Fundamentos para una Economía Ncaionalista.

III

A fines del siglo XVIII se hallaba en pleno florecimiento un nuevo imperio:Inglaterra. Este nuevo y pujante imperio inventó el capitalismo liberal, (pues, hasta antes, el capitalismo había florecido bajo el padrinazgo del Estado). Esto ocurrió porque allí se había afirmado una sociedad basada en un individualismo verdaderamente inhumano, lo que a su vez hizo que un teòlogo llamado Adam Smith formulara toda una teoría basada en que el móvil único de las personas es el interés privado. A partir de este absurdo principio (que omite el hecho de que las personas somos un producto social) desarroll󠴯do el fundamento de la disciplina llamada Economía Política, (después denominada simplemente Economía). La conclusión final de la argumentación final de Smith es que si se le deja a las personas (egoístas), operar buscando su exclusivo interés personal harán progresar el país. Pero de sus proposiciones también se desprendía (según David Ricardo) que si había un comercio absolutamente libre todos los países progresarían.

Esta teoría tan simplona (y básicamente falsa) estaba obviamente orientada al exclusivo beneficio de Inglaterra, que como era el país que se habís adelantado en su industrialización pues con el libre comercio buscaba apoderarse del mercado interno de todos los países, impidiéndoles su posterior desarrollo. Esto lo entendió bien Federico List (economista alemén quien sostuvo que Alemania debía proteger su mercado interno, como propio, hasta que su industrialización fuera más sólida que la propia de Inglaterra y sòlo entonces debió de abrir su mercado interior. Así se hizo, con el resultado de que al terminar el siglo XIX Alemania era muy poderosa industrialmente que Inglaterra. De esta manera objetiva quedó demostrado que List tuvo razón que Smith Y Ricardo no la tuvieron.

Pero, tanto en el Asia como en el Árica, los mercados de esos países fueron abiertos a cañonazos por las potencias capitalistas occidentales, dándose así inicio al colonialismo y a la degradación de esas inmensas regiones. De esa manera se demostró que el liberalismo comercial viene siempre como una imposición dirigida a la degradación  al atraso de los países que se someten a su égida.

Es ese capitalismo brutal, imperialista y explotador, el que que se impuso en la época moderna, y es al que se refiere Máximo Grillo, cuando afirma que su sino es la sola acumulación de capital, para cuyo efecto, dice que:

«Se ha llegado a tal extremo, que la acumulación de capital no sólo está por encima de la satisfacción de las necesidades humanas sino que se realiza la acumulación del capital a costa de ignorar e incluso sacrificando la satisfacción de las necesidades humanas».

Como en su voraz afán acumulativo el capitalismo se había repartido al mundo, al terminar el siglo XIX, de pronto se encontraron con que no tenía por delante sino a sus propios pares, es entonces que no trepidan en lanzarse en el precipicio de dos gigantescas guerras, a las que arrastran a todos los países del planeta. El resultado de estas dos guerras mundiales fué una gigantesca masa de más o menos de 70 millones de personas muertas. Inmensa cifra, solo superada por el monstruoso genocidio que España desató al protagonizar la invasión indoamericana en el siglo XVI.

El hecho es que el sistema capitalista ha protagonizado 4 períodos orientados a dominar el planeta; como si dijéramos ha conducido cuatro formas o momentos de mundialización de la economía bajo su hegemonía.

a) La primera mundialización se inicia con la invasión de los bárbaros godos (hispano portugueses) a Indoamérica (Abdalaya) Siglo XVI y termina con la hegemonía británica siglo XVIII.

b) La segunda mundializaci󮠳e inicia a mediados del siglo XVIII (en que se da comienzo a la revolución industrial) y termina a mediados del siglo XX (en que termina la segunda guerra mundial). En este período, el capitalismo busca mercados para sus mercadería  y con ese propósito desata guerras y aniquila, tanto poblaciones como países y naciones enteras.

c) La tercera mundialización se inicia en 1944, año en que Bretton Woods (ciudad de los EE.UU.) se diseña el mundo occidental de la posguerra, (enfrentado a la esfera dominada por la Unión Soviética). Este es el período de la bipolaridad y en el mismo las gigantescas corporaciones transnacionales se instalan en todos los países, apoderándose de todas las industrias del mundo, de modo que convierten el comercio internacional en un simple intercambio de bienes entre sus sucursales, agencias o plantas establecidas en todo el mundo. Este período, caracterizado por el imperio de la moneda y las gigantescas empresas yanquis, empieza a morir en 1971 (cuando se rompe la paridad oro-dólar) y termina definitivamente en 1991, al desintegrarse la Unión Soviética, con lo que se pone fin a la bipolaridad).

Deja un comentario