En la última reunión en Davos, donde se reunieron los principales representantes de los principales Bancos del Mundo, así como los representantes de los países más poderosos, quedó claro que el sistema económico mundial tenían para 10 años como mínimo de recesión y con guerra o sin guerra la baja del dólar era inevitable. Todo esto explica porque en los EE.UU. hay 13 millones de desocupados.

   la crisis económica de los norteamericanos ha determinado que todo su pueblo vive estrangulado por las deudas; de esta forma vemos que las deudas personales alcanzan la enorme suma de 1.7 billones de dólares, lo que además de ser una monstruosidad, revela que los norteamericanos están en crisis y viven endeudados. Esa cantidad de 1.7 billones de dólares es mucho mayor que toda la deuda latinoamericana, que llega a los 800 mil millones de dólares. Las deudas domésticas se comen el 98% de los ingresos anuales de cada familia norteamericana según la revista Busines Wek, en su edición de noviembre de 1999 (ahora debe ser mayor), y para el Centro Internacional de Estudios de la Economía Mundial (CIEM), para finales del año 2001, las deudas de los hogares norteamericanos absorbía el 92% de sus ingresos disponibles. Parte del crecimiento explosivo de las deudas de los norteamericanos se debe a que los bancos prestaron dinero, respaldados sólo por los títulos bursátiles que poseían los solicitantes sin caer en la cuenta que los valores norteamericanos en la bolsa se vendrían abajo. De esta forma los préstamos a inicios de los años 90 fueron 27 000 millones de dólares y para el 2002 se prestaron 430 000 millones de dólares, que ahora no pueden cobrar por la recesión que sacude a los EE.UU. Las tarjetas de créditos que utilizan las familias norteamericanas cobran hasta el 20% anual, tarifa desacostumbrada en norteamérica, que no pasaban de los 8%-10%, anteriormente.

   Buena parte de esta crisis, se debe al carácter mafioso del empresariado norteamericano, que se lleva por la costumbre de AL Capone. El ejemplo más claro es el caso de la Enron, la mayor empresa de servicos de energía de los EE.UU. y del mundo, la cual realizó una contabilidad fraudulenta para robar el dinero de los incautos que compraban sus acciones en la Bolsa de New York y además logró que los inocentones de sus trabajadores y jubilados invirtieran sus pensiones y descuientos, dejándolos sin futuro en plena vejez. Llegaron a crear miles de empresas fantasmas, compra-ventas falsas, evasión de impuestos, activación irregular de ingresos, etc.

   Todo ello fue posible por la acción de la empresa mafiosa de auditores y contadores, la Arthur Andersen LLP. Y no fueron las únicas en caer por los malos manejos. Otras empresas mafiosas como la Tyco International, la Merrill Lynch, la Adelfia Comunications (Empresa de TV por cable), la Global Crossing, la Dunegy, la Wordl Com (la empresa más dinámica en el rublo de la telefonía a larga distancia), la Lucent, la Qwest y decenas más incluso los dos más grandes  bancos norteamericanos, el Citigroup y el J.P. Morgan Chasse, que fueron investigados por las autoridades regulatorias, estuvieron metidos en los negocios turbios de Enron.

   Como era de esperarse todas estas empresas fraudulentas son de propiedad de dirigentes del partido republicano y de militantes sionistas. La misma Global Crossing, es la que enjuició a Richarde Perle , Presidente del Comité de Defensa de la Secretaría de Defensa que dirige Rumsfeld ( el responsable de la destrucción de Irak) y que además es activo militante sionista, porque este sujeto les pidió 275 ooo dólares para conseguirles inversiones en el Asia y en Irak, a través del Pentágono. El principal ejecutivo de la Enron, es precisamente Ken Lay, amigo personal de Bush al que financió su campaña electoral y que por eso mismo no fue llevado a juicio, ¡TODOS MAFIOSOS!.

   Si los EE.UU. no pueden (y no van a poder) remontar las pérdidas de los mercados de productos, financiero y monetario, necesitan, dentro de la lógica imperialista, agarrase los pozos de petróleo para salvarse del desastre. (se justifica entonces, la invasión a Irak, con complicidad de la ONU).

   Pero el fracaso en la explotación del petróleo irakí, debido a la heroica resistencia del pueblo de Irak terminará por arruinar a los EE.UU.

   Queda claro por consiguiente, QUE LA INVERSIûN EXTRANJERA NO TRAE ADQUISICIûN DE TECNOLOGÍA SINO QUE POR EL CONTRARIO, TRAE DESASTRE TECNOLûGICO.

Deja un comentario