Fundamentos para una Economía Nacionalista.

II

Ahora bien. ¿Qué sistema económico, o que economía es explícitamente contraria a toda forma de nacionalismo?. La respuesta es obvia; es la siguiente: el capitalismo comercial es, por definición enemigo explícito y militante de toda forma de nacionalismo. Todas las guerras romanas se orientaban al robo y al comercio (y se enfilaban contra toda forma de proteccionismo nacional). Así mismo, tanto los feudos, las ciudades libres y los reinos emprendían guerras para robar y saquear (es verdad), pero también para imponer su propio tráfico comercial y también invertir su propio capital. Este carácter de tráfico impositivo lo tuvieron también las guerras religiosas (católicas) que desató la Europa brutal y despiadada, como fue el caso de de las llamadas cruzadas por la recuperación de Jerusalén y de las guerras de los bestiales reyes católicos españoles contra los reinos liberales «taifas» de confesión musulmana. Asi es como esas guerras civiles se convirtieron lo convirtieron los católicos en cruzadas genocidas, tal como también lo fue la criminal invasión hispánica de Indoamérica (Abdalaya).

Con la agresióne Europa a nuestro continente, surgiò el »capitalismo mercantil», que resulta de la coalición de los grandes comerciantes con el Estado Imperial. Así se puso de manifiesto la vocación estatista del gran capital, (que indefectiblemente se basa en el poder político, aunque algunas veces se disfrace de anti estatista). Así también se hizo presente el primer proyecto europeo de mundialización de la economía (hoy llamado, por decisión unilateral de los gobernantes norteamericanos, globalización)

¿Esto significa que todo proyecto mundializador es de naturaleza imperial y de dominio?. No, de ninguna manera, Los Inkas también tuvieron su propio proyecto universalista. Fue el TAWANTINSUYO, por el cual se buscaba el establecimiento de una CONFEDERACIûN FRATERNA DE TODOS LOS PUEBLOS DEL MUNDO. Este proyecto se orientaba también a la unificación (mundialización)pero sin hegemonía alguna, sino con EQUIDAD FRATERNA.

Hay pues, proyectos de mundialización equitativos y también por su puesto, imperiales.

Deja un comentario