Armagedon en Gaza…

Alfredo García Bonilla
Fondo para el Desarrollo de Proyectos
INDOAGRO

Martín Lutero: “La superstición, la idolatría, la mentira, el engaño y la hipocresía cuentan con grandes salarios, la verdad es mendiga”

‘Armagedón’ en Gaza

Israel no se considera afectada por normas ni tribunales que regulan los comportamientos de los ejércitos; la ONU ha definido la doctrina que aplican en Gaza como “”una vasta destrucción como medio de disuasión”, mientras Netanyahu presume falsamente de tener el Ejército más moral del mundo

EUGENIO GARCÍA GASCÓN Gaza 27/07/2014 08:44 Actualizado: 27/07/2014 09:06 – Público 

Familiares del palestino Tayyeb Shehada, fallecido por los ataques de Israel. 26 de julio de 2014. REUTERS/Abed Omar Qusini

Familiares del palestino Tayyeb Shehada, fallecido por los ataques de Israel. 26 de julio de 2014. REUTERS/Abed Omar Qusini

La enorme y desproporcionada destrucción de objetivos civiles y la muerte indiscriminada de civiles que ha aflorado en la Franja de Gaza durante la “tregua humanitaria”, especialmente en Shuyaiya, Beit Hanún y Jan Yunis, no obedece a un accidente aislado o a un incidente puntual, sino a una política militar planificada que han asumido los jefes militares israelíes con la visto bueno de los líderes políticos.
No es una invención de Benjamín Netanyahu. La destrucción desmesurada se ha aplicado y se aplica en los territorios ocupados de Cisjordania desde mucho antes, aunque no sea con la amplitud que estamos viendo estos días, pero sí con la misma intención de castigar en lo posible al conjunto de la población civil, especialmente, como está ocurriendo ahora, cuando los milicianos y sus líderes militares y políticos han desaparecido de los radares israelíes y burlan al ejército un día tras otro. El mismo bloqueo de Gaza, tan terrible, obedece a esta política.
Israel no se considera afectada por esas normas ni tribunales; los tribunales, por supuesto, callan y no actúan
En los tratados de historia militar este comportamiento se conoce como Doctrina Dahiya. Quien acuñó el nombre, la expuso y la defendió de manera abierta y pública fue el general israelí Gadi Eizenkot, nacido en 1960, y formado como militar en Israel y en Estados Unidos. Una definición breve de esta doctrina, en las escuetas palabras del propio Eizenkot, es que ”(los civiles) árabes deberían responder por (las decisiones de) sus líderes”.
Ciertamente la doctrina Dahiya es muy vieja, aunque su nombre sea nuevo. Durante el siglo veinte, por no retroceder más, se ha aplicado en incontables ocasiones y por distintos agentes. Los aliados la usaron en la Segunda Guerra Mundial con ensañamiento, basta recordar la destrucción de Dresde o las bombas sobre Hiroshima y Nagasaki, donde decenas de miles de civiles pagaron las decisiones de sus líderes.
Sin embargo, desde que a mediados de siglo veinte se empezaron a extender normas internacionales sobre el comportamiento de los ejércitos en la guerra, estas acciones desproporcionadas han sido condenadas y están perseguidas por el derecho internacional. No obstante, Israel no se considera afectada por esas normas ni por los tribunales que deberían juzgar esos excesos y desmanes. Y los tribunales, por supuesto, callan y no actúan.
Cuando Netanyahu y sus colegas dicen que Israel tiene el ejército más moral del mundo mienten, y se podría citar un sinnúmero de casos que prueban que se trata de una mentira tan desproporcionada como la doctrina Dahiya. Sin embargo, muchos israelíes que están sometidos a una propaganda desmesurada desde que van a la guardería hasta que son adultos se lo creen, y eso es lo que cuenta.
Cuando Netanyahu y sus colegas dicen que Israel tiene el ejército más moral del mundo mienten El nombre de la doctrina viene del barrio beirutí de Dahiya, de población mayoritariamente chií, que fue arrasado por las bombas de una manera completa que probablemente carece de paralelo en la historia moderna; una operación en la que cientos de miles de civiles inocentes pagaron un alto precio debido a la impotencia de los líderes políticos y militares israelíes para aplastar a las milicias de Hizbolá.
Eso ocurrió en 2006. Dos años después el general Eizenkot pronunció unas frases que se han repetido hasta la saciedad en las publicaciones militares de todo el mundo: ”Lo que ocurrió en el barrio de Dahiya de Beirut en 2006 ocurrirá en cada pueblo desde el que se dispare a Israel (…) Aplicaremos fuerza desproporcionada sobre él y provocaremos un gran daño y destrucción. Desde nuestro puesto de vista no hay poblaciones civiles, son bases militares. (…) No es una recomendación. Es un plan que ya ha sido aprobado. No se mostrará clemencia cuando tengamos que golpear la infraestructura nacional de un estado que, en la práctica, está controlado por Hizbolá”.
A fines de 2008, el mismo año en que el general Eizenkot definió tan certeramente la doctrina Dahiya, Israel tuvo ocasión de aplicarla con los palestinos. El informe que elaboró la misión de las Naciones Unidas sobre la guerra de Gaza se refiere en varias ocasiones a la doctrina Dahiya, a la que define escuetamente como ”una vasta destrucción como medio de disuasión”, y señala que se puso en práctica en la guerra de Gaza. El informe de las Naciones Unidas destaca “la aplicación desproporcionada de fuerza y la provocación de gran daño y destrucción a las propiedades e infraestructuras civiles, así como sufrimiento a las poblaciones civiles”.
La ONU define la Dahiya como “una vasta destrucción como medio de disuasión” 
El profesor estadounidense judío Richard Falk, que ha trabajado para la ONU como experto sobre lo que ocurre en los territorios palestinos, ha calificado la doctrina Dahiya como ”terrorismo de Estado”. Lo que estos días está ocurriendo en Gaza obedece claramente a la aplicación de esa doctrina y varios medios de comunicación han comenzado a consignarlo así, por ejemplo el Canal 2 de la televisión hebrea, un canal privado que mantiene una relación muy estrecha con el Ejército, y que mencionó anoche la doctrina Dahiya al referirse a las imágenes de Gaza que están difundiendo algunos canales de televisión árabes y occidentales.
En la guerra de Líbano de 2006, el general Eizenkot defendió la tesis de que debía atacarse sin piedad a los civiles para parar los cohetes de las milicias de Hizbolá. En 2008 fue uno de los arquitectos de la operación Columna de Nube contra Gaza, que causó tantas bajas civiles y tanta destrucción, y ahora se ha vuelto a dar una situación similar en Gaza, de manera que la doctrina Dahiya, es decir las tesis de Eizenkot, se han vuelto a aplicar sin la menor consideración hacia los civiles. El general Eizenkot no es un mindundi sin importancia. Quizás en otro ejército menos “moral” habría sido apartado de la carrera. En Israel, en cambio, es actualmente el número dos de Ejército, y cuenta con muchas posibilidades de ser el próximo jefe del Estado Mayor.

Los palestinos muertos en el ataque israelí a Gaza ascienden a 1.147

En las últimas 24 horas el número de muertos en la franja se ha elevado en más de 130, la inmensa mayoría civiles que fueron desenterrados bajo los escombros

EFE Gaza / Jerusalén 27/07/2014 08:50 Actualizado: 27/07/2014 09:16 Público
El número de palestinos muertos en la ofensiva israelí “Margen Protector” se elevó esta noche hasta los 1.147, y los heridos a más de 6.000, informó el Ministerio de Salud en Gaza en un mensaje enviado a los medios. En las últimas veinticuatro horas el número de muertos en la franja se ha elevado en más de 130, la inmensa mayoría civiles que fueron desenterrados bajo miles de kilogramos de cascotes que hoy fueron inspeccionados por los servicios de emergencia gracias a una tregua de 12 horas decretada por las partes.
Según cifras del ministerio gazatí de Salud, más de 6.000 palestinos han resultado heridos en ataques israelíes desde que el pasado 8 de julio el gobierno del primer ministro, Benjamín Netanyahu, ordenara la ofensiva contra Gaza. Más de 800 de ellos -incluidos más de 150 niños- han perecido durante la actual incursión terrestre, iniciada hace nueve días. Reunidos en París, los ministros de Asuntos Exteriores de EEUU, Francia, Alemania, Italia, Catar, Reino Unido y la UE solicitaron hoy una extensión del alto el fuego, 24 horas más y con opción a renovación, petición a la que Israel ha dado su venia esta medianoche.
Según indicaron fuentes oficiales francesas, estas condiciones “imponen a cada parte una especie de autodisciplina”. “La masacre no puede continuar, es insostenible, y todos los países que estaban en la mesa de negociaciones han hablado con una sola voz”, indicaron las fuentes galas, que dijeron que el objetivo común es hacer el cese prolongado y duradero. A las 20.00 locales (17.00 GMT) el movimiento islamista Hamás rechazó una primera prórroga de cuatro horas, hasta medianoche, que había declarado Israel, y aún no se ha pronunciado sobre la petición de 24 horas.

