Ahora incluye a Europa Oriental, que antes carecía de aparato industrial, a los países asiáticos, sobre todo el gigante Chino, o potencias intermedias como el Brasil, Argentina y México.

   Es decir existen demasiadas fábricas de televisores, radios cocinas, computadoras, bicicletas, etc.etc. Y YA NO HAY QUIEN COMPRE, debido al EMPOBRECIMIENTO GENERALIZADO de las masas a nivel mundial y más grave en el caso del Perú.

   Años atrás, cuando nadie creía que fuera  posible, fuimos los primeros en pronosticar la recesión en los que en ese entonces llamados cuatro Tigres Asiáticos (Taiwán. Hong Kong, Singapur, Corea del Sur), hoy en día convertidos en cuatro gatitos tuberculosos.

   Afirmamos que se trataban de economías burbujas, que explotarían en cualquier momento. Que el fenómeno de esos países solo se podían explicar como resultado estratégico de la Guerra Fría, ya no era posible repetir el fenómeno. Porque ya era funcional a la estrategia de enclave político ante el avance del comunismo en la zona.

   Además afirmábamos, los mercados de esa producción ya estaban establecidos (Los llamados Mercados Cautivos) y que por consiguiente era imposible pensar repetir la experiencia más aún cuando en ese entonces ya estaba firmemente establecida la crisis de la superproducción y mucho menos era posible repetirla en el Perú. Las discusiones de esa épca revelaron la ceguera (la mayor parte intencional) no sólo de los ectores políticos, sino incluso académicos en relación al tema.

   Y es asombroso como se creyeron tamaño cuento millones de peruanos que apoyaron y se creyeron el engaño, prácticamente se tragaron tremenda piedra de molino. Recuerdo el caso del escandaloso  caso de -El cuento Coreano. Con gran publicidad se afirmó que el gobierno de Fujimori y por la totalidad de los medios de comunicación, La totalidad de los Partidos Políticos, la casi totalidad de los economistas con honrrosas exepciones como el caso de Virgilio Roel, que Corea del Sur tenía intención de invertir en el perú y establecer grandes complejos industriales.

   En el Perú se fabricarían autos, computadoras y demás cosas.Un alcalde pobre diablo del llamado norte chico apareció en la TV y en los periódicos mostrando las grandes extensiones de tierra que obsequiarían a los coreanos para que pongan sus fábricas. A los tres días de ese anuncio, afirmamos que ese aviso era pura mentira. Ya que si Corea estaba pasando por una crisis de superproducción, no tenía ningún sentido levantar más fábricas para seguir sin vender. En todo caso lo que los Coreanos querían eran grandes almacenes para traer su mercadería producida y no vendida.

   Al final no levantaron ninguna fábrica, pero abrieron casa de juego, garitos, casinos, tragamonedas, pura mafia y estuvieron envueltos en todo tipo de crímenes. Incluso un grupo de maleantes asiáticos encabezados por una mujer conocido con el apodo de la Dama Diamante (según se dijo en ese momento por sus dotes de empresaria despiadada) fueron recibidos en palacio de gobierno y presentados como los grandes inversionistas asiáticos en el Perú, Incluso se sacaron fotos junto con Fujimori en la propia puerta del Palacio de Gobierno.

   Luego se supo que todos ellos tenían orden de captura y eran buscados por toda la policía de los países asiáticos y que tal Dama Diamante se había ganado tal título, no por sus métodos empresariales brutales sino por sus métodos brutales como jefe de la mafia de la prostitución, el contrabando y el tráfico de drogas.

   para la producción fabril, en las grandes metrópolis productoras se requiere de gigantescas plantas automatizadas, robotizadas, por lo que así se bajan los costos y sólo se justifican si se cuentan con mercados mundiales o regionales, porque sino, no se justifica el costo de la inversión.

   Las grandes plantas automatizadas cuestan miles de millones de dólares, desde 5 mil millones de dólares hasta más de 50 mil millones de dólares, hasta más.

¿QUIÉN VA A VENIR AL PERÚ HA INVERTIR MILES DE MILLONES DE DûLARES EN PLANTAS ROBOTIZADAS, EN PLENA CRISIS DE SUPERPRODUCCIûN?.

Deja un comentario