o de algunos de los servicios de inteligencia o las propias fuerzas armadas en contra de algún objetivo sensible de Estados Unidos en Venezuela. Por ejemplo, la embajada en Caracas. O alguna otra operación truculenta contra civiles inocentes y desconocidos en Venezuela tal como lo hicieran en el caso de los «atentados terroristas» que sacudieron a Italia -el asesinato de Aldo Moro en 1978 o la bomba detonada en la estación de trenes de Bologna en 1980- para crear el pánico y justificar la respuesta del imperio llamada a «restaurar» la vigencia de los derechos humanos, la democracia y las libertades públicas. Años más tarde se descubrió estos crímenes fueron cometidos por la CIA.
Recordar que Washington prohijó el golpe de estado del 2002 en Venezuela, tal vez porque quería asegurarse el suministro de petróleo antes de atacar a Irak. Ahora está lanzando una guerra en dos frentes: Siria/Estado Islámico y Rusia, y también quiere tener una retaguardia energética segura. Grave, muy grave. Se impone la solidaridad activa e inmediata de los gobiernos sudamericanos, en forma individual y a través de la UNASUR y la CELAC, y de las organizaciones populares y las fuerzas políticas de Nuestra América para denunciar y detener esta maniobra.

Actos en homenaje al comandante Chávez

Hijo de Patricio Lumumba solidario con la Revolución Bolivariana

Basem Tajeldine, Lumumba y Luis Salazar

Basem Tajeldine, Lumumba y Luis Salazar

Por: Luis Salazar comunicador comunitario | Domingo, 08/03/2015 07:25 AM | Aporrea
8 de marzo de 2015.- En la soleada tarde del viernes 6 de marzo 2015, a los pies del padre de la patria, plaza Bolívar de la República Bolivariana de Venezuela, nos topamos con dos hermanos de lucha y combate el profesor Basem Tajeldine y Ronald Lumumba, hijo del gran libertador y fundador de la República Democrática del Congo (RDC) en África, Patricio Lumumba.

Patricio Lumumba luchar antimperialista, fue asesinado por los colonialistas belgas el 18 de enero de 1961, luego de ser retenido, tortura y humillado, fue fusilado y su cuerpo disuelto en ácido, con tan solo treinta y cinco años Lumumba, organizó la resistencia contra Bélgica para esa época, que habían convertido al territorio del Congo en la hacienda del rey Leopoldo II, esta región, una de las más ricas de África, con hidrocarburos, Coltan, oro, diamantes. Para tratar de impedir la independencia del Congo se asesinó a Lumumba, en componenda con los EE.UU y la CIA.

Ronald Lumumba, es parte de las delegaciones internacionales que asisten a los actos que conmemoran el segundo aniversario de la partida física de nuestro comandante eterno Hugo Chávez.

Nos manifestó su complacencia y beneplácito de estar presente en tan importante evento, de igual manera expresó su solidaridad con la lucha contra el imperialismo Norteamericano que viene librando el presidente Nicolás Maduro y el Pueblo venezolano. Con la traducción del profesor Basem, le manifestamos a Ronald Lumumba nuestra alegría y complacencia por su visita y recordamos la entrevista que le realizamos en la televisora comunitaria Catia Tve, junto a Abdel Hakin Nasser, hijo del líder árabe Gamal Abdel Nasser, en el año 2007 en la VI Cumbre por la Unión Latinoamericana y Caribeña, organizada por el Parlamento Latinoamericano (PARLATINO) en Caracas.

Nos despedimos de tan ilustre amigo y luchador antimperialista, resaltando el legado del comandante Chávez hacia los Pueblos de África y la unidad de los pueblos del sur.

España

¡ NO PASARÁN !

El rey Juan Carlos, Fraga y González fueron premiados por la dictadura argentina

Antes de entregar el poder, los militares enviaron medallas a personalidades e instituciones españolas, entre las que figuran la Fundación Marcelino Botín y los diarios ‘ABC’ y ’El País’

Imagen del documento que atestigua las condecoraciones a Juan Carlos de Borbón, Felipe González y Manuel Fraga por parte de la dictadura argentina.