46 israelíes

Un soldado israelí murió en las últimas horas cerca de la Franja de Gaza como consecuencia de un proyectil de mortero, lo que eleva a 43 militares y 3 civiles el número de israelíes que han perdido la vida desde que comenzó la operación “Margen protector”.
Otros dos soldados israelíes que participaban en la operación “Margen protector” en Gaza fallecieron hoy en un hospital del sur de Israel, lo que eleva el balance total de militares israelíes muertos en Gaza. El primer fallecido resultó herido de gravedad en un operativo en el sur de la franja el pasado jueves, mientras que el segundo fue herido el martes en un choque armado en la frontera con Gaza, informa un parte militar difundido esta medianoche. En las últimas veinticuatro horas el Ejército ya ha informado de siete militares muertos -incluidos los de esta noche-, y entre ellos tres sargentos y un subteniente.
Los primeros cinco murieron en escaramuzas con anterioridad a la entrada en vigor a las 08.00 de la mañana (05.00 GMT) del sábado de un alto el fugo humanitario solicitado por la ONU, al que las milicias de Gaza pusieron fin a las 20.00 locales (17.00 GMT). Al concluir, y a petición de la ONU, Israel reanudó la tregua durante cuatro horas, y esta medianoche en otras 24. Las milicias palestinas han rechazado la petición y a las 20.00 horas reanudaron el lanzamiento de cohetes contra territorio israelí. Los militares israelíes cayeron en combate desde que comenzó la fase terrestre de la ofensiva sobre Gaza hace nueve días.
Durante los 19 días transcurridos desde el comienzo de la operación “Margen protector”, en el lado israelí han muerto también tres civiles, entre ellos un operario tailandés que trabajaba en un campo de cultivo al lado de la franja.

Los niños de Gaza

por Roger Rodríguez26 de julio de 2014

Fue el martes 16 de julio de 2014 en la playa de Gaza, metros al norte del pequeño puerto de pescadores de esa ciudad sitiada. La imagen, muestra a tres de los cuatro niños que fueron muertos por el misil lanzado desde una lancha israelí a 300 metros de la orilla… Testigos relatan que ese segundo misil parecía correr a los chicos que huían del muelle donde había caído un primer disparo. Las imágenes del hecho son crueles, los periodistas filmaron la muerte de niños con los que un rato antes jugaban al fútbol. 

Fotos y vídeos que enfocan los pequeños cuerpos despedazados y la dramática carrera para asistir a los que aún sobrevivían. Cada vez que vuelvo a verlos, pienso en aquel que divulgó Wikileaks sobre el homicidio de un periodista de Reuters en Irak en 2012. Hace siete años, un 12 de julio, el piloto y el artillero del Apache, se divertían comentando como terminaban de matar a ocho personas. Me pregunto si el artillero y el capitán de la patrulla naval que ejecutó a los niños en la playa de Gaza bromearon del mismo modo… Cuando murieron los niños, temí que lo peor estuviera aún por ocurrir: no me equivoqué: cada día la atrocidad es mayor y el asombro menor.

Desde Tel Aviv argumentaron que los niños estaban siendo utilizados como escudos humanos por el grupo islámico Hamás. Hamás es una organización religiosa nacionalista palestina que dice tener el “mandato divino” (yihad) de combatir al Estado de Israel. Hamás participó de las elecciones palestinas y logró los votos para ganar la mayoría de escaños a la Autoridad Nacional de Gaza y Cisjordania.Los “terroristas” serían, en realidad, el “aparato armado” del Hamás: los brigadistas de Ezzeldin Al-Qassam, quienes lanzan misiles a Israel. Pero, ¿cómo identificar a un supuesto fanático religioso dispuesto a cometer actos “terroristas” sin importarle perder la propia vida? Las imágenes de la prensa muestran a los chicos jugando pelota y luego del primer disparo, se los ve corriendo antes de ser alcanzados. No pudieron ser confundidos con adultos, no llevaban cámaras que se parecieran a un lanza granadas como se justificó en Irak. Nadie me ha podido explicar qué amenaza o qué objetivo militar eran los niños Bakr: Ahed (10), Zkaria (10), Mohamed (11) e Ismael (9). Por lo único que pudieron encontrarlos “culpables” era por usar los colores de la bandera Palestina sus camisas… ¿Fue por eso?.

Palestina es el nombre con que el Imperio Romano identificó, hace dos mil años, al territorio ente el Mar Mediterráneo y el Río Jordán. En la región hallaron rastros humanoides de 40 mil años de antigüedad y datos de civilizaciones humanas desde 4.000 años antes de Cristo. Hace cuatro milenios, ocupaban la zona pueblos de lenguas semíticas, que dieron origen al lenguaje de los fenicios, los cananeos y los hebreos. Los fenicios derivaron en los Pelesets (Filisteos), que fueron comerciantes y los hebreos fueron campesinos a los que esclavizaron los Egipcios. El territorio fue dominado por asirios y persas, reinado por David y Salomón, conquistado por Alejandro el Magno, el imperio romano y los califatos. Le siguieron las Cruzadas, el imperio Otomano, la administración británica y en 1947, tras la segunda guerra, fue dividido en dos partes por la ONU. Los árabes no aceptaron el reparto y desde entonces hay un conflicto en el cual el Estado de Israel ha ido ocupando y anexando territorio. En 1964 surgió la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) que liderada por Yasir Arafat llegó a los Acuerdos de Oslo en 1993. Se reconoció entonces al Estado de Israel y autoridades locales en la franja de Gaza y Cisjordania, base de un futuro Estado Palestino.

En la última semana se han visto horribles imágenes y vídeos sobre las acciones militares del gobierno de Israel en la franja de Gaza. Lo que la administración Benjamín Netanyahu denomina “Operación Margen Protector” es calificada como “genocidio” sobre los Palestinos. Las familias de Gaza se resguardan y rezan porque sus edificios no sean alcanzados por un misil, el cañonazo de un tanque o una bomba. Cuando las explosiones cesan, los palestinos buscan sobrevivientes y, armados con celulares, también registran el drama del “daño colateral”.Un joven que busca familiares junto a socorristas de chalecos reflectores se transforma en el blanco de un francotirador… tres disparos lo matan. Un balazo lo derriba sobre los escombros de un edificio, dice que no puede pararse; el segundo, lo inmoviliza; y el tercero da en su cráneo. La violencia de las imágenes que se muestran en las redes sociales es tan grande como la sed por verlas de quienes las viralizan en Internet. Algunas imágenes muestran niñas judías dedicando misiles al enemigo, pero son fotos viejas, de los ataques del 2011 al Hezbollah en Líbano. Al borde de la frontera, ciudadanos israelíes ocupan posiciones altas, con sillas y refrescos, para ver y alentar el espectáculo de la masacre. 

Los medios de comunicación también están jugando en este “conflicto” como rotulan al bombardeo e invasión territorial sobre la Franja de Gaza. Es triste ver a colegas periodistas leer las noticias direccionalizadas por las agencias occidentales para darle impunidad a los agresores. Tristísimo es ver a un actor interpretar a un periodista y pasar sonriente los “avisos” noticiosos como quien anuncia un estreno de cine en la TV. Los informes y noticias están dejando de ser redactados por periodistas, y los escriben productores de televisión que prefieren a artistas o modelos. Éstos, son capaces de mantener la sonrisa o fruncir el ceño con igual rictus cuando informan muertes en Honduras, Irán, Venezuela, Ucrania o Gaza. El impacto de la sangre y de la guerra da rating y el rating publicidad; no importa la verdad si puede arruinar una buena imagen de televisión. La embajada de Israel en Montevideo hace su bombardeo propagandístico: tuve que pedirle a la señora Neri Weiber que no me enviara más correos… Las fotos que se difunden evidencian una matanza diaria con bombardeos terrestres y aéreos sobre la población civil en edificios de la zona urbana. Los misiles caen con impunidad sobre hospitales y escuelas de Gaza y las víctimas son viejos, jóvenes, mujeres, niños o funcionarios de la ONU.

