12 de Octubre día de los pueblos originarios. Y serán de nuevo folios de la Utopía.

Apuntes para una Reflexión: Luis Angel Ayala Huamaní.
12 de octubre de 1942, fecha en que se concreta la invasión genocida de Europa (Vía España) hacia Abdalaya ( América), invasión genocida, de una civilización hambrienta, hambrienta de poder y riqueza, individualista, egoísta,  atrasados  que sólo tenían la ambición por el oro, destruyeron todo conocimiento, todo lo construido, y hoy los Europeos y todos aquellos traidores felipillos festejan ese festín del saqueo, del libre saqueo, y celebran  babeando alcohol, tabaco, saqueo de nuestras riquezas, Europa debe a los pueblos de este continente inmensa riqueza, cuando lo pagarán…? ni siquiera en eso son caballeros, que aportaron los europeos a la humanidad?…nada bueno, hoy debemos fortalecer nuestra identidad de civilización que aportó y aporta a la humanidad, alimentos, riqueza, y una buena convivencia entre los seres humanos, la solidaridad, el compartir las bondades de la naturaleza, preservando para las futuras generaciones…
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
Construcción y forja de la utopía andina
 
2013 AÑO
EVANGELIO VALLEJO DE LA SOLIDARIDAD
Y UNIVERSALIDAD DEL MUNDO ANDINO
 
OCTUBRE, MES DE LA SALUD,
LA ALIMENTACIÓN, LA GESTA
DE ANGAMOS; VIDA Y EJEMPLO
DE MARIO FLORÍAN Y LUIS
DE LA PUENTE UCEDA
 