Imagen del documento que atestigua las condecoraciones a Juan Carlos de Borbón, Felipe González y Manuel Fraga por parte de la dictadura argentina.
DANILO ALBIN – PÚBLICO

BILBAO.- Un régimen tan asesino como moribundo, un país plagado de víctimas inocentes… Y un último gesto hacia quienes los verdugos consideraban sus «amigos». El 23 de noviembre de 1983, 17 días antes de abandonar el poder que ilegítimamente ocupaban desde hacía siete años y ocho meses, la dictadura argentina envió a su embajada en Madrid un sobre con medallasdestinadas al rey Juan Carlos, al ex ministro franquista Manuel Fraga y al presidente Felipe González, así como a otras personalidades, instituciones y medios periodísticos españoles. 

Sus nombres figuran en la circular 3.731 del ministerio de Asuntos Exteriores y Culto de Argentina. Esta nota diplomática —a la que ha tenido acceso Público— llevaba la firma de Mario Corcuera Ibáñez, jefe del «Departamento de Asuntos Culturales» de la Cancillería. Según explicaba dicho funcionario, las condecoraciones se circunscribían «a la adhesión argentina a la celebración del segundo centenario del nacimiento de Simón Bolívar», una efeméride que se celebraba ese año.
La lista de medallas se formó con sugerencias de la embajada argentina en Madrid, que albergaba una red de control y espionaje a cargo de varios represores que seguían muy de cerca a los refugiados argentinos
De acuerdo a este documento, la lista de medallas había sido confeccionada en base a las sugerencias formuladas por la embajada argentina en Madrid. No se trataba de una representación diplomática cualquiera: detrás de su fachada, aquella oficina albergaba una red de control y espionaje a cargo de varios represores que seguían muy de cerca a los refugiados argentinos. Esta red criminal habría estado detrás del asesinato de Noemí Gianotti de Molfino, una madre de desaparecidos que fue hallada muerta en un apartotel de la madrileña calle Muralto en julio de 1980. Su crimen, a pesar de las huellas dejadas por sus asesinos, jamás fue aclarado.

Lista de condecorados dictadura argentina.

Una de las últimas actuaciones de aquella tétrica embajada consistió en elaborar el listado de premiados por el bicentenario de Bolívar. La más alta distinción iba dirigida al Rey Juan Carlos, a quien el agónico régimen otorgó una medalla de plata con su correspondiente diploma. Por entonces, el monarca guardaba la declaración de «Huésped de Honor» que el propio Videla había firmado en noviembre de 1978, en ocasión de la visita de Juan Carlos y Sofía de Borbón a Argentina. Tal como ya reveló Público, el rey aprovechó aquella oportunidad para condecorar a Videla y a sus principales colaboradores. 

Precisamente, la investigación realizada por este medio —que dio a conocer varios documentos reservados con membrete español y argentino— también permitió establecer que Juan Carlos I había facilitado los acuerdos alcanzados por la transición española con la sangrienta dictadura militar. Según esos mismos archivos secretos, la colaboración económica y comercial entre ambos estados alcanzó entonces unos niveles muy altos, superando todas las cifras registradas hasta entonces en las relaciones bilaterales.
Envidia argentina

En aquel contexto, la dictadura incluyó en su último listado de condecoraciones al entonces diputado y presidente de Alianza Popular, Manuel Fraga Iribarne, una de las figuras españolas que más atractivo despertaba entre los militares argentinos. No en vano, los uniformados que habían tomado el poder por las armas sentían una profunda admiración hacia los excargos públicos franquistas que —al igual que Fraga— no habían tenido mayores inconvenientes a la hora de reciclarse en demócratas.
Uno de los más siniestros jefes de la Junta Militar argentina, el almirante E. E. Massera, realizó varios viajes a España para estudiar cómo reconvertirse en demócrata
Esa era una de las pretensiones de uno de los jefes más siniestros de la Junta Militar argentina, el almirante Emilio Eduardo Massera, quien llegó a realizar varios viajes a España para empaparse sobre el modelo de la transición. 

En una de sus visitas a Madrid, Massera logró reunirse con el entonces líder del PSOE, Felipe González, otro de los políticos españoles que en noviembre de 1983 —ya como presidente de España— sería condecorado por Argentina con una medalla de bronce. Un par de meses antes, el gobierno de González había premiado al almirante Rubén Oscar Franco —sucesor de Massera al frente de la Armada argentina, bajo cuyo ámbito se encontraba el campo de concentración de la ESMA— con la «Gran Cruz de la Orden del Mérito Aeronáutico». 