Israel dice que su objetivo son los túneles por los cuales se movilizan subterráneamente los “terroristas” para lanzarle sus cohetes de mano. Los ciudadanos de la franja de Gaza están sitiados y, aunque huyan, no pueden salir del territorio por ninguno de los siete pasos de frontera. No les dan salida por los cinco puestos de control que conducen a Israel y cerraron el par a Egipto, que quiere evitar un campo de refugiados. Los reportes de organizaciones internacionales utilizan las matemáticas: cuentan 35 israelíes y un millar de palestinos muertos al 25 de julio. La Oficina de Asuntos Humanitarios de ONU lamentó que ya no exista un espacio seguro para los civiles en Gaza donde confirman 6.000 heridos. Israel anota tres civiles en ataques y 32 militares caídos en combate, mientras que en Gaza la cifra mortal incluye a dos centenares de niños. Desde Israel se ha escuchado a un rabino y a una bella parlamentaria que coinciden en que debe exterminarse a las madres y los hijos de Gaza. Sus palabras espantan tanto como la cantidad de niños y adolescentes palestinos que mueren a diario: dos varones por cada niña, censaron. ¿Por qué es tan alta la cantidad de niños que mueren en cada bombardeo y parece que los misiles los buscaran como “objetivo militar”… ¿Lo son?

Palestina es, después de un grupo de países africanos, la población con mayor índice de natalidad: 30,65 alumbramientos cada mil habitantes. También es uno de los pueblos de mayor fecundidad mundial: cada madre tiene un promedio de cuatro hijos, duplicando el índice de “remplazo”. En el año 2008 The Guardian informó que Palestina había de los mayores crecimientos demográfico del mundo: entre 1995 y 2008 creció un 106%. En 1990, la población palestina en Gaza y Cisjordania era de 1,9 millones, en 1998 eran 2,89 millones y para 2009 habían llegado a los 3,9 millones.Los datos de la Oficina Central de Estadísticas de Palestina indican que en 2009 Gaza tenía una densidad de población de 4.073 habitantes por km2. La información censal agrega que entonces, más del 40% de los palestinos eran menores de 15 años y sólo un 3% eran mayores de 65 años de edad. La población palestina en 2013 había crecido a los 4.440.000 habitantes: 2.676.740 en Cisjordania y 1.763.387 en los 360 km2 de la Franja de Gaza. La reproducción de la población árabe duplica el índice del Estado de Israel, cuyos hijos salen a la diáspora pero cada vez son menos los que retornan. En 20 años, la población árabe en Israel será del 30% y una nación con una minoría del 30% en sus habitantes, no es una sociedad unitaria, es binacional”

Quizás ya no importe quién llegó primero a esas tierras sagradas, y tampoco sirva admitir ahora quién tiró la primera piedra o bala… Tampoco si la muerte de los tres jóvenes judíos secuestrados fue, como dicen, un incidente “civil” que se utilizó como excusa militar. Israel aún duplica a la población palestina de Gaza y Cisjordania y tiene un poderío militar y económico que no permite compararlos. Intentar derrotar al Hamás o sus brigadistas con bombas en áreas urbanas, es como tirar Napalm en el barrio Marconi para terminar con la pasta base. No parece posible conseguir la convivencia con tantos años de choque: los palestinos de hoy han vivido bajo fuego y los israelíes confrontando odios. Surgen los nacionalismos, la descalificación y la absoluta intolerancia religiosa: unos son judíos-sionistas-nazis y otros fundamentalistas-islámicos-terroristas. Los gobernantes del Estado de Israel proyectan la sobrevivencia posible ante una presencia palestina que día a día crece en cantidad y en rencor. Cada razón coyuntural de conflicto que Israel ha utilizado en este milenio para atacar Gaza o Cisjordania, parece promover el éxodo o el exterminio. El pueblo de Israel ha sufrido ambas con su diáspora y en el holocausto, no es con la sangre de niños árabes que su gobierno redimirá la historia.

Premios Nobel de la Paz denuncian a HRW por sus vínculos al régimen de EEUU 

por Varias firmas   26/7/2014  La Haine

Además piden que Human Rights Watch expulse al ‘pacifista’ exsecretario general de la OTAN, Javier Solana, de su junta directiva 

En una carta publicada en mayo, dos premios Nobel de la Paz y más de 100 académicos, periodistas y activistas de derechos humanos pidieron al grupo Human Rights Watch que pusiera fin al trasvase de personal entre el organismo y el Gobierno de EEUU. El 3 de junio, HRW publicó una respuesta del director ejecutivo, Kenneth Roth, en su página web, argumentando que su “preocupación está fuera de lugar.” En un debate en el programa de televisión Democracy Now!, el portavoz de HRW Reed Brody rechazó de igual manera las recomendaciones. 
El 8 de julio, los premios Nobel Mairead Maguire y Adolfo Pérez Esquivel junto a Richard Falk, exrelator especial de las Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos en los Territorios Palestinos, yHans von Sponeck, ex Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas, publicaron la siguiente respuesta, instando de nuevo a que HRW elimine los vínculos con el Gobierno estadounidense y además que HRW expulse al exsecretario general de la OTAN, Javier Solana, de su junta directiva.