*****
 
12 DE OCTUBRE
 
 
DÍA DE
LOS PUEBLOS
ORIGINARIOS
 
 
FOLIOS
DE LA
UTOPÍA
 
 
Y SERÁN
DE
NUEVO
 
 
Danilo Sánchez Lihón
1. Cantando
y bailando
El día 12 de octubre de cada año en que el mundo occidental celebra el Descubrimiento de América, nosotros afirmamos nuestra identidad y con entereza lo sentimos como un día de reivindicación y homenaje a nuestra cultura y a lo que es el Perú como esencia.
Porque pertenecemos a una cultura que alcanzó a concretar aquí la utopía social de que no hubieran seres marginados, expulsados ni desheredados de los bienes terrenales.
Porque se construyó aquí un orden social de ayuda mutua, de reciprocidad y fraternidad humana.
Porque no hubo aquí un solo ser que un solo día del año se quedara de hambre, o sufriera abandono.
O que no estuviera integrado al grupo social que producía bienes a través de la siembra y la cosecha, de la construcción de caminos y puentes.
O que no se ocuparan en la construcción de templos y casas comunales. Y todo lo hacían con regocijo, cantando y bailando.
2. ¿Dónde
están?
Porque aquí hicimos los muya, o jardines de flores para regocijo de los sentidos, como los ojos y el olfato, como para fines alimenticios. Construimos en una latitud los waruwarus o camellones, para obtener y lograr allí productos de otras latitudes.
Hicimos las macamacas o chacras hundidas.
Las sojjas o chacras cercadas.
Las colcas o depósitos de alimentos.
Los reaccas o acequias de riego y filtración.
Los occonales o bofedales.
Y, sobre todo, somos solidarios. Entre nosotros no hay rencor, insidia, mala intención. Desechamos el individualismo, la complacencia en el ocio y el desafecto. Concurrimos a todo sitio con ofrendas, a dar, a obsequiar. Somos tiernos, generosos, delicados. Y construimos los andenes como maravillas tecnológicas, pero más como un portento cultural, porque es la expresión máxima de nuestra cohesión social.
Pero cualquiera que viene aquí y ve lo desolado de nuestro suelo dice con toda razón: si era la característica principal de una organización como del Tahuantinsuyo, ¿dónde están los andenes, o los caminos del inca, o los tambos donde se guardaban alimentos?
3. de trecho
en trecho
– Han desaparecido. Solo quedan algunos en zonas muy alejadas.
– Y ¿cómo así?
Les contaré lo que a mí me ha ocurrido. Hace poco viajaba yo de Moquegua a Puno, con dirección a la ciudad de Desaguadero, para ingresar a Bolivia en donde tenía que concurrir a un certamen académico.
Después de recorrer el breve valle de Moquegua la carretera poco a poco empieza a ascender por terrenos adustos, áridos e inclementes, en donde no se registra ningún signo de vida, sino las desérticas estridencias de esas cadenas de cerros interminables, opacos de cascajo, polvo y piedras difuminadas que parece un castigo de Dios o de la naturaleza.
Sin embargo, de trecho en trecho yo divisaba unos letreros, de fondo blanco sobre una pared de ladrillo enlucido para soportar los rigores del ambiente, con letras pintadas de color azul, rojo y negro, donde se anuncia el nombre del lugar y luego en grandes caracteres muy visibles el aviso de: Zona Arqueológica.
4. ¿Dónde
un fruto?
Pasamos por lugares desolados que oprimen el corazón en donde hay varios de estos anuncios. Pensaba yo que a la vuelta de cada uno de aquellos cerros iba seguramente a encontrar poblados, cañadas donde corriera el agua, y allí estarían los lugares fértiles, vivibles y amenos, con campos verdecidos y bosques. Pero, ¡nada!
Mientras tanto, hacia donde se extendiera nuestra vista todo son páramos ariscos, resecos y pedregosos. Tierra parda, yerma y baldía. ¿Dónde por aquí hay algo verde, florido, con signos de vida? ¡No hay nada!
Entonces, me preguntaba ya más explícitamente: Si no hay nada por aquí que pudiera dar lugar a la vida, ¿dónde pudieron florecer aquellas poblaciones para que estos sean sitios arqueológicos? ¿Acaso son cementerios? Pero, ¿tantos cementerios para ninguna vida?
Siendo así, ¿por qué estas son zonas arqueológicas? ¿Quiénes eran los que antes vivían aquí? ¿Marcianos? ¿Máquinas? ¿Gente que no comía ni tomaba agua? ¿De qué se alimentaban? ¿Dónde corre el agua que aplaque su sed? ¿Dónde un fruto que alivie su hambre?
5. Ave
o reptil
Andaba en estas cavilaciones cuando otra vez, otro anuncio de Zona Arqueológica. Me enderecé largo rato en el automóvil para descubrir algún vestigio de vida en estos parajes desolados e inertes.
O para preguntar a mis soñolientos acompañantes en el vehículo: ¿que si dice Zona Arqueológica cómo pudieron vivir en estos cerros inclementes?
O, sino, ¿cómo es que pudo haber vida en estos parajes estériles e implacables en donde resulta difícil incluso que se pudiera ver volar un ave o impulsarse a un saltamontes, o cruzar una lagartija.
O quizá corriendo ver a algún alacrán. O atravesando a algún roedor. O haciendo algo a cualquier alimaña.
Y ojalá dando su salto vertiginoso a cualquier otro animal más grande no importa desorientado, así sea ave o reptil. Pero no.
Ya inquieto por mi propia pregunta, me dije: ¿pero de repente algo distinga en este páramo, algún rastro de presencia humana.
6. Permanecí
extasiado
Ya con esta ansiedad en el alma empecé a rastrear con la mirada a lo cerca y a lo lejos, tratando de distinguir siquiera alguna ruma de piedras. O siquiera viendo la huella de un camino.
En eso distingo, en los cerros de al frente unas hileras borrosas. Eran como renglones en algunos sitios, o como peldaños de una escalera que se sucedía desde la honda cañada hasta la cumbre de los cerros.
¿Serían andenes? O, ¿qué eran? ¡Sí! Mientras el colectivo daba curvas seguía mirando esos renglones deshechos! ¡Sí! ¡Eran viejos andenes! Mi exaltación en silencio no tuvo límites, como si volviera a sintonizar con la vida después de muchos siglos.
Permanecí extasiado y mirando un largo tiempo. Y cada vez descubría más y más vestigios. Ya no me cabían dudas. Ya había pasado por todas las pruebas de mis cavilaciones.
Sólo me faltaba una comprobación definitiva. Si había vestigios de andenes al frente, y por todos lados, indudablemente lo habría también aquí en el cerro por el cual la carretera ascendía y que atravesábamos en ese momento.
7. Un pueblo
henchido
Pedí al conductor que se detuviera un breve momento y yo podría comprobar en el mismo sitio si eran andenes esas hileras desmayadas de piedras de al frente.
Se detuvo el auto. Bajé y corrí ladera abajo un buen trecho, para tener una buena perspectiva. Manifiestamente, aunque erosionados pero ahí estaba la construcción de los andenes, en este paisaje de muerte, de abandono y de miseria.
Eran andenes antes de la conquista española que pude reconocer entre estas cárcavas, montículos y despojos inclementes. E imaginé en vez del espectáculo polvoriento y devastado de ahora, vergeles de cultivos de diferentes matices que habrían antes.
Y una explosión de vida invadió mi ánima estrujada; de cánticos de hombres y mujeres, de trinos de aves, de rumor de cascadas, de voces familiares, de vida feliz y exultante.
Imaginé un pueblo henchido, alegre, jubiloso, compartiendo las experiencias diarias del mundo cotidiano, del trabajo y de la vida.
8. Lo
restituiremos
Imaginé un paisaje inabarcable, tal y cual lo estaban viendo mis ojos, pero en vez del páramo gris, obscuro y cruel por lo inhóspito y desalmado, imaginé el colorido de las flores, los aromas de las plantas, la armonía de los sonidos que la vida natural e inocente concordaría en armonizar aquí.
Lo que tenía ahora eran los tinglados de líneas que se extendían en el horizonte y que la erosión todavía no había culminado de borrar totalmente. Imaginé cómo todo era antes fraternal y solidario. Cómo todo era cordial, amable y tierno. Imaginé los cariños, los afectos, la exaltación del alma. Imaginé, imaginé, imaginé. Solo que esta imaginación no es de algo futuro sino de lo que fue aquel mundo ideal y soñado.
De allí que Capulí, Vallejo y su Tierra instale su utopía no como algo irreal o imposible, tampoco como lo que recién haremos, sino como aquello que hemos sido, recuperando lo esencial de nuestro hermoso pasado. En cinco siglos de abandono todo aquello se ha secado. Se ha vuelto grava y desierto, montes pelados y escombros. Todo esto, entre todos juntos, ¡lo restituiremos!
 
*****
 
El texto anterior
puede ser reproducido
citando autor y fuente
 
Teléfonos: 420-3343 y 420-3860
 
 
Obras de Danilo Sánchez Lihón las puede solicitar a:
Editorial San Marcos: ventas@editorialsanmarcos.com
Editorial Bruño, Perú: ventas@brunoeditorial.com.pe
Instituto del Libro y la Lectura: inlecperu@hotmail.com
Ediciones Altazor: edicionesaltazo@yahoo.es
 
 
*****
 
PRÓXIMAS ACTIVIDADES
DE CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
 
Ingreso libre a todas ellas
Se agradece su gentil asistencia
 
RECITAL
DE RAMÓN NORIEGA
Y ERIBERTO GALINDO
 
EN LOS VIERNES LITERARIOS
18 DE OCTUBRE. 7 PM.
CLUB ANCASH
CAMPO DE MARTE, LIMA
 
*****
 
ADHESIÓN Y PRESENCIA
 
PRESENTACIÓN DEL LIBRO
 
LA DOCENCIA MATINAL
DE MARIÁTEGUI
 
DE JULIO YOVERA
 
COMENTARIOS:
 
WILFREDO KAPSOLI
CARLOS ROJAS GALARZA
HELÍ OCAÑA ALEJO
 
CONDUCCIÓN
YORKA POEMAPE
 
MIÉRCOLES 30 DE OCTUBRE
7 P.M. EN EL 5TO. PISO
DERRAMA MAGISTERIAL
 
*****
 
PRESENTACIÓN
DEL LIBRO DE POESÍA
 
ALHELÍ
DE
DANILO SÁNCHEZ LIHÓN
 
SÁBADO 2 DE NOVIEMBRE
6 PM.
CASA DE LA LITERATURA
PERUANA. ANTIGUA ESTACIÓN
DESAMPARADOS
 
7.30 PM.
AULA CAPULÍ
 
*****
 
ADHESIÓN Y PARTICIPACIÓN:
 
RECITALES DE HOMENAJE A
MIL POEMAS A CÉSAR VALLEJO
 
7, 8 Y 9 DE NOVIEMBRE
PLAZA CÉSAR VALLEJO
URBANIZACIÓN CALIFORNIA
TRUJILLO
 
ORGANIZACIÓN:
– ALFRED ASÍS DE CHILE
– PROMOCIÓN CULTURAL
DIABLOS AZULES
INSTITUTO DE ESTUDIOS
VALLEJIANOS
 
*****
 
ADHESIÓN Y PARTICIPACIÓN
 
PRESENTACIÓN DEL LIBRO
 
TESTIMONIO PARA MICAELA
DE JULIO YOVERA
 
COMENTARIOS:
 
DANILO SÁNCHEZ LIHON
RICARDO DOLORIER
VIVIANA GOMES
 
CONDUCCIÓN:
 
ERNESTO TOLEDO BRUCKMANN
 
CASA DE LA LITERATURA PERUANA
MIÉRCOLES 13 DE NOVIEMBRE
6. 30 P.M.
 
*****
 
CONVOCATORIA
 
XV ENCUENTRO INTERNACIONAL
CAPULÍ, VALLEJO Y SU TIERRA
TELÚRICA DE MAYO, 2014
 
LIMA:
MARTES 20
Y MIÉRCOLES 21
 
TRUJILLO
JUEVES 22
 
SANTIAGO DE CHUCO
VIERNES 23
SÁBADO 24
Y DOMINGO 25
DEL MES DE MAYO
 
*****
 
PÁGINA WEB
HACER CLIC AQUÍ:
 
 

Deja un comentario