NO SE PREOCUPE, DR. ALAN GARCÍA:

                                                        Matices: César Hildebrandt.

   El Dr. Alan García prometió revisar el TLC con los Estados Unidos porque lo consideraba apresurado e injusto.

   El Presidente Alan García piensa ahora que el TLC es justo y pertinente. Por eso ha nombrado a Hernando de Soto, que dice que al TLC no hay que tocarle ni un pelo, para un cargo fantasmal que perseguirá una tarea imposible: hacer que el TLC chorree a los pobres lo que la política económica del Dr. García no podrá lograr. Esto de Hernando de Soto es un sicosocial a dúo, un musical benévolo que vino de brodway y estará en el Segura una breve temporada. Porque la verdadera tarea del brillante Hernando de Soto, la única misión del autor de El otro sendero es ir a EE.UU. a presionar con su inglés bostoniano para que la firma del TLC de Toledo se cumpla, sí o sí, como decía el ex presidente y como dice, pero en privado, el doctor García.

   El Dr. García juró por la Constitución de 1979 era un palitroque a tumbar. Y no por capricho sino porque la vigente, la de 1993, había sido parto autoritario del fujimorismo.

   El presidente Alan García piensa ahora que la Constitución de 1993 debe de quedar intacta, como el TLC con EE.UU.

¿Qué lo ha hecho cambiar? el cambalache del tango, la butifarra del Cordano, la vaina de Palacio, la vida en suma. que es sucesión de escamas y colores en las mudanzas de la trepadera política.

   El Dr. García pensaba en la campaña, y lo gritaba en los mítines con esa oratoria que estaba entre José Santos Chocano y Constancio C. Vigil, que los trabajadores estaban maltratados en el Perú. Y teía razón. Por eso muchos trabajadores lo aclamaban: palmas, compañeros, a más calumnias más aprismo, compañeros.

Deja un comentario