No sería la última: en febrero de 1984, cuando Buenos Aires ya estaba en democracia, González decidió entregar una distinción al diplomático argentino Ricardo Adúriz Salgado, uno de los funcionarios civiles que había actuado como representante de la dictadura en territorio español.
Según el documento que obra en poder de este medio, el régimen argentino también envió medallas al ministro de Relaciones Exteriores del gobierno socialista, Fernando Morán, y al exembajador de España en Argentina, Manuel Alabart, quien en los meses anteriores había mantenido distintos encuentros con varios jefes militares. Esas reuniones eran notificadas periódicamente por Alabart a través de cables cifrados que llegaban al ministerio de Exteriores en Madrid.
En una de sus visitas a Madrid, Massera logró reunirse con el entonces líder del PSOE, Felipe González
En uno de esos informes, Alabart daba detalles sobre la reunión que había mantenido a comienzos de septiembre de 1983 con el brigadier Augusto Hughes, uno de los últimos mandos del siniestro gobierno militar. Sin pelos en la lengua, el militar le había advertido que la «totalidad de las Fuerzas Armadas, monolíticamente, se sienten solidarias con lo actuado en la guerra antisubversión (sic)», eufemismo empleado por las jerarquías castrenses para justificar las atrocidades cometidas contra miles y miles de personas.

Cable embajador dictadura argentina

Cable de Alabart, embajador de la dictadura argentina en España. 

También hubo distinciones para los diarios ABC y El País, así como para el programa Mundo Iberoamericano que se emitía por Radio España. En el listado figuran además el Instituto de Cooperación Iberoamericana, la Oficina de Educación Iberoamericana, el Instituto Español Sanmartiniano, el Colegio Mayor Universitario «Nuestra Señora de Guadalupe», la Sociedad Bolivariana de Madrid, la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo y el Colegio Mayor Argentino «Nuestra Señora de Luján». 

Los amigos del Santander

Estas relaciones políticas también tuvieron su capítulo económico, y así se dejaba notar en las condecoraciones otorgadas por Argentina al término de su régimen de horror. Entre los premiados en aquel caluroso noviembre porteño de 1983 se encontraba la Fundación Marcelino Botín, creada por el tío del banquero Emilio Botín. 

Las relaciones de esta familia con la Junta Militar de Buenos Aires se habían consolidado a lo largo de los años anteriores, a tal punto que en agosto de 1976, cuando las denuncias sobre lo que ocurría en Argentina ya alarmaban a la comunidad internacional, la dirección del Banco Santander -a través de informaciones difundidas por periódicos de la época— llegó a mostrar su confianza y respaldo a los militares encabezados por Videla.

La dictadura de Videla y España intercambiaron apoyos, medallas y regalos

DANILO ALBIN – PÚBLICO

«No me dé las gracias por venir. Esta embajada es mi casa». La frase corresponde al dictador argentino Jorge Rafael Videla, mientras que la delegación diplomática en cuestión tenía la bandera española en su fachada. Ocurrió un 24 de junio de 1976, durante un homenaje -a distancia- al rey Juan Carlos, coincidiendo con el día de su santo. Un par de años después, la Monarquía devolvió el gesto en formato de medalla: el salvaje general Videla, responsable de miles de asesinatos, mantuvo hasta el último día de su vida las condecoraciones firmadas por el monarca español, que en 1978 le concedió la Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar y el Collar de la Orden de Isabel la Católica.
Estas distinciones son sólo un ejemplo de lo que ocurrió a espaldas de la opinión pública española en aquellos años. Según ha podido comprobar Público, durante los siete años y nueve meses que duró el sangriento régimen cívico-militar argentino, las autoridades de Buenos Aires y Madrid intercambiaron todo tipo de medallas, apoyos y regalos. De acuerdo a los registros consultados por este periódico, 23 militares argentinos fueron condecorados mediante decretos que llevaban la firma del rey Juan Carlos y de los ministros de Defensa de turno. 
Entre los condecorados figuran personajes como el vicealmirante de la Armada, Antonio Vañek -uno de los principales jefes del campo de concentración que funcionaba en la ESMA-, el brigadier de la Fuerza Aérea Basilio Lami Dozo -otro de los máximos responsables del régimen- o el general José Rogelio Villarreal, quien durante la noche del golpe de Estado estuvo a cargo de la detención de la presidenta Isabel Martínez de Perón. 
Del mismo modo, varios militares españoles -todos ellos de inocultable raigambre franquista- guardan a día de hoy en sus cajones las distinciones otorgadas por la dictadura de Videla. Uno de los primeros fue el capitán de navío Fernando de Salas, condecorado en una pomposa ceremonia celebrada en la embajada argentina en Madrid. También fueron premiados el general de Brigada Manuel Vallespín - jefe de la Segunda División del Alto Estado Mayor-, a quien el régimen condecoró en agosto de 1977 con la medalla del Ejército argentino, y el jefe de Policía de Madrid, Federico Quintero Morente, homenajeado con la Orden de Mayo al Mérito. 
Documento sobre la condecoración de la dictadura de Videla a Fernando de Salas, al que ha tenido acceso Público. 
El ahora rey Felipe VI, entonces príncipe de Asturias, también fue objeto de una distinción por parte del régimen militar. En octubre de 1981, la Armada argentina -uno de los cuerpos más brutales en materia represiva- designó al hijo de Juan Carlos de Borbón como «Guardiamarina Honoris Causa». La distinción fue recibida por el embajador de España en Argentina, Enrique Pérez-Hernández, quien posteriormente se encargaría de trasladarla a La Zarzuela. 
Ambos países no sólo intercambiaron medallas y elogios. Durante aquellos años, la dictadura de Videla y el gobierno de Adolfo Suárez establecieron un eficiente sistema que les permitió negociar la participación de sus respectivos estados en distintos organismos internacionales. El encargado de abrir el juego fue un sobrio diplomático español, Manuel Thomás de Carranza. El 28 de julio de 1976, el funcionario redactó una minuta en la que invitaba a Argentina a participar en el séptimo congreso del Consejo Internacional de Economías Regionales «y a ocupar junto con España -que presidirá dicho evento- la otra Presidencia reservada a un país Hispano-Americano». 
El 11 de noviembre de ese mismo año, el gobierno de UCD se inmiscuyó en una cuestión tan delicada como la disputada soberanía de las Islas Malvinas, reivindicadas por los argentinos y ocupadas por los ingleses. En una nota de tres párrafos, el Ministerio de Asuntos Exteriores -por entonces a cargo de Marcelino Oreja- notificaba que «el Gobierno español, de acuerdo con su tradicional posición, prestará decidido apoyo a la reivindicación argentina sobre las Islas Malvinas». 
«En este sentido -declaraba solemnemente el Ministerio-, se cursan instrucciones a la delegación de España en el XXXI período de sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas para que preste su apoyo al proyecto de resolución sobras las Islas Malvinas». Una semana después, el embajador argentino Leandro Enrique Anaya transmitía a Oreja la «complacencia y agradecimiento» de la dictadura «por el apoyo solidario a la reivindicación de soberanía sobre las Islas Malvinas, que concita un unánime sentimiento nacional argentino». 
Documento en el que el Ministerio de Exteriores acepta la petición de apoyo de Argentina para entrar en el consejo de la OACI.
Otro de los pactos se selló discretamente a comienzos de agosto de 1977, cuando media España estaba de vacaciones. Según consta en una nota fechada el primer día de ese mes, el gobierno de Suárez aceptó la petición de apoyo que le había formulado el régimen argentino para entrar en el consejo de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), aunque no lo haría gratuitamente. Tras invocar «los tradicionales lazos de amistad hispano-argentina», Exteriores anunciaba que apoyaría al candidato de la Junta Militar «en la seguridad de que la petición de apoyo hecha por España para su reelección (…) recibirá el mismo trato por parte de la delegación argentina»
Aún más increíble resulta la nota del 18 de noviembre de 1978, por medio de la cual Argentina informaba al Gobierno español sobre su postulación «para integrar la Comisión de Derechos Humanos» del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC) y pedía el respaldo de España, basándose en la «permanente y favorable disposición que ambos gobiernos han evidenciado ante recíprocas aspiraciones llevadas adelante en distintos foros internacionales».
Mientras negociaban estos acuerdos, los diplomáticos de Videla seguían coqueteando con los sectores más ultras del ejército posfranquista: el 15 de febrero de 1977, la embajada argentina destinó 20.000 pesetas a la compra de un obsequio en la lujosa tienda London’s Shop para el capitán general de la Primera Región Militar, Federico Gómez de Salazar Nieto, un excombatiente franquista de la División Azul que había peleado junto a los nazis. Diez días después, la delegación gastó otras 2.152 pesetas en artículos ecuestres que fueron obsequiados al general ultraderechista Jaime Milans del Bosch, quien en 1981 participaría activamente en el fallido golpe de Estado del 23-F. Para Milans, Videla siempre sería un referente. 