Estimado Kenneth Roth:
Aunque acogemos con satisfacción su compromiso expreso sobre la independencia y credibilidad de Human Rights Watch (HRW), nos preocupa el rechazo a nuestra sugerencia, de sentido común, para el fortalecimiento de dichos valores: prohibir a quienes han diseñado o ejecutado la política exterior de Estados Unidos que sirvan como personal, asesores o miembros de la junta directiva de HRW o, cuando menos, exigir largos períodos de “distanciamiento” antes y después de que cualquier asociado se mueva entre HRW y cargos oficiales de la política exterior del Gobierno estadounidense.
Antes de abordar las objeciones de su carta sobre las tres instancias de promoción de HRW que sugieren la existencia de conflicto de interés, quisiéramos reiterar que fueron “limitadas a sólo la historia reciente” y que otros casos podrían haber sido mencionados también. Un ejemplo obvio de la falta de HRW de criticar adecuadamente los crímenes de Estados Unidos se produjo después del golpe de Estado de 2004 contra el Gobierno democráticamente elegido de Haití. El Gobierno de EEUU esencialmente secuestró al presidente de Haití; miles de personas murieron bajo el subsiguiente régimen golpista; y funcionarios depuestos del Gobierno constitucional fueron encarcelados.
Frente a lo que probablemente fueron los peores abusos contra los derechos humanos de todos los países en el hemisferio occidental en aquel momento, HRW apenas levantó un dedo. HRW nunca organizó una conferencia de prensa criticando el golpe o las atrocidades después del golpe. En contraste con los llamamientos de HRW a la Carta Democrática Interamericana de la Organización de Estados Americanos en los casos de Venezuela y Cuba, HRW nunca invocó públicamente la Carta en el caso de Haití, aunque sus artículos 20 y 21 ofrecían medidas multilaterales “en el caso de la alteración inconstitucional del orden constitucional”. HRW nunca publicó un artículo de opinión sobre el derrocamiento en un periódico prominente. (En 2004 el New York Times publicó por lo menos cinco artículos de opinión de HRW y cuatro cartas de HRW sobre otros temas.) Es razonable que los observadores externos cuestionen si esta falta de respuesta por parte de HRW a tales violaciones de los derechos humanos a gran escala tuvo algo que ver con las prioridades de la política exterior de Estados Unidos.
El solo hecho de que existan tales preguntas sobre la promoción de HRW debería ser razón suficiente para imponer fuertes restricciones a los estrechos vínculos de la organización con el Gobierno estadounidense. Dado el impacto que tienen las percepciones mundiales respecto a la capacidad de HRW de realizar su trabajo, simplemente la apariencia de incorreción puede impedir la efectividad de la organización. Cerrar el trasvase de funcionarios entre HRW y el Gobierno de Estados Unidos sería un importante primer paso para aliviar o disipar en adelante las preocupaciones de que las prioridades de la institución estén comprometidas.
La evidencia concreta de la práctica de trasvase de funcionarios de HRW y el Gobierno estadounidense deja crucialmente incompleto su reconocimiento de que “es cierto que algunos funcionarios prestaron servicio al Gobierno de Estados Unidos con anterioridad o posterioridad a su vínculo con Human Rights Watch”. Ofrecimos ejemplos de aquellos que trabajaron para el Gobierno estadounidense tanto antes como después de su vinculación con la organización, una práctica ampliamente reconocida por generar incentivos perversos y menoscabar la reputación de independencia de una institución.
Por ejemplo, puede que esté o no esté de acuerdo usted con nuestra opinión de que un ex funcionario de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), una de las instituciones que más ha violado los derechos humanos durante los últimos 50 años, no esté en capacidad de asesorar a su institución en materia de derechos humanos. Sin embargo, seguramente debe admitir usted que es cuestionable que Miguel Díaz , el ex analista de la CIA en cuestión, aprovechase los ocho años de experiencia y relaciones que acumuló dentro del comité asesor de HRW para desempeñar su posterior papel de “interlocutor entre la comunidad de inteligencia y los expertos no gubernamentales” para el Departamento de Estado.
Su colega Reed Brody, consejero y portavoz de HRW, pareció malinterpretar la naturaleza de nuestra propuesta, al argumentar en un debate el 11 de junio transmitido en Democracy Now! que “Miguel Díaz nunca trabajó en Human Rights Watch” y que el organismo “es grande – tenemos gente de la derecha tanto como gente de la izquierda”. De hecho, nuestra carta sugería prohibiciones o períodos de distanciamiento para “cualquier miembro”, incluyendo miembros del comité asesor, como es el caso de Díaz. Segundo, nuestra propuesta no impactaría la diversidad política; por el contrario, dificultaría más que aquellos previamente empleados en organizaciones violadoras de derechos humanos como la CIA influyesen adversamente las prioridades de la institución o dañasen su reputación.
Es importante aclarar más a fondo nuestra solicitud, ya que Brody expuso dos afirmaciones mutuamente irreconciliables: que “no existe trasvase de funcionarios” y que “esta política de trasvase de funcionarios, si la implementáramos, hubiese cambiado una persona en Human Rights Watch”. Ninguna de esas dos afirmaciones son ciertas. Un período de distanciamiento, el cual hubiese sido aceptado por todos asociados de la organización, hubiese evitado que tanto Díaz como el ex director de HRW en Washington, Tom Malinowski, hubiesen entrado casi inmediatamente al Departamento de Estado estadounidense (Malinowski es actualmente el Subsecretario de Estado para Asuntos de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo), y también hubiese aplicado a Nik Steinberg, un ex investigador principal de la división para las Américas de HRW hasta mayo de 2014.
Sólo una semana después de que usted recibiese nuestra carta del 12 de mayo, Steinberg anunció que dejaba HRW para asumir un cargo con la embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas, Samantha Power, lo cual catalogó como una “oportunidad extraordinaria”. Esto es problemático desde una perspectiva de derechos humanos, debido a que la audiencia de confirmación del 17 de julio de 2013 de Power estuvo cargada de comentarios provocadores, incluyendo su afirmación sin ningún tipo de evidencia de la existencia de un “programa iraní de armas nucleares”, su promesa de “nunca pedir disculpas por Estados Unidos” y su compromiso de “trabajar incansablemente para defender” a Israel. Después de asumir su cargo, abogó por un ataque contra Siria en 2013, defendiéndolo como “legítimo”, al tiempo que reconocía tácitamente su ilegalidad. Posteriormente declaró que Estados Unidos no tenía “nada de qué disculparse” en Afganistán, a pesar de su record de numerosas atrocidades. Más recientemente, Power participó en un evento mediático coordinado con Henry Kissinger, sobre quien Brody se había referido en una ocasión como un criminal de guerra.
La proximidad de HRW a Power daña la independencia declarada de la institución a la luz de sus declaraciones de que “Estados Unidos es el mejor país de la Tierra”, “el líder en derechos humanos” y “el líder en dignidad humana”. Poco después de salir de HRW, Malinowski elogió igualmente el “consenso bipartidista para la defensa de la libertad de Estados Unidos en el mundo” y la índole “excepcional” del país en su propia audiencia de confirmación, el 24 de septiembre de 2013.
Señor Roth, nos preocupa profundamente que la transición anunciada de Steinberg a la oficina de Power -una semana después de que usted recibiera nuestra carta- sea solo uno de muchos episodios de trasvase de funcionarios que continúe creando estructuras de incentivos perversos dentro de la organización. ¿Cómo se puede confiar en que los miembros de HRW no tengan miedo de hacer que violadores de derechos humanos en el Gobierno estadounidense paguen un precio político por sus delitos y crímenes al mismo tiempo que esperan trabajar para algunos de esos mismos funcionarios inmediatamente después de dejar Human Rights Watch? Esa es la pregunta a la que debe responder usted, dado las transiciones de Malinowski, Díaz y Steinberg a la cancillería de EEUU.
Si usted se opone a la prohibición de la participación de funcionarios de política exterior estadounidenses en HRW o se rehúsa a instituir períodos de “distanciamiento” para ellos, le sugerimos, en paralelo, una propuesta aún más sencilla: prohibir la participación en HRW de todos los que hayan tenido una responsabilidad directa en la violación del derecho internacional humanitario. Javier Solana, actualmente miembro de la Junta Directiva de HRW, se desempeñó como Secretario General de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) durante la campaña militar de 1999 en Yugoslavia. El empleo por parte de la OTAN de bombas de racimo y sus bombardeos a objetivos civiles en Yugoslavia llevó a HRW a concluir que la OTAN “cometió violaciones al derecho internacional humanitario”.
Solana, por lo tanto, es una pésima elección para ser miembro de la junta directiva de HRW. Su remoción de la junta directiva sería una señal del esfuerzo de buena voluntad de HRW para convalidar su independencia y credibilidad como defensora de los derechos humanos. Cuando a Brody se le preguntó en Democracy Now! que respondiera al argumento de que “aquellos que tienen responsabilidad directa en violaciones de derechos humanos no deberían formar parte de la junta directiva de una organización de derechos humanos independiente”, dijo, “yo estaría de acuerdo con eso”. Esperamos que esté de acuerdo usted con su colega.


Press
Release
(1999)041 24 Mar. 1999 

Press Statement

by Dr. Javier Solana, NATO Secretary General
following the Commencement of Air Operations

 


(36Kb)

I have been informed by SACEUR, General Clark, that at this moment NATO Air Operations against targets in the Federal Republic of Yugoslavia have commenced. In the last months the international community has spared no efforts to achieve a negotiated solution in Kosovo. But it has not been possible. 
Clear responsibility for the air strikes lies with President Milosevic who has refused to stop his violent action in Kosovo and has refused to negotiate in good faith. 
The time has now come for action. 


(34Kb)

Let me reiterate: NATO is not waging war against Yugoslavia. We have no quarrel with the people of Yugoslavia who for too long have been isolated in Europe because of the policies of their government. 
Our actions are directed against the repressive policy of the Yugoslav leadership. 
We must stop the violence and bring an end to the humanitarian catastrophe now taking place in Kosovo. We have a moral duty to do so. 
NATO’s men and women in uniform, who are carrying out this important mission, are among the best in the world. I am confident that they will be successful. 


A continuación abordaremos una por una sus respuestas a los tres casos de defensa problemática por parte de HRW mencionados en nuestra carta:
En primer lugar, usted se opuso a nuestra preocupación por las declaraciones realizadas en 2009 por el ex director de HRW en Washington, Tom Malinowski, al diario Los Angeles Times. Alegó él que “bajo circunstancias limitadas” había un “lugar legítimo” para la práctica de las operaciones de entregas [“renditions”]. Usted sostiene que nuestra carta “equivocadamente afirma que él estaba apoyando entregas ilegales de la CIA “, y que “Malinowski ciertamente no estaba aprobando el programa ilegal de entregas secretas de sospechosos, lo cual implicaba la transferencia de personas sin las protecciones del debido proceso a países donde serían sometidos a tortura”. Más adelante, simplemente define usted las entregas de sospechosos como “la transferencia de una persona en custodia de una jurisdicción a otra, lo cual es legal en ciertas circunstancias”, y apela al ejemplo de las extradiciones como una forma legítima de entrega.
Agradecemos su intento de aclarar la declaración de Malinowski, la cual en su momento provocó la consternación pública de profesores especialistas en derecho constitucional e internacional, tales como Darren Hutchinson y Kenneth Anderson. Esta reacción surgió porque el artículo de LA Times ya referido se centró exclusivamente en las entregas de sospechosos por parte de la CIA y en la orden ejecutiva del presidente Barack Obama al respecto, que las resguardó mediante una redefinición que permitió la transferencia de sospechosos a otros países en un “corto plazo y de manera transitoria.” Todas las entregas de la CIA, ya sea a largo o corto plazo, sea que conduzcan o no a la tortura, deniegan a los sospechosos el derecho a un procedimiento judicial en el que puedan impugnar su traslado desde el país donde fueron privados de libertad. A diferencia de las extradiciones comunes, las entregas de la CIA —extraordinarias o de otro tipo — no garantizan a los detenidos el derecho a asistencia legal o el acceso a los tribunales del país donde fueron capturados.
En la carta anterior que le dirigimos, resaltamos “la continuidad de las entregas de sospechosos” de Obama como una seria preocupación de derechos humanos y la hipervinculamos a un informe ampliamente citado de la Open Society Justice Initiative de 2013, en el que se destaca que “la orden ejecutiva [de Obama de 2009] no repudiaba las entregas extraordinarias de sospechosos”, y que “tal parece que el Gobierno de Obama no puso fin a las entregas extraordinarias”. En vista de lo anterior y del hecho de que el LA Times se centró únicamente en la orden ejecutiva de las entregas ilegales de la CIA, el comentario de Malinowski sobre su “lugar legítimo” fue problemático y continúa siéndolo, considerando especialmente la posición de alto nivel que desempeña él actualmente dentro de la administración de Obama. La controversia en torno a la práctica persiste, como lo demuestra el siguiente titular de un artículo publicado en 2013 en el Washington Post: “Las entregas continúan con Obama, a pesar de las preocupaciones por el debido proceso”.
La siguiente declaración de Malinowski al LA Times fue quizás aún más dudosa, por razones adicionales. Como el director de Human Rights Watch en Washington, parafraseó la afirmación del Gobierno de Obama de que el diseño de una alternativa para las “personas que están siendo enviadas a las mazmorras extranjeras para ser torturadas” iba a “tomar algún tiempo”, sin cuestionar si un proceso gradual para poner fin a estos abusos era justificable o apenas legal. Para una organización que opera bajo los principios de que los derechos humanos son absolutos, no derechos que se pueden vender por conveniencia u otros objetivos políticos (la única manera en la que una organización de derechos humanos creíble puede o debe operar), dicha afirmación debería ser bastante problemática. De hecho, la administración de Obama sí procedió a “tomarse algún tiempo,” manteniendo el uso de tales “mazmorras extranjeras” durante años, probablemente hasta la fecha.

