Veamos el caso chino:

   En la China existen 50 mil empresas dedicadas a la confección de ropas mientras que en el Perú existen 12 mil, pero que en su gran mayoría son microempresas compuestas muchas veces de 2 a 3 personas, mientras que en China la más pequeña empresa de confecciones posee 200 trabajadores, de forma que China posee el 20% del mercado mundial de confecciones y para el 2010 poseerá el 50%. La China puede llegar a copar el 85% del mercado de EE.UU. en confecciones. Del tipo de confecciones no sujetas a cuotas la China pasó de una participación del mercado del 9% en el 2001 a una participación del 75% en lo que va del 2005 al 2006.

   Esto ha producido una pérdida de 30 mil millones de puestos de trabajo en la industria textil a nivel mundial, según datos dados por la Cumbre sobre Comercio justo en Textiles y Confecciones, que reúne a 47 países productores de confecciones.

   Además China posee el 80% del mercado de bicicletas de EE.UU. y el 60% del mercado mundial de bicicletas.

   En el 2006 los chinos producirá, 5 400 000 (cinco millones cuatrocientos mil) de automóviles de los cuales exportarán 3 300 000 ( trtes millones trescientos mil). Y como era de espararse, en el Perú también se ven en los efectos. Así tenemos. Así tenemos que las tiendas chilenas de Saga Falabella y Ripley entre setiembre del 2004 y agosto del 2005 realizaron el 63% de todas las importaciones chinas en el Perú.

   Lo que no significó un abaratamiento de los precios, porque lo que hicieron los chilenos fue nivelar los precios a los que ya existen en el Perú y destruir la producción nacional. (Yo soy un despedido por este efecto). De este modo los ternos que Saga Falabella compraba en China a un precio de sólo 13 dólares en el Perú lo vendía a 143.67 dólares, un negocio fabuloso, sin ningún beneficio para la población peruana.

   Veamos otros ejemplos de Saga Falabella y Ripley: Pijamas en China 2.84 dólares, aquí en Perú 16.90 dólares. Más o menos una utilidad bruta por encima del 501.31%. Veamos cuáles son sus ganacias en otros rubros: En camisas su ganancia es el de 257%. Pantalones, ganacia es el de 283%. Camisas el orden de los 370%.

   La libre importanción no es un beneficio para el consumidor, sino un gran negocio de las importadoras, principalmente las extranjeras y sobre todo las chilenas (que ya invadieron nuestro mercado). con la anuencia de los gobiernos de turno. Peor va a ser con el TLC, Las llamadas  PYMES (pequeñas y microempresas) ocupa el 98% del PEA (Población Ecómicamente Activa), la mano de obra en el Perú y éstas desaparecerán con el TLC, ya que estas empresas se mantienen por una legislación favorable. Tales como la Ley de Promoción temporal a la Industria Nacional vigente desde el 2001 y que las favorece en los concursos públicos para las adquisiciones del Estado y la Ley 27767 del Programa Nacional Complentario de Asistencia Aliementaria que obliga que las adquisiciones del Estado en este tema sea con productos alimenticios nacionales.

   Esta legislación determina que el Estado Peruano realice contratos con las PYMES por un monto de 7 mil millones de soles. Del total de 3 millones de PYMES, unas 650 mil están formalizadas, de las cuales 180 mil venden sus productos al Estado Peruano.

Deja un comentario