España financió a la dictadura de Videla 

DANILO ALBIN – PÚBLICO

El exterminio de seres humanos no sólo conlleva una serie de prácticas abominables, capaces de reducir a miles de personas «a la diezmillonésima parte de una mierda», tal como le gustaba decir a uno de los más crueles carceleros del franquismo. Ya fuese en la Alemania de Hitler, en la España de Franco o en la Argentina de Videla, las políticas represivas absorbían una parte sustancial del presupuesto estatal. Desde el soldado que activaba las cámaras de gas en Auschwitz hasta el torturador que hacía retorcer de dolor a sus víctimas en Buenos Aires, pasando por el verdugo español que destrozaba a sus condenados en el garrote vil… Todos, absolutamente todos, cobraban religiosamente a final de mes.  
En mayo de 1976, cuando aún no se habían cumplido dos meses del golpe de Estado en Argentina, los cuerpos policiales que aterrorizaban a los habitantes ya habían gastado un 70% de su presupuesto anual… y aún quedaba mucha gente por morir. En vísperas de un invierno austral que prometía sangre y dolor, los jefes policiales se vieron obligados a pedir una inyección de 12 millones de dólares. Según los cálculos realizados entonces, las tareas represivas iban a costar, al menos en 1976, unos 400 millones de billetes norteamericanos. 
Videla necesitaba dinero fresco, pero antes tenía que encontrar países que quisieran socorrerleVidela necesitaba dinero fresco, pero antes tenía que encontrar países que quisieran socorrerle. Entonces, aquel general de bigotes y mal genio se acordó de la Madre Patria, que acababa de enterrar al dictador Franco y que empezaba, con muchas dificultades, a experimentar el camino de la democracia. Exactamente al revés que en Argentina, donde las desapariciones se habían convertido en moneda diaria. La comunidad internacional conocía ese extremo, algo que parece no haber importado mucho en Madrid: según consta en una gran cantidad de expedientes secretos localizados por Público, España firmó acuerdos económicos que dieron aire a la maltrecha dictadura y sus terribles tácticas de exterminio.   
Los archivos en poder de este periódico demuestran que el rey Juan Carlos fue el encargado de facilitar los acuerdos entre la España de la transición y la Argentina de los vuelos de la muerte. El 1 de julio de 1976, el monarca recibió en su despacho al embajador de Videla en Madrid, el general Leandro Enrique Anaya. De acuerdo al informe reservado elaborado por el diplomático, el rey tuvo «expresiones de beneplácito por el éxito con que nuestro Gobierno está afrontando los problemas económicos coyunturales que éste vive», al tiempo que se mostraba muy generoso ante la próxima visita a España del ministro de Economía de la dictadura, José Alfredo Martínez de Hoz, uno de los máximos defensores del ultraliberalismo en Sudamérica. 
Ante un Anaya que se salía de su uniforme, el rey Juan Carlos prometió que el responsable de Economía argentino «tendría la mejor acogida y disposición de banqueros, inversores e industriales, para concurrir al encauzamiento y solución de los problemas que pudieran plantearse y/o proponerse. En tal sentido, dijo que España estaba en el mejor estado anímico para concretar operaciones comerciales y financieras con la República Argentina». A lo largo de las semanas siguientes quedaría claramente demostrado que no se trataba de simples elogios. 
Documentos de la reunión  de 1976 entre los ministros de economía argentinos y españoles, a los que ha tenido acceso Público.
La primera buena noticia para Videla tenía un irresistible olor a parrilla. Cuatro días después de la reunión entre Anaya y el rey, Argentina anunciaba que había firmado un convenio con España para retomar la venta de carne a este país europeo, paralizada desde hacía seis años. El acuerdo se había cocinado durante una visita realizada a Madrid por los responsables de la Junta Nacional de Carnes de Argentina y traía como consecuencia inmediata una primera remesa de cuatro mil toneladas de piezas vacunas para el mercado español, lo que reportaría tres millones ochocientos mil dólares de ganancias para Buenos Aires.  
Cuatro días después de la reunión, Argentina anunció un convenio con España para retomar la venta de carne, paralizada seis años antesEl ministro Martínez de Hoz llegó a España pocas semanas después de este acuerdo, exactamente un 22 de julio de 1976. Durante su visita, el funcionario pudo moverse con total libertad por los despachos más importantes e influyentes del país. Entre las personalidades que le abrieron la puerta se encontraban el rey Juan Carlos, con quien se reunió en la mañana del 23 de julio, y el gobernador del Banco de España, Luis Coronel de Palma, que además ostentaba el título de Marqués de Tejada. También tuvo tiempo para reunirse a solas con el banquero Alfonso Escámez —presidente del ya desaparecido Banco Central— a quien le prometió que la dictadura argentina le devolvería la sucursal que había sido expropiada por el Gobierno peronista de Héctor Cámpora en 1973.  
En su intensa campaña por encontrar amigos con dinero, la Junta Militar también contactó con el poderosísimo Emilio Botín (padre) para anunciarle que su Banco Santander recuperaría las dos filiales que le habían quitado los peronistas. Coincidiendo con la visita de Martínez de Hoz, el diario Informaciones reveló que «en la última Junta General de Accionistas» del Santander Botín se había referido al «futuro y perspectivas económicas en la Argentina». «Después de los recientes acontecimientos políticos acaecidos en aquel país, tenemos fundadas esperanzas de que se volverá a la prosperidad del pasado, pudiendo asegurar que nuestra organización allí, que incluye cerca de 500 empleados y nueve sucursales, está plenamente preparada para participar en el resurgimiento de aquella gran nación. El nuevo Gobierno argentino nos ha ofrecido devolvernos las sucursales de Córdoba y Rosario que nos fueron expropiadas en 1973. Estamos en estos momentos concretando las condiciones en que ha de efectuarse dicha devolución», declaró el presidente del Banco Santander. 
«Después de los recientes acontecimientos políticos, tenemos esperanzas de que se volverá a la prosperidad del pasado», dijo BotínEl mismo día en que la prensa hacía público el apoyo de Botín a los dictadores, tanto él como otros banqueros se sentaban a comer con Martínez de Hoz. Ante la apretada agenda del ministro argentino —que tenía menos de 48 horas para tratar de consolidar las relaciones económicas con políticos y empresarios españoles—, el Marqués de Tejada, haciendo gala de su cargo de gobernador del Banco de España, se encargó de prepararle un multitudinario almuerzo, en el que logró reunir en un mismo comedor a lo más selecto del sector público y privado. De acuerdo a la nómina de invitados que poco después fue enviada a la Junta Militar, en aquella comida de trabajo estaban presentes 64 personalidades españolas, entre las que figuraban los ministros de Comercio, Industria y Hacienda, así como los presidentes de los principales bancos de la época y un buen número de empresarios. El principal tema de conversación fue la relación entre España y Argentina, así como las posibilidades de negocios para ambos estados.   
Los representantes de ambos países se volvieron a ver las caras el 1 de diciembre de 1976, bajo el agobiante calor de Buenos Aires. Ese día comenzaron las conversaciones secretas entre Martínez de Hoz y el ministro de Comercio español, José Lladó, quien había sido designado por el presidente Adolfo Suárez para negociar un millonario acuerdo con la dictadura. Las negociaciones duraron 72 horas, al término de las cuales ambos ministros rubricaron un documento conjunto. De acuerdo al contenido de esos papeles secretos, ambos estados acordaron «poner en práctica un programa de cooperación económica y financiera» por el cual España vendería a Argentina «bienes de equipo, barcos de características especiales, dragas y otros elementos flotantes, así como equipos de carga y descarga para puertos, locomotoras y demás material ferroviario, y otros equipos y plantas industriales» por un valor global de 290 millones de dólares. 
Documento sobre las conservaciones entre los ministros de economía de España y Argentina a los que ha tenido acceso Público 
Para facilitar las cosas, el Banco Exterior de España se comprometía a establecer «una línea especial de crédito» que permitiría «amparar compras argentinas por un valor máximo de 150 millones de dólares». Además, España accedía a otorgar a Argentina «un crédito en condiciones concesionarias por valor de 50 millones de dólares». «Parte de este crédito —añade el documento reservado— será utilizado para colaborar en el desarrollo de la industria naval argentina». 
Ese mismo 3 de diciembre, ambas delegaciones firmaron el «Protocolo de Cooperación Comercial y Financiera entre la República Argentina y el Gobierno de España» (ver PDF), un documento que llevaba el sello de «confidencial» y en el que se establecían los pasos a dar por cada país. Por un lado, la dictadura se comprometía «en el plazo más breve posible» a firmar contratos con la empresa Astilleros Españoles para la construcción de «dragas y remolcadores de diversos tipos y eventualmente otro tipo de buques a sugerencia de la Secretaría de Estado de Intereses Marítimos», por un valor aproximado de 140 millones de dólares.
Además, el Gobierno Militar garantizaba que se otorgarían «las máximas facilidades» para que las instituciones y empresas del sector público o privado argentino adquiriesen a España «bienes de capital por un valor de 150 millones de dólares» que serían financiados mediante la línea de crédito otorgada por Madrid. 
Sólo durante los tres días que duró la visita del ministro español a Buenos Aires —entre el 1 y el 3 de diciembre— desaparecieron más de 100 personas. Los ciudadanos españoles, a pesar del apoyo económico que este país prestaba a la dictadura argentina, tampoco escaparon del horror. De hecho, pocas semanas después de rubricar el pacto financiero con el gobierno de Suárez, los subordinados de Videla no tuvieron ningún inconveniente en secuestrar, torturar y asesinar a un joven gallego que vivía en Buenos Aires. Se llamaba Urbano López Fernández, tenía 28 años, era auditor contable y en pocos meses iba a ser padre por segunda vez. El 31 de diciembre de 1976, mientras algunos brindaban, Urbano era fusilado junto a otros cuatro jóvenes. 
Pese al apoyo, los subordinados de Videla secuestraron, torturaron y asesinaron a un joven gallegoLa desaparición de este ciudadano español no pareció inquietar demasiado al Gobierno de Suárez, que decidió continuar adelante con los negocios previstos. Entre el 22 y el 27 de abril de 1977, una delegación militar argentina, encabezada por el capitán de navío Raúl Francisco Bondoni, se trasladó a Madrid con el objetivo de firmar varios contratos «para la provisión por parte de Astilleros Españoles de un tren de dragado, dique seco, seis remolcadores de diversos elementos flotantes y material portuario de apoyo por un valor aproximado a los 220 millones de dólares», señala otro de los documentos reservados.  
De acuerdo a distintos informes elaborados por la embajada de Argentina en España, las relaciones comerciales entre ambos países alcanzaron su máximo histórico en plena dictadura. Por ejemplo, en 1977 se produjo «un notable incremento del comercio global que alcanza los 450,8 millones de dólares, cifra que no registra precedentes hasta el presente», destacaba la Consejería Económica de la Embajada en un informe. También resaltaba que el comercio entre España y Argentina «ha mantenido, en general, una tendencia creciente, que se ha producido por el aumento conjunto de las importaciones y exportaciones españolas a nuestro país. En este periodo, el comercio global pasó de 14,7 millones de dólares en 1961 a 450,8 millones de la misma moneda en 1977, lo que representa un ritmo de crecimiento anual promedio del 23,8%».
Los negocios secretos entre España y Argentina no habrían tenido un final feliz, al menos desde la óptica de los funcionarios de la dictadura. En abril de 1983, cuando ya faltaba muy poco para que el régimen se desvaneciera, el nuevo consejero comercial de la embajada argentina en España, Sebastián Iturrioz, elaboró un informe en el que desmontó la supuesta caridad de políticos, empresarios y banqueros españoles. En su nota de carácter «reservado», el funcionario advertía que «España hizo su negocio sin otorgar ninguna concesión».  
Entre otros puntos, Iturrioz  advertía que los acuerdos alcanzados entre ambos países en materia pesquera «permitió a la flota española desembarazarse de numerosas unidades —algunas obsoletas— que habían quedado inactivas». Además, el Gobierno de Suárez «desequilibró la relación societaria entre las partes y sometió al socio argentino (mayoritario) al arbitrio de la voluntad de aquél». «Otro gran acierto de España —añadía el consejero— consistió en su intensa participación en obras públicas que le fueron adjudicadas sin contrapartidas y —a veces— en perjuicio de las propias empresas argentinas», destacaba. Las reuniones con la Madre Patria, siempre bañadas en whisky y canapés, ya eran parte del pasado.

Carlotto: «Si España colaboró con Videla, ayudó a eliminar a toda una generación»

 DANILO ALBIN – PÚBLICO
Ni el cansancio acumulado por varias horas de viaje, ni el dolor de rodilla, ni tan siquiera las noticias que señalan que España prestó apoyo político y económico al régimen que mató a su hija y a otros 30 mil jóvenes. Ya no hay nada que logre borrarle la sonrisa a Estela Barnes de Carlotto, la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo. Hace tres meses, esta mujer de 84 años logró encontrar a su nieto Guido, nacido en junio de 1978 en uno de los campos de concentración de la dictadura de Videla. Hace tres meses, la vida le metió otro gol a la muerte. 
«Lo bueno es que tengo cosas lindas que contar. El dolor, transformado en lucha, sirve para seguir, para no abandonar», comenta Carlotto a Público en el hall de un céntrico hotel de Bilbao. Ha venido hasta Euskadi para participar en el IX Festival Contra la Censura que se celebra esta semana en la capital vizcaína. Antes pasó por Roma, donde fue recibida por el Papa Francisco. La acompañaban sus 14 nietos, que ahora son 14 porque Guido, por fin, ya es uno más de los Carlotto. Sólo de pronunciar su nombre, el rostro de esta abuela se vuelve aún más radiante. 
¿En qué ha cambiado su vida desde el encuentro con su nieto Guido?
Mi vida se ha llenado de felicidad. Algunos me dicen que parezco más joven. Estoy sonriendo todo el tiempo, compartiendo con Guido todos los momentos que podemos. Estamos conociéndonos mutuamente. Pero también hay otro ingrediente, fuera de lo personal: la noticia del encuentro de Guido fue un boom. Es el nieto de todos. No solamente en Argentina, sino también en Europa. 
«Guido es el nieto de todos. No solamente en Argentina, sino también en Europa» 
La semana pasada, usted y sus nietos estuvieron con el Papa en el Vaticano. ¿Hablaron de todo esto?
Sí, claro. Fue una conversación entre una argentina y un argentino. Hablamos de la situación país, de la paz, de la salud de la presidenta (nota de redacción: Cristina Kirchner fue ingresada hace algunos días por una infección), de la lucha en general por la paz… El Papa incluso habló de fútbol con mi nieto Guido, que es de otro equipo diferente al suyo. ¿Sabe qué pasa? Yo me eduqué en una escuela de monjas, donde parecía que había que reverenciar y besar el anillo. Aquí no: el anillo es de lata, la cruz es de lata y él es un hombre común. 
La búsqueda en Europa
¿En España podrían existir casos de hijos robados por la dictadura argentina que ahora vivan aquí, sin conocer su identidad?
Sí. Por eso mismo, hace unos años nació en Madrid una Red Argentino Europea Por el Derecho a la Identidad. Estimamos que los apropiadores podrían haber traído a nuestros nietos a Europa cuando eran bebitos, escapando. También podrían haber venido ya siendo jóvenes, sobre todo con la crisis de 2001, e incluso es posible que estén viniendo ahora, que son adultos. Entonces, no sería extraño que encontrásemos casos aquí. Por eso estamos profundizando en esta tarea, sobre todo en Roma, donde se está agilizando mucho con la intervención del Estado italiano. En realidad, todo esto depende del tipo de gestión de gobierno: si hay un gobierno al que ni siquiera le interesa saber lo que pasó en su propio país, como es el caso de España, tampoco va a querer saber lo que pasó en Argentina. 
Precisamente, habrá visto que en los últimos días una jueza argentina, María Servini de Cubría, pidió la extradición de 20 franquistas, en el marco de una querella presentada en Buenos Aires por los crímenes ocurridos durante la dictadura de Franco. ¿Por qué esto es posible en Argentina y no en España? 
Lo que pasa es que ahora en España hay impunidad. Pero es imposible que un pueblo olvide. 

Lo que pasa

[Mensaje cortado]  Ver mensaje completo

Área de archivos adjuntos

Deja un comentario