GuantanamoTorture

GuantanamoTorture
guantanamo-detainment

Numerosos testimonios presenciales dieron lugar a artículos como los de Der Spiegel en 2009 y la BBC en 2010 que informaron sobre la tortura llevada a cabo durante la presidencia de Obama en la base aérea de Bagram en Afganistán, donde los detenidos no han tenido derecho de habeas corpus. Un artículo de investigación publicado en The Nation en 2011 detalló las condiciones de una “prisión secreta” subterránea en Somalia utilizada por la CIA, la cual ha servido como un destino para las entregas de prisioneros apoyadas por Estados Unidos. Se dice que funcionarios estadounidenses realizan “sesiones informativas” conjuntas, o sea, interrogatorios, en el sitio. El autor del artículo, Jeremy Scahill, descubrió que los presos no pudieron ser vistos por la Cruz Roja, y que “nunca se les imputaron los cargos”.

Notamos con interés que ninguno de los informes de HRW que usted enumeró y citó en su carta se refieren a la tortura, entregas de la CIA, o la detención a largo plazo sin el debido proceso que han ocurrido durante la administración de Obama. A pesar de que acogemos con satisfacción el llamamiento de HRW a que se efectúen investigaciones penales con respecto a los abusos de derechos humanos cometidos durante la era Bush, parece que HRW no ha abogado para que se realicen investigaciones penales sobre cualquiera de estos abusos de la era Obama. De hecho, dos investigadoras de HRW registraron sus inquietudes públicas por la entrega de la base de Bagram por Estados Unidos al Gobierno afgano, debido a preocupaciones por el uso de la tortura por parte de Afganistán, sin jamás mencionar la tortura dirigida por Estados Unidos durante la era Obama en dicha base. Quizá haya algunas razones legítimas para las diferentes posiciones de HRW sobre ambas administraciones, pero combinado con la existencia del trasvase de funcionarios entre HRW y el Gobierno estadounidense, se refuerza la sospecha razonable de que los comentarios inapropiados de Malinowski en 2009 como empleado de HRW fueran influidos por su intención de integrarse al Gobierno de Obama, y que la posición decididamente más callada de HRW hoy sobre las políticas de Obama tenga que ver con sus vínculos a la administración.

Su segundo punto se relaciona con nuestro argumento de que a la luz de la carta de 2012 de Human Rights Watch al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, a los fines de cuestionar la idoneidad del país como candidato para el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, su organización tenía razones para escribir una carta similar al presidente Obama expresando sus reservas sobre la posición de Estados Unidos en ese mismo consejo. En nuestra carta anterior, citamos el historial de violaciones de derechos humanos por parte de Estados Unidos, que incluye un programa mundial secreto de asesinatos y detenciones ilegales de personas en la Bahía de Guantánamo. Usted ha contrarrestado, evitando la discusión sobre abusos comparables entre los dos países, y, en su lugar, ha argumentado que para HRW, “una preocupación central sobre la composición del consejo es si un Gobierno lo toma en serio, así como sus procedimientos especiales” y que Venezuela, a diferencia de Estados Unidos, no lo hace.
Sin embargo, bajo ningún estándar objetivo era esto una “preocupación central” de la carta de 2012 a Chávez, firmada por sus colegas José Miguel Vivanco y Peggy Hicks, que citamos originalmente. Después de afirmar en su introducción que “Venezuela actualmente está muy por debajo de los estándares aceptables” en “la promoción y protección de los derechos humanos”, Vivanco y Hicks describen específicas “políticas y prácticas del Gobierno [de Chávez]” y argumentaron que debían ser revertidas. Posteriormente, esta carta dedicó los 10 párrafos siguientes a argumentar que Venezuela no ha logrado asegurar la independencia judicial , la libertades de prensa y de la sociedad civil. Antes de concluir la misiva, Vivanco y Hicks dedicaron sólo un párrafo a la “cooperación con el Consejo de Derechos Humanos”.

Dado el amplio alcance de los contenidos y las prioridades de la carta de HRW a Chávez, su organización simplemente no tiene justificación defendible por su apoyo continuo en cuanto a la presencia de Estados Unidos en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Aparte de su historial de derechos humanos mucho más sombrío que el de Venezuela, “Estados Unidos es el único país del mundo que vota en contra de todas las resoluciones del Consejo que se centran en la situación de los derechos humanos en Palestina y otros territorios árabes ocupados”, admite HRW. “El rechazo de Estados Unidos a cualquier resolución centrada en Israel y los [Territorios Palestinos Ocupados] e Israel [sic] expone su doble moral. La propia determinación de HRW, combinada con el rol de EE.UU en obstaculizar que el Consejo implementase las recomendaciones del Reporte Goldstone sobre crímenes de guerra cometidas por Israel durante el ataque contra Gaza en 2008-09, debilita el argumento de su carta que “en balance los Estados Unidos ha desempeñado un papel constructivo en el Consejo de Derechos Humanos.”
No es demasiado tarde para que HRW demuestre su independencia del Gobierno estadounidense y envíe una carta al presidente Obama en la que se destaquen las más flagrantes violaciones de derechos humanos de Estados Unidos, violaciones que deberían corregirse para que el país pudiera operar como miembro creíble del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. La misiva de HRW podría exigir el fin a la “lista de asesinatos” extrajudiciales de Obama, una política estadounidense autoritaria para la cual un análogo venezolano es inexistente e inconcebible, y dicha carta podría, asimismo, condenar la intransigencia de Estados Unidos en el consejo, particularmente hacia los derechos humanos palestinos.
Nuestro tercero y último ejemplo cuestionó la falta de oposición de HRW a la consideración de Obama del bombardeo contra Siria en 2013 -una violación de la prohibición de la Carta de la ONU sobre la “amenaza o el uso de la fuerza” unilateral en los asuntos internacionales. Agradecemos su aclaración del mandato de HRW, “que es para monitorear que los gobiernos se adhieran al cumplimiento de los derechos humanos internacionales y el derecho humanitario”. Nosotros instaríamos a HRW a considerar la ampliación de su ámbito de competencia para adoptar la Carta de la ONU como fundamento para sus argumentaciones legales debido a la violaciones inevitables de derechos humanos que se producen como resultado de una guerra de agresión, considerada el “crímen internacional supremo” por el Tribunal Nuremberg.
Sin embargo, expresamos nuestra preocupación de que la neutralidad declarada de HRW sobre asuntos de guerra y paz se vea comprometida por sus declaraciones públicas de mal juicio, Sr. Roth. En el marco de intensa presión a favor de una campaña de bombardeo de Estados Unidos contra Siria a finales de agosto de 2013, usted prácticamente abogó en la red social por la intervención militar, manteniendo al mismo tiempo la posibilidad de negarlo en el contexto del belicismo. Una muestra de sus tweets incluyen los siguientes:
• Para justificar la inacción en #Siria, un alto general estadounidense repite el cliché de las viejas animosidades étnicas. Escuchado antes? Bosnia. Ruanda. trib.al/qSzrz1N
– General de alto rango sugiere que EEUU esté más interesado en un socio geopolítico en #Siria que en salvar a los civiles de una masacre. trib.al/WElNRGM
– ¡¿Fue necesario un ataque químico para convencer a Obama/Kerry de que Assad no está interesado en una solución negociada?! No más excusas. trib.al/viu2scd
– Si la masacre atroz en #Siria no hace que Obama actúe, quizá el escarnio lo hará. trib.al/gp7HDo1
– Si Obama decide atacar a #Siria, ¿se conformará con el simbolismo o hará algo para proteger a los civiles?trib.al/hl6QhA1
Tal conducta es impropia para el jefe de una importante organización de derechos humanos y va en contra del espíritu de la neutralidad oficial de HRW sobre la intervención inminente en Siria. Le animamos a demostrar un mayor tacto y responsabilidad a la luz de casi la inevitabilidad de que el bombardeo de misiles de Estados Unidos hubiese causado violaciones del derecho internacional humanitario, incluyendo el asesinato, mutilación y desplazamiento de muchos civiles inocentes, tal como ocurrió con el bombardeo de Estados Unidos contra Yugoslavia en 1999, e Iraq durante la invasión de 2003 y los años siguientes de guerra.
La abstención oficial de HRW de apoyar u oponerse a las guerras también parece haber sido descartado por Tom Malinowski en su artículo del 27 de marzo 2011, publicado en The New Republic, sobre la intervención de la OTAN en Libia. El artículo fue originalmente titulado “¿Por qué Obama no recibe crédito por haber detenido una atrocidad?”, y sostuvo que “la OTAN actuó más rápido [que en Bosnia] para detener las atrocidades en Kosovo.” En el caso de Kosovo, “pudimos ver y sentir la diferencia que hicieron Clinton y la OTAN”. Malinowski luego elogió la intervención de la OTAN en Libia como “la más rápida respuesta militar multinacional a una crisis de derechos humanos inminente en la historia” de la cual “deberíamos estar agradecidos”.
Como director en Washington de Human Rights Watch en el momento que se publicó el artículo, Malinowski no reveló su anterior rol de escribir los discursos de política exterior como Director General del Consejo Nacional de Seguridad de la Casa Blanca durante los bombardeos de Clinton contra Yugoslavia en 1999. Tampoco incluyó en su descripción aséptica aquellas acciones que llevaron a su propia organización a concluir inconvenientemente que “la OTAN ha cometido violaciones contra el derecho internacional humanitario”. El artículo de Malinowski también omitió el carácter claramente inconstitucional de la intervención militar de Obama en Libia. Por otra parte, omitió evidencia de que la coalición de la OTAN había ido más allá del mandato de la protección de civiles de la Resolución de 1973 de la ONU y se trasladó al objetivo de cambio de régimen, conforme con los comentarios que había ofrecido Obama semanas antes: “Ya es hora de que Gadafi se vaya.”
Bombardeo de la OTAN en Serbia.
Bombardeo de la OTAN en Serbia. Fotos de AP/Wide World. 
Más notoriamente, al año siguiente (meses después de la divulgación del informe de HRW, “Las muertes no reconocidas: Bajas civiles de la campaña aérea de la OTAN en Libia”, en el cual se examinaron ocho ataques de la OTAN que mataron a 72 civiles) Malinowski expresó una alabanza incondicional a la intervención de la OTAN. Argumentó que “la administración de Barack Obama ofreció su apoyo más inequívoco a favor de un levantamiento de la primavera árabe” en Libya, donde prevalecen las consecuencias desestabilizadoras de la ayuda de la administración a armar a las fuerzas rebeldes. Al ignorar completamente el tema de los asesinatos de civiles a manos de la OTAN (confirmado por la propia HRW), Malinowski alegó en este artículo publicado el 2 de octubre 2012 por la revista Foreign Policy que “los acontecimientos recientes han reforzado, no debilitado, la razón fundamental para apoyar el cambio político en el mundo árabe”.
La defensa divorciada de los propios descubrimientos empíricos de HRW, aplaudiendo incondicionalmente las acciones militares de Estados Unidos y la OTAN en Libia y respaldando su pertinencia en otros lugares, es un resultado predecible de un ex funcionario del Gobierno de Clinton que se convirtió en el jefe de cabildeo en Washington de HRW, y que puede haber estado aspirando a un cargo en la administración de Obama al escribir dichas declaraciones. Sin embargo, esta labor de defensoría no hace nada para avanzar la preocupación expresa de HRW sobre la falla de la OTAN en “reconocer estas bajas o examinar cómo y por qué ocurrieron”.
Nos alienta, señor Roth, su voluntad declarada de “reclamar, como lo hemos hecho” en Kosovo y en otros lugares. No obstante, la trayectoria de HRW para hacer responsable a la OTAN de sus violaciones del derecho internacional humanitario es totalmente inadecuada. Javier Solana inició una guerra en violación de la Carta de ONU en 1999 y presidió el bombardeo deliberado de la OTAN contra una televisora serbia, un crimen de guerra que mató a 16 civiles, incluyendo a una maquilladora, un camarógrafo, un editor y un director de programa.
En su carta de mayo de 1999 a Solana, la cual mencionó ese bombardeo, usted exhortó a que “estos temas sean puestos bajo escrutinio pronto y rigurosamente”, y que “se lleven a cabo investigaciones criminales o disciplinarias”. La OTAN no implementó ninguna de sus sugerencias y no ha hecho responsable a nadie de aquella atrocidad o cualquier otro crimen en Yugoslavia. Y, a pesar de esto, Solana fue merecedor de un puesto en la junta directiva de HRW en 2011. Es difícil escaparse a la conclusión de que las amonestacion es de HRW sobre la conducta de la OTAN son impotentes, y que el posterior rol de liderazgo de Solana en HRW señala a ex y futuros líderes de la OTAN que violan el derecho internacional que no deberían arredrarse por las objeciones e indagaciones de HRW.
Finalmente, sobre nuestro énfasis en los vínculos de HRW con Estados Unidos, respondió usted al mencionar la vinculación de ex funcionarios de los Gobiernos de México, Perú, Sudáfrica y otros países a la organización. Sin embargo, nuestro enfoque se basa en los lazos de HRW con las divisiones de política exterior del Gobierno estadounidense, las cuales, a diferencia de las ramas de política exterior de muchos de los países que cita, están continuamente comprometidas en grandes abusos a los derechos humanos. Esta es una consecuencia del estatus de Estados Unidos como la única superpotencia militar del mundo, que viola frecuentemente el derecho internacional con impunidad y, como es el caso de la invasión a Iraq, es responsable por la muerte de cientos de miles de personas. Como se evidenció en una encuesta reciente, el resto del mundo ve a Estados Unidos como “la mayor amenaza para la paz en el mundo de hoy” por un amplio margen, por lo que la cercanía descarada de HRW al Gobierno estadounidense se percibe entendiblemente como una decisión muy política.
Uno de nosotros estaría encantado de reunirse con usted cuando sea conveniente en su oficina en Nueva York para dialogar sobre estos asuntos más a fondo y para entregar personalmente una petición firmada por más de 15.500 personas, junto con sus comentarios individuales de apoyo a la siguiente propuesta:
La credibilidad de una organización mundial de derechos humanos depende de su independencia. Human Rights Watch ha realizado un trabajo crítico e importante, pero puede hacerlo mejor. Debería implementar un período de al menos cinco años de “distanciamiento ” antes y después de que sus asociados se muevan entre HRW y las ramas de la política exterior del Gobierno de Estados Unidos. Los miembros de Human Rights Watch deben concentrarse en la protección de los derechos humanos. No deben tener conflictos de intereses con las carreras pasadas o futuras en los poderes públicos del Gobierno estadounidense que pueden a su vez estar involucrados en violaciones a los derechos humanos.
Nos entusiasmaría recibir su respuesta y creemos que la implementación del periodo de distanciamiento, así como la expulsión de Solana de la junta directiva de la organización, serían los primeros pasos valiosos hacia mayor independencia. Le agradecemos por intercambiar con nosotros en temas que creemos que son esenciales para la consecución de los derechos humanos en todo el mundo.
Atentamente,
Mairead Maguire – Premio Nobel de la Paz (1977)
Adolfo Pérez Esquivel – Premio Nobel de la Paz (1980)
Richard Falk – Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en los territorios palestinos ocupados desde 1967 (2008-14)
Hans von Sponeck – Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas (1998-2000)
Keane Bhatt – activista, escritor
Traducido para Rebelión por Keane Bhatt

Playa de Tel Aviv y de Gaza en el mismo día de Julio 2014 (distancia 63 km)

25 julio 2014 | CUBADEBATE

playa gaza israel
17 de julio de 2014. Cuatro niños palestinos murieron y otro resultó herido crítico por los proyectiles disparados desde una lancha de la Armada israelí contra una playa de la Franja de Gaza, según las autoridades sanitarias de este territorio. Un testigo, Ahmed Abu Hassera, de 22 años, ha explicado que “los niños estaban jugando a fútbol en la playa… Cuando estalló el primer proyectil, corrieron, pero otro posterior les alcanzó.” A esa misma hora, a 63 km, mostramos la escena de una playa de Tel Aviv.
(Tomado de la cuenta en Twitter de Leo Bassi @bassileo)
Gaza 2014: un capítulo más de limpieza étnica al pueblo palestino

http://www.kaosenlared.net/media/k2/items/cache/dd15bf07002db33d47cbbc99b7a87441_XL.jpg 

Escrito por  Soraya Misleh

Hasta que se haga justicia, lo que sólo será posible en un estado único, laico, democrático en toda la Palestina histórica, con derechos iguales para todos los que quieran vivir en paz con los palestinos.

Desde que se inició la nueva ofensiva israelí en la Franja de Gaza, denominada “Margen protectora”, hace siete días, fueron muertos 172 palestinos. Los heridos suman 1.230. La mayoría de las víctimas son mujeres y niños.

 Es el mayor ataque promovido por las fuerzas de ocupación desde 2008-2009, cuando fueron asesinados cerca de 1.400 palestinos en Gaza, en la llamada operación “Chumbo fundido” [plomo fundido], entre el 27 de diciembre y el 18 de enero. En noviembre de 2012, en apenas ocho días, se sumaron 150 víctimas fatales. Los datos muestran que la práctica israelí en relación con la estrecha Franja es recurrente. Así como los pretextos y los métodos utilizados. En ese sentido, es importante situar histórica y políticamente las razones para esta nueva ola de masacres en Gaza.

 Localizada en territorio palestino ocupado militarmente desde 1967, Gaza es el área más densamente poblada del mundo: en sólo 360 km2 viven 1,5 millones de palestinos, la mayoría desplazada internamente producto de la expulsión de sus tierras y casas, sobre todo a partir del 15 de mayo de 1948, año de la creación del Estado de Israel (para los árabes, la Nakba, catástrofe). Puede ser considerada un gran campo de concentración a cielo abierto. Un bloqueo asesino es impuesto por Israel desde 2006, cuando Hamas venció democráticamente las elecciones para gobernar la región.

 Un año antes, los cerca de 8.000 colonos que vivían en asentamientos ilegales fueron desalojados bajo las órdenes del entonces primer ministro israelí Ariel Sharon -no en vano apodado “carnicero”-, con una vasta foja de servicios prestados al proyecto sionista de limpieza étnica del pueblo palestino.

 No compensaba financieramente mantener una fuerza de ocupación en la región para garantizar la presencia de apenas 8.000 colonos. A partir de allí, estaba abierto el camino para que Gaza se tornase un blanco preferencial para el intento sionista de dar continuidad a su política de limpieza étnica del pueblo palestino.

 La elección de Hamas -y el falso argumento de que se trataba de un grupo de extremistas que querían tirar a los judíos al mar- fue la pala de cal para sedimentar esa política. No obstante las críticas que se puedan hacer contra ese partido, vale reiterar que fue electo democráticamente y que lo que hace frente a las ofensivas es resistencia a una ocupación criminal. Obviamente, sin el mismo poder de fuego.

 Breve contexto histórico

 Además de su geopolítica, Gaza sería un lugar estratégico para que Israel siga de forma directa con su política de limpieza étnica, que es elemento fundacional de la creación del Estado como étnicamente homogéneo, o sea, un estado exclusivamente judío.

 Hoy, hay ya documentación suficiente que comprueba que hubo planes deliberados de limpieza étnica del pueblo palestino para que tal proyecto resultase exitoso. El más agresivo y extremo de estos es conocido como Plan Dalet. Allí estaban “mapeadas” las aldeas palestinas que deberían desaparecer del mapa para dar lugar al nuevo estado.

 En apenas seis meses desde que se puso en práctica, en mayo de 1948, fueron destruidas cerca de 500 de esas aldeas y expulsados 800.000 palestinos de sus tierras. Era necesario, simultáneamente, promover olas de inmigración de judíos hacia allí, y expulsar a los habitantes nativos para garantizar una mayoría judaica en aquellas tierras. Hasta el 29 de noviembre de 1947, fecha en que la Asamblea General de las Naciones Unidas recomendó la división de Palestina en un estado judío y uno árabe, sin consulta a los habitantes, el porcentaje de judíos no pasaba de 30%. Y continuó igual luego de olas de inmigración.

 Iniciadas todavía en los finales del siglo XX, en que surge el movimiento sionista cuyo padre fue el austríaco Theodor Herzl, buscaban asegurar la colonización de la tierra y la conquista del trabajo con la negación de empleo a palestinos. Con el apoyo decisivo de Gran Bretaña, que pasó a detentar el mandato sobre Palestina como botín de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), fue posible llevar a cabo su proyecto.

 El uso del terrible Holocausto perpetrado en Europa durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) contribuyó para que se cometieran nuevas injusticias y crímenes contra la humanidad, esta vez en Palestina. A partir de ahí, Israel va a tener un nuevo aliado de preferencia, Estados Unidos, que se tornó desde entonces en una potencia.

 Los gobiernos árabes, aliados del imperialismo, también son cómplices de la Nakba, como quedó demostrado a lo largo de la historia. La comunidad internacional responsable por esa tragedia precisa ser denunciada por su continuidad. Retórica excesiva pero acción no efectiva o nula frente a las arbitrariedades cometidas cotidianamente por Israel son el telón de fondo para esta nueva ola de masacres en Gaza.

 Los autores no son palestinos: 

El asesinato de los tres jóvenes israelíes fue un crimen civil motivado por

razones económicas

  Ayer 14:07 EL CIUDADANO

0011227103
El periodista alemán Christian Sievers, tras una minuciosa investigación, develó en el programa “Auslands Journal”, de la cadena de televisión alemana ZDF, que el asesinato de los tres jóvenes israelíes el pasado 12 de junio no fue acometido por palestinos.

 El pretexto y los hechos

 Esta vez, el pretexto fue la muerte de tres jóvenes colonos en Cisjordania, territorio palestino ocupado militarmente por Israel también en 1967. A despecho de Hamas haber negado ser responsable y la muerte de los adolescentes estar rodeada de incertidumbres, Israel condenó a toda la población de Gaza a un castigo colectivo, un verdadero genocidio.

 Lo que los grandes medios no divulgan es que -como en las ofensivas anteriores-, los antecedentes caben a Israel. En mayo último, mató a sangre fría a dos jóvenes palestinos. Sus nombres: Nuwara Nadim y Muhammad Abu Al-Thahir. Ellos componen una extensa lista de víctimas de los crímenes cometidos por el estado sionista en los últimos meses y años.

 Lo que tampoco se divulga es que los jóvenes judíos transitaban entre un asentamiento ilegal y otro, y fueron muertos en una región en que los colonos fundamentalistas no raramente atacan violentamente a los palestinos. En otras palabras, la responsabilidad por sus muertes es de Israel, que los puso allí para dar cabida a su proyecto y viene diseminando la cultura del odio en una región donde hasta 1948, según relatos de palestinos que vivieron la Nakba y que eran niños en la época, “judíos, cristianos y musulmanes” jugaban juntos, sin rótulos.

 Luego de la muerte de los jóvenes judíos se inició una persecución a los palestinos en Cisjordania; uno de ellos, Mohammed Abu Khdair, de apenas 16 años, fue quemado vivo luego de ser torturado. Muchas casas fueron invadidas y demolidas y la lista de presos políticos palestinos, que hoy suma cerca de 5.000 -incluidos niños-, ha crecido sin que se haya comprobado su participación en esa acción, como es práctica habitual en Israel.

 En la estrategia de continuidad de la limpieza étnica del pueblo palestino, una nueva fracasada “negociación de paz” y la búsqueda por destruir la unidad entre Fatah y Hamas, explican también los ataques a Gaza. Así como una crisis interna en el gobierno israelí.

Como en las ofensivas anteriores, la ganancia política está en los cálculos. Lamentablemente, la mayoría de los israelíes apoya estas acciones criminales, vendidas a ellos como en su defensa contra terroristas. Para garantizar ese soporte, Israel ha sido hábil en su propaganda de deshumanización de los palestinos.

 No obstante, lo que se ve es un crecimiento de la indignación mundial, con centenas de manifestaciones alrededor del mundo, y una heroica resistencia por parte de los palestinos, en las diversas partes del territorio. Hay perspectivas de que una nueva ola de masacres detone una tercera intifada (levante).

 En un contexto de revoluciones populares iniciadas en el mundo árabe hacia finales de 2010, y en curso -inspiradas en la larga y heroica lucha del pueblo palestino-, el nuevo levante puede ser el fermento para reanimar y expandir el movimiento contra dictadores aliados del imperialismo en toda la región, los cuales garantizan la mantención de la ocupación y el apartheid en Palestina. Manifestaciones gigantescas en solidaridad con Gaza en Yemen, Siria, Egipto, entre otros países, lo demuestran. La cuestión palestina es el epicentro.

 Por otro lado, crece también el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) a Israel. En el Brasil, la solidaridad al pueblo palestino debe fortalecer ese llamado. El país se convirtió en el segundo mayor importador de tecnologías militares de Israel en los últimos años. Las mismas tecnologías utilizadas en este momento en los verdaderos laboratorios humanos en que se convirtieron los palestinos en Gaza.

 Es fundamental exigir del gobierno brasileño la ruptura inmediata de esos acuerdos con Israel, así como la de relaciones diplomáticas. Es urgente aislar económica y políticamente al estado sionista y cercar de solidaridad a los palestinos.

 Si hoy el sentido es de emergencia en relación con esto, así como la limpieza étnica del pueblo palestino es una continuidad, es necesario que la solidaridad no se acabe luego del fin de esa nueva masacre sino que continúe hasta que Palestina sea libre y se garantice el retorno a sus tierras y propiedades de los cinco millones de palestinos que viven en campos de refugiados. Hasta que se haga justicia, lo que sólo será posible en un estado único, laico, democrático en toda la Palestina histórica, con derechos iguales para todos los que quieran vivir en paz con los palestinos.

 Traducción: Natalia Estrada

 Manifestantes: “Lo que está pasando en Gaza es una guerra genocida”

Publicado: 27 jul 2014 | 5:26 GMT Última actualización: 27 jul 2014 | 5:26 GMT – RT
© REUTERS Luke MacGregor

Decenas de miles de manifestantes han marchado por las calles de Londres para protestar contra la política de Israel en Gaza. Francia, Irlanda y Bélgica también han sido escenario de concentraciones.

La Policía de Londres ha calculado que en la manifestación participaron cerca de 45.000 personas, informó ‘The Independent’. Los participantes gritaban: “¡Viva Gaza! ¡Viva Palestina!”. 
Aparte de la capital, en el Reino Unido se organizaron manifestaciones en Oxford, Cardiff y Edimburgo. También París se llenó de manifestantes, que se enfrentaron con la Policía después de que las autoridades de la capital francesa les prohibieran respaldar a Gaza en las calles. 50 personas fueron arrestadas a lo largo del día. Mientras tanto, unas 2.000 personas marcharon pacíficamente en Marsella. 

© REUTERS Benoit Tessier

Cientos de manifestantes propalestinos marcharon por el centro de Bruselas. “La población aquí tiene una mayor comprensión de lo que está sucediendo ahora en Oriente Medio. No es una guerra entre Hamás y los palestinos e Israel. Es un genocidio. Lo que está pasando en Gaza es una guerra genocida. Están matando a la gente del lugar, a civiles. Millones de familias están bajo ataque”, dijo Khatib Mohammed, un refugiado palestino que vive en Bruselas, citado por CBS

Miles de manifestantes también se reunieron en las calles de Dublín. Palestinos e irlandeses eligieron un emplazamiento cerca de la Embajada de Israel como escenario improvisado para sus reivindicaciones. 

Tel Aviv también se convirtió en una tribuna para miles de manifestantes que portaban pancartas con lemas como “Entierren los fusiles, no a los niños”. 

La ciudad canadiense de Toronto se convirtió en el escenario de dos protestas simultáneas: una para apoyar a Israel y otra contra la operación en Gaza. Cientos de personas acudieron a ambas concentraciones y cuando se coincidieron empezaron las tensiones. 

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/135177-manifestaciones-europa-gaza-guerra-genocida

 Dos palestinos muertos y 59 heridos enCisjordania en protestas contra la ofensiva en Gaza

1406229853_817732_1406230099_noticia_normal

RESUMEN LATINOAMERICANO, Jerusalén 24 JUL 2014 .-La decena de aerolíneas norteamericanas, canadienses y europeas que en el martes anularon sus vuelos con destino y origen en Israel han optado volver a operar en el aeropuerto internacional Ben Gurion. La decisión de suspender los viajes se tomó después de que un cohete de las milicias palestinas impactara en campo abierto, cerca del aeródromo, lo que disparó las alarmas, tras dos semanas de proyectiles milimétricamente interceptados. Ahora, oficialmente, indican que han “evaluado” las condiciones de las últimas horas y las garantías del Ministerio de Transportes de Israel,  que les ha asegurado que el recinto estará blindado.
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, pidió en la madrugada de ayer al secretario de Estado norteamericano, John Kerry, que hiciera revertir el veto, que estaba causando un daño económico y de imagen al país. La decisión de la Administración Federal de Aviación estadounidense se produjo un par de horas después del encuentro entre ambos líderes. Fuentes del ministerio israelí confirman que se ha reducido el número de viajeros recibidos a 60.000, de los cerca de 100.000 que se esperaban.
La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) reitera su petición de que las autoridades de aviación civil de los Estados miembros “evalúen los riesgos” de estos vuelos, basándose en los estándares que emplean las operadoras —las propias aerolíneas—. Un portavoz de la agencia comunitaria admitió el miércoles que están “en contacto permanente” con sus homólogos norteamericanos sobre la situación en Israel, informa Ignacio Fariza. Sin embargo, Lufthansa y otras compañías mantenían ayer la suspensión de vuelos.
Mostrador del aeropuerto de Ben Gurión / B. Ratner (REUTERS)
No ha habido contraorden, ni siquiera con la nueva andanada de cohetes que ayer lanzó Hamás contra el aeropuerto, dos ráfagas espaciadas 15 minutos, a media mañana. La Cúpula de Hierro —el sistema de defensa antiaérea— interceptó los cinco proyectiles. Las sirenas sonaron de nuevo en el Ben Gurion por la tarde, pero fue una falsa alarma. “Tenemos material para seguir más de un mes”, avisó un portavoz de Hamás a la agencia Maan.
El Ejército israelí explicó que desde el inicio de la ofensiva terrestre en Gaza, hace una semana, la media de cohetes lanzados por Hamás ha bajado a entre 60 y 80 al día, cuando en los días de mayor virulencia rozaron los 200. Su radio de acción también se ha reducido: han pasado de alcanzar Haifa, casi 140 kilómetros al norte de la frontera, a llegar a Tel Aviv como tope, a unos 45 kilómetros. Fuentes militares afirman que el Ejército ha localizado 31 túneles.
La cifra de muertos israelíes se mantiene en tres civiles y 50 militares, además de 124 uniformados heridos. Defensa confirmó ayer que había detenido a 150 palestinos en el sur de la Franja que se habrían entregado. Están siendo interrogados. Además, las autoridades aseguraron que se abortó un supuesto atentado suicida gracias a la policía egipcia; el supuesto ejecutor fue abatido.
El derechista Reuven Rivlin releva a Simón Peres en la presidencia israelí
El Gabinete israelí se reunió ayer y, contra lo previsto, sólo aprobó ayudas económicas a las zonas más afectadas por los cohetes y no por profundizar la ofensiva. El presidente, Simón Peres, que ayer pronunció su discurso de despedida en el Parlamento israelí, donde dio el testigo a Reuven Rivlin (Likud) indicó que la solución de los dos Estados sería la única que traería la calma a Oriente Próximo.
REVUELTA EN CISJORDANIA Y MAS REPRESION SIONISTA
La indignación por Gaza causó ayer noche la muerte de dos jóvenes, uno de 19 años y el otro de edad no precisada, en el campo de refugiados de Qalandia, en Cisjordania, durante una manifestación de más de 10.000 personas, según datos de la policía palestina. Otras 59 personas resultaron heridas, siete de gravedad y una, en estado crítico. La celebración de uno de los momentos clave del mes de Ramadán, la Laylat Al Qadr o Noche del Destino, aumentó la participación, entre la furia y la fe. Se espera que hoy sea un día de incidentes en Jerusalén, donde esta semana hubo tres intentos de linchamiento de árabes por parte de judíos nacionalistas.
FUENTE: EL PAIS , MADRID

Tzotziles musulmanes se manifiestan en